domingo, 25 de septiembre de 2011

Osmosis inversa natural y salinidad del mar

A menudo surge la cuestión de porqué es tan estable en el tiempo la salinidad media del mar.
Se saben muchos orígenes de la sal que llega al agua del mar, pero los procesos conocidos que retiran el exceso no son suficientes para equilibrar la sal que llega contínuamente al mar.

Propongo un proceso que retiraría agua de los sedimentos de origen biológico por presión, sin retirar la sal de los mismos.

En los litorales continentales, en la zona donde llega luz suficiente, la fotosíntesis alimenta un ecosistema donde los organismos vivos generan roca caliza nueva con los restos de sus conchas, corales y esqueletos. Junto con sus restos se retiene una considerable cantidad de agua salada. A medida que los sedimentos nuevos crecen y van presionando sobre los viejos, sobre estos se alcanzaría una presión a partir de la cual podrían expulsar el agua, sin la sal, por los intersticios de la roca, que actuará como un filtro de ósmosis inversa, como los usados para la desalinización artificial. Esto aportaría agua dulce al mar.

Esta idea no la he visto escrita hasta ahora, lo cual no quiere decir que yo sea el primero al que se le ocurre, ya que sólo soy un aficionado a la geología con pocos conocimientos y no se si otros ya lo habrán tenido en cuenta ni si se habrá publicado sobre el tema.
Pero ya que la cuestión de la salinidad del mar no parece darse por resuelta por parte de los geólogos, quizá no sobren hipótesis que probar, incluida la mía.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Descompresión y fracturas continentales

Acabo de recordar un fenómeno bien conocido por los geólogos: La fusión por descompresión. Se trata de que la roca sometida a grandes presiones permanece sólida a pesar de que la temperatura sea mucho más alta que la necesaria para fundirse a nivel del mar. Si se relaja la presión por debajo de un umbral, la roca se funde.

Esto me ha sugerido una explicación que apoyaría la idea de que la erosión puede inducir la rotura de un continente, o la formación de las dorsales.

Teniendo en cuenta el aislamiento térmico que da el continente al manto, se podría mantener sin fundirse bajo el continente a una temperatura cercana a la fusión en esa presión. Al producirse la erosión en la cuenca de un río muy caudaloso, lo cual es un fenómeno relativamente corto, en relación al enfriamiento por conducción del manto, se producirá una depresión suficiente para fundir un punto del manto bajo la cuenca. Una vez iniciada la fusión, se realimenta positivamente al ascender el magma, porque se rompe la corteza y la presión baja aún más. La fractura se realimenta a si misma y se propaga formando una nueva dorsal oceánica.

Aunque la fusión inicial  se produjera en una zona profunda, con un material tan denso que no puede llegar a la litosfera, su estado de fusión permite la tranferencia de calor desde la base hacia la bóveda de la cámara de magma por convección. El calentamiento de materiales situados encima por ser más ligeros los fundiría. Se formaría una chimenea con células de convección bajas y apiladas en vertical hasta llegar a la litosfera. Las paredes sólidas de la chimenéa podrían contener la presión del manto, permitiendo que el magma transmita una depresión a la base de la chimenea. Al propagarse verticalmente la zona de fusión, podría parecer una pluma de material que asciende desde mucha profundidad, cuando lo que asciende es sobre todo calor, y quizá los materiales ligeros que se liberan al fundirse la roca que los retenía abajo, y otros que se diferencian del magma.

En el caso de la dorsal atlántica esta rotura pudo iniciarse por una pérdida de presión debida a  la fusión de los hielos en un periodo interglaciar, mucho más antiguo que los del cuaternario, o por la erosión de un gran río que recorriera de norte a sur la Pangea ó Laurasia. También pudieron darse las dos circunstancias a la vez: el deshielo produjo un río tan caudaloso que la erosión bajo su cuenca provocó la fusión por descompresión causante de la cámara de magma de la dorsal mesoatlántica.

La fusión por descompresión también podría estar produciéndose por las mareas. Estas podrían fundir y volver a solidificar rítmicamente una fina capa de magma entre la litosfera y el manto y bombear este magma rítmicamente hacia la zona más delgada, de menos presión, es decir que facilitarían la circulación de magma hacia las dorsales oceánicas.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Influencia de la vida en la geodinámica interna

Creo que hay hechos suficientes que me motivan para buscar información acerca de los efectos de la vida sobre la geodinámica interna. Al menos se me ocurren los siguientes:

1) La existencia de grandes masas de depósitos sedimentarios de origen biológico en los litorales y en las plataformas continentales.

2) El mantenimiento de la altura de la plataforma continental a pesar de que los sedimentos presionan la base y la hunden, inclinándola.

3) El aislamiento térmico que producen estos sedimentos en la corteza oceánica cercana al continente creo que puede provocar la fusión de la corteza al no enfriarse lo suficiente por arriba y recibir el calor interno.

4) Estos sedimentos pueden canalizar el magma cercano a los continentes hacia las dorsales por haber inclinado la corteza oceánica.

5) El efecto lubricante de las rocas e hidrocarburos de origen biológico subducidos junto con la corteza oceánica.
Este efecto puede cambiar de modo radical la brusquedad de los movimientos de subducción y el grado de los terremotos.
Además, quizá podrían facilitar subducciones que no ocurrirían de otro modo.

6) La oxidación de las rocas del fondo oceánico y del material magmático surgido en las dorsales. El oxígeno proviene de la fotosíntesis y es transportado por las corrientes termohalinas.

7) El intercambio químico entre el carbonato cálcico de origen biológico y el manto.
    Al ser arrastrados los carbonatos por la corteza oceánica en su subducción, creo que deben reaccionar cediendo calcio al manto, liberando CO2 y formando carbonatos y carburos con otros metales del manto. Quizá por eso la corteza oceánica es más rica en calcio que los minerales que componen la mayor parte de la corteza continental.
   
8) Los depósitos de origen biológico sobre las rocas de las dorsales, producidos por los extremófilos que viven en esas zonas de la energía química.
    Creo que estos depósitos pueden evitar en parte la erosión del agua sobre esas rocas y evitar una disolución de demasiadas sales que aumentarían la salinidad del mar. Aunque esto no parece que tuviera mucho efecto sobre la geodinámica interna, hay que tener en cuenta que se produce en el lugar donde crece la corteza.

9) Si el aislamiento térmico que puedan producir estos depósitos en las dorsales influye alterando el grado en que se funde ó solidifica el basalto, también merece estudiarse.

10) Formación de rocas sedimentarias en la zona de la dorsal en la que intervienen productos de procesos biológicos procedentes de otras zonas y transportados por las corrientes. El enfriamiento de las dorsales provoca corrientes de agua que aportan reactivos a esta zona, que se combinan con las emisiones de CO2 y azufre del interior.




Es de suponer que los geólogos conocen todos estos fenómenos y muchos mas, pero algunos de ellos, al proponerles los efectos de las capas externas sobre las internas responden que este efecto es insignificante aludiendo al grosor de la litosfera y a la poca masa de las capas externas.
Esta respuesta me parece tan ridícula como si un químico dijera que el efecto de un catalizador es imposible porque su masa es muy inferior a la de los reactivos.

Por las capas externas circula tanta energía solar, que el calor interno que llega al exterior es minúsculo comparado con ella, incluido el calor que surge en los momentos de mayor actividad volcánica ó sísmica.
Además de la energía externa, las capas externas aportan información y producen cambios de forma externos que se propagan hacia el interior, difuminándose a medida que profundizan, mientras que el interior tiende a uniformizarse debido a su estado de fusión ó de plasticidad.

Estoy convencido de que la vida procesa más materiales y energía que la que comunica el interior al exterior. El principal motivo es que el trabajo desarrollado por la vida no para nunca y es rápido, movido sobre todo por la energía solar.
La vida ha evolucionado por selección natural para perpetuarse en condiciones muy variables. En cambio los fenómenos geotérmicos que alcanzan el exterior sólo ocurren esporádicamente, los movimientos del manto son extremádamente lentos y no tienen la adaptabilidad y capacidad de recuperación de la vida.

Minusvalorar públicamente los efectos de la vida en la geodinámica, incluida la interna, me parece un error, ó una desinformación si esta valoración viene de alguien con muchos conocimientos de geología.




Lo escrito arriba es sólo una introducción pero espero poder desarrollarlo buscando datos.
Algunos datos que confirman lo dicho ya los he leido sin registrarlos. Espero encontrar estos y muchos más sin la ayuda de quien se cobra con faltas de respeto la información que aporta en los debates de los foros.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Desinformación geológica

La siguiente reflexión es acerca de los errores en las teorías científicas y la publicación de sus correcciones.

Existen creencias erróneas en la mayoría de la población que fueron inducidas por teorías erróneas en todo ó en parte.

En cuanto a una cuestión fundamental en geología, la causa del movimiento de los continentes, es fácil comprobar que con casi cualquiera que se hable, incluso con personas cultas con formación universitaria de ciencias, si le pregunta sobre la causa dada por los científicos, tienen la misma idea que yo hasta hace poco: Que lo que nos dicen los geólogos es que las células de convección del manto que circulan desde el núcleo mueven la litosfera, formando bucles contrarios entre si y que sus corrientes divergen bajo las dorsales. Esto es lo que nos han transmitido, incluso con dibujitos, unos muy monos y elaborados y otros muy simples e inocentes.
Incluso uno de los participantes de un foro de geología en el que he participado últimamente, que dice ser geólogo de carrera y profesión envió uno de esos dibujitos al foro.

 En este foro, después de meses en que he argumentado en contra de la idea de que hay células de convección del manto de miles de kilómetros de altura que conectan el nucleo terrestre con la litosfera y que mueven los continentes, entra al debate alguien que por su forma de escribir se ve que entiende bastante del tema y nos dice que esa idea quedó obsoleta desde los años 60 del siglo pasado. Si eso ocurre en una página dedicada a la geología en la que escriben habitualmente geólogos de carrera y de profesión, es fácil de entender lo desinformados que estamos.
Y esta respuesta tardía pero necesaria la da alguien que nos dice que basa su conocimiento en la lectura de miles de artículos científicos y reprocha a un oponente que ha elaborado una hipótesis de que no se informe antes de buscar explicaciones nuevas. Es como si los demás debiéramos gastarnos un dineral en sus productos para poder opinar ó dar ideas.

En esta situación, me parece lógico que personas que no estén en el mundo de la geología, pero que quieran conocer su planeta, planteen hipótesis para solucionar problemas que los geólogos no solucionan ó al menos no informan de sus soluciones.

Creo que los científicos que tienen el privilegio de vivir de lo que les gusta a costa del trabajo de todos y que, corporativamente, son responsables de desinformaciones a varias generaciones, tienen el deber moral de publicar gratuitamente estas correcciones y asegurarse de que llegan a la mayoría de la población.

He comprobado que en los libros de ciencias de enseñanza primaria actuales, donde dan unas nociones de geología, afortunadamente ya no aparecen los famosos dibujitos de las células de convección gigantes y aquella explicación obsoleta. Pero a los adultos desinformados en nuestra etapa de educación obligatoria se nos deben las correcciones de sus teorías erróneas sobre nuestro planeta.

La comunidad científica parece comportarse en su mayoría como una élite que se cuenta secretos entre si ó los vende caros, como si la ciencia sólo fuera para los que viven de ella. Creo que es exigible que nos informen grátis a todos de lo que descubren con ayuda de las generaciones pasadas y la presente, al menos en temas fundamentales y sin entrar en detalle.

27/11/2011
Lo que escribí arriba no supone un ataque al foro de geología ni a científicos en partitular, por si alguien reconociera dicho foro. Sólo ponía el caso como un ejemplo de que las correcciones producidas por las nuevas investigaciones no se difunden lo suficiente.
Entiendo que un error de desinformación que sea de responsabilidad compartida por muchos no obliga a los científicos a solucionarlo publicando la corrección privádamente a costa de su bolsillo.