sábado, 29 de octubre de 2011

Discrepancias

Comenzado el 07/07/2010.

En cuanto a las grandes teorías científicas aceptadas por la mayoría, discrepo en las siguientes:

1) El Big Bang
2) La convección del manto es la causa de la deriva de los continentes.
3) La selección natural es la causa principal de la evolución.
4) Los seres más inteligentes de la Tierra son los humanos.
5) Las especies se distingen por ser independientes e inmiscibles.
6) Los protones y neutrones sólo pueden formar estructuras pequeñas, como los núcleos de los elementos conocidos.
7) La fuente de energía principal de las estrellas es la fusión de elementos poco pesados entre si.

Para cada una de las teorías anteriores tengo las siguientes alternativas, consciente de que no son sólo mías, de que no soy el primero que las piensa, de que no puedo probarlas con mis medios y de que en cualquier momento puedo cambiar de opinión:

1) La expansión del universo visible se ha estado impulsando contínuamente desde mucho antes del momento en que se supone que ocurrió el Big Bang, sobre un universo grande, de características similares al actual, no sobre un punto de densidad infinita. Una de las fuerzas que lo impulsan es la radiación de fondo de microondas, resultado de todas las demás fuerzas.

2) El principal empuje que mueve los continentes lo dan las corrientes marinas, bien directamente, o por el peso de los sedimentos de materiales erosionados del fondo.

3) La principal causa de evolución es el intercambio y acumulación de información genética entre especies simbióticas y entre géneros de la misma especie.
Los seres eucariotas, sobre todo los pluricelulares son simbiontes. La selección natural en los seres superiores se da sólo a nivel celular y de mitocondrias. Las características adquiridas por los cambios en las mitocondrias se heredan. No es necesaria una extinción selectiva de los inadaptados para evolucionar.

4) Es tan improbable que la estabilidad de las condiciones para la vida en la Tierra se hayan mantenido sin intervención de inteligencia alguna, que creo en seres inteligentes que conviven con nosotros y cuidan nuestra biosfera.
No se quienes serán los más inteligentes, pero votaría por las ballenas y las micorrizas (simbiosis de hongos y raices).
Supongo que si no se hablan con nosotros es porque no quieren, no porque no tengan la capacidad de hacerlo.
O quizá nos hacemos los sordos.

5) Las especies se necesitan tanto unas a otras y se intercambian tanta materia e información, que es absurdo clasificarlas como entidades independientes. Por ejemplo: Los humanos no estaríamos completos sin las bacterias que pueblan nuestro cuerpo.
Incluso a nivel celular somos simbiontes, ya que las mitocondrias son bacterias con genética propia.
El núcleo y su genoma no dirigen la actividad celular, sólo es una bacteria más de la célula, especializada en la conservación de los cromosomas y en la expresión de los genes que le requiera el resto de la célula.
Es como una biblioteca de ADN con servicio de impresión sobre soporte ARN. Quizá es sólamente una copia de seguridad de la información que ya está, ó estuvo alguna vez en la célula en forma de ARN y proteinas.

6) En nuestro ambiente no hemos detectado estructuras de partículas subatómicas más pesadas que los elementos químicos conocidos. Todos ellos consisten en átomos con un pequeñísimos núcleos.
Creo que es posible un tipo de materia diferente, en el que protones y neutrones se encadenan formando largas hebras, aros y redes, envueltos densísimas capas tubulares de electrones.

7) Este tipo de materia sería mucho más densa que la que conocemos y sólo sería estable en el núcleo de las estrellas.
Para formarse acumularía núcleos pequeños fusionándolos a los extremos de sus filamentos ó insertándose en sus bucles ó redes. Esta fusión desprendiría mucha energía.
Esta es para mi la forma en que se consume el hidrógeno de una estrella, no por colisiones de átomos a gran velocidad, sino por una fusión del hidrógeno a una red de material nuclear. En las capas intermedias de la estrella, donde esta red se haría más inestable, parte de la red se disgregaría produciendo átomos mayores que el hidrógeno, sobre todo helio. El resultado que podemos detectar se parece al de una bomba de fusión, pero el proceso ha sido mucho más lento y controlado.

sábado, 22 de octubre de 2011

Expansión acelerada y energía luminosa

Comenzado el 22/06/2011 (no publicado)

Las causas de los movimientos de los cuerpos creo que hay que buscarlas siempre fuera de ellos, por el principio de inercia.
En este principio me baso para la siguiente especulación acerca de la expansión del universo visible. Sé que va en contra de la hipótesis del Big-bang, que es la más aceptada por los científicos con formación y título, pero no creo que se haga daño por imaginar soluciones de forma independiente, siempre que no se pretendan imponer.

Mi propuesta es que si los cuerpos dotados de luz los estamos viendo alejarse entre sí, se debe a que en esta zona del universo, la que podemos observar, la radiación de las estrellas tiene en este momento más fuerza que la gravedad.
El Universo es infinito, pero no es uniforme en la intensidad de la radiación de fondo. Propongo que la frecuencia de esta radiación está en relación con la temperatura media de cada zona del Universo.

Las zonas con menos temperatura reciben más materia y o radiación desde el exterior de la que emiten. Esta energía recibida impulsa la materia a fusionarse en las estrellas. El impulso adquirido por la materia de una zona produce un aumento de su temperatura cuando en ella se forman estrellas. Entonces la materia de la zona "rebota" expandiéndose rápidamente gracias a la energía adquirida del exterior durante un largo periodo oscuro.

En las zonas y épocas donde la producción de energía por parte de las estrellas supera la energía externa, la radiación estelar impulsa la expansión, hasta llegar al equilibrio con el impulso exterior por enfriamiento de la zona.

Entonces pasará a una etapa oscura de compresión, completandose ciclos que se repetirían indefinidamente, distintos entre sí por la interación con zonas en distintos estados o temperatura, con distintos tamaños y formas. Nuestra zona, el universo visible, está en una etapa de expansión, donde su temperatura es mayor que la externa.

Quizá alguna parte de la radiación externa indetectable hasta ahora impulse la materia desde todas las direcciones y este empuje sea lo que llamamos gravedad. La materia adquiriría este impulso y no lo devuelvolvería hasta que las partículas se unen lo suficiente como para producirse reacciones nucleares.

Se puede comprobar que la radiación impulsa la materia en el viento solar y en las velas solares que se han ensayado.

Propongo que las galaxias se comportan como velas solares. Al tener una densidad muy baja y ofrecer mucha superficie a la radiación de otras galaxias, adquieren impulso del resto de galaxias que supera la atracción gravitatoria. Sería una situación parecida a la de los cúmulos de estrellas, donde nacen estrellas nuevas muy próximas entre si, impulsan con su radiación la nube de gas y polvo del cúmulo y provocan el alejamiento de las estrellas unidas gravitatoriamente al polvo y gas que se expande.

22/10/2011
Hace poco dieron el premio Nóbel de física a tres científicos que ha estudiado la expansión acelerada del universo. La comunidad científica piensa que la aceleración está impulsada por la energía oscura. Yo soy más partidario de atribuirlo a algo más fácil de comprobar: la energía luminosa.
Nunca he creido en el Big Bang. Quizá sea por mi ignorancia de la física más avanzada y de las matemáticas que precisa, pero creo que esa idea de que todo el universo ocupó un espacio infinitesimal es una idea errónea que contradice el sentido común.
Además me parece una simplificación excesiva creer que todo el impulso de la expansión se dió en un tiempo infinitesimal, en lugar de ser duradero. Ahora que está comprobada la expansión acelerada, cuya aceleración persiste en el presente, creo que los hechos me dan la razón.
Más que ese universo limitado y nacido de un punto, me parece más fácil imaginar un Universo infinito en el espacio y en el tiempo, con infinitas zonas en distintos estados de expansión o compresión en función del número de estrellas de cada zona y cuyas zonas interactúan.
Ante un Universo infinito se plantea siempre la cuestión de que el cielo estaría iluminado. Yo creo que la radiación de fondo de microondas responde a esta cuestión si consideramos esta radiación como la que corresponde a la temperatura media de nuestra zona de Universo y que es una luz de tan poca frecuencia que no es visible para el ojo humano. Entonces se puede considerar que el cielo está completamente iluminado.

sábado, 15 de octubre de 2011

Consciencia y evolución

Comenzado el 23/02/2011

Buscar una definición de consciencia es un problema dificil debido a que el objeto a definir forma parte del sujeto que la define. No se puede usar un método científico para estudiar la consciencia, porque la consciencia del que la estudia no es observable por otros para comprobar la veracidad de su hipótesis.
Esto no impide que cada uno pueda elaborar su propia hipótesis ó una especulación como la mía de lo que es la consciencia.

Propongo que la consciencia es el estado en que tenemos la sensación de que lo que imaginamos, lo que recordamos y lo que percibimos encaja.
A medida que vamos adquiriendo conocimientos y comprobamos la certeza de estos, nuestra imaginación acierta más al anticiparse a nuestras decisiones y a nuestras percepciones futuras. En conjunto, con la edad crece la correlación entre los tres factores que determinan la consciencia según la definición de arriba: memoria, imagimación y sentidos.

Salvo enfermedades, la edad nos hace más conscientes.
Pero también con la edad nos volvemos más tozudos cuando no acertamos con la realidad externa a nosotros, porque creemos en lo que para nosotros es conocimiento por una mera sensación de consciencia y porque buscamos reafirmarnos.

Cada experiencia establece enlaces mentales entre la memoria, los procesos mentales y las redes neuronales conectadas a los sentidos. Nuestro tejido nervioso crece en conexiones adaptadas por la experiencia a nuestra percepción de la realidad externa. Si estamos sanos físicamente, emocionalmente y socialmente, nuestra consciencia crece. Somos cada vez más conscientes del mundo en que vivimos y nos adaptamos mejor a él.

En este sentido de consciencia, creo que todos los seres vivos son conscientes. Incluso los que no tienen un sistema nervioso memorizan de alguna forma y proceden de acuerdo a lo memorizado y a sus sentidos.

Incluso creo que la evolución de las especies es un proceso consciente de sus individuos. Aunque reconozco que la selección natural es un factor importante de la evolución, creo que influye más la voluntad de cambiar. Creo que todo ser vivo tiene consciencia y voluntad, que percibe la necesidad de evolucionar, que es capaz de alterarse a si mismo y de transmitir hereditariamente las alteraciones conscientes. No creo en el diseño inteligente de un dios que decide por nosotros cómo debemos ser, pero tampoco tengo una fe ciega en una selección natural que requiere de la extinción de los menos adaptados. Por muchos miles de millones de años que tuviera la vida terrestre, es imposible que la selección natural acertase tanto como para modelar los millones de detalles que tiene cualquier ser vivo y coordinarlos.

Creo en la inteligencia como sinónimo de vida. No en una inteligencia de un dios padre, sino en una inteligencia individual y social de todos y cada uno de los seres vivos.

En cuanto a la evolución de organismos con vida larga, en los que la selección natural tardaría demasiado en transmitir los cambios, propongo una posibilidad de que se transmitan los caracteres adquiridos mediante los orgánulos de las células eucariotas que tienen ADN propio, como las mitocondrias y cloroplastos.

Estos orgánulos tienen una vida mucho más corta que el núcleo, se reproducen mucho durante la vida de la célula y son como bacterias con facilidad para sufrir mutaciones. En estas circunstancias los orgánulos con ADN podrían evolucionar por selección natural durante la vida del organismo eucariota que los contiene, adaptandose a las circunstancias para favorecer con sus cambios al organismo, que a cambio los selecciona.
Estos orgánulos podrían transmitir sus cambios de ADN mediante las células sexuales, permitiendo a los eucariotas la herencia de caracteres adquiridos.


sábado, 8 de octubre de 2011

Reactor de fisión natural a escala global

Comienzo: 21/09/2010

La fisión de átomos inestables en el interior de la Tierra se conoce poco.
Los cálculos sobre su existencia creo que se basan en el mantenimiento de la temperatura media que se supone que tiene el planeta. Pero no se sabe nada de la concentración de estos materiales ni de su masa total, ni siquiera aproximada.
Es un campo fácil para la imaginación, así que me atrevo a plantearme la siguiente situación:

Dado que los elementos inestables naturales, con suficiente vida media para permanecer en el interior de la Tierra desde su formación, son los más pesados, están cayendo lentamente hasta el centro. Por su densidad, se cree que el núcleo está formado por metales sin combinar con oxígeno, a diferencia de lo que ocurre en en el manto. Supongo que a lo largo de la formación de la Tierra la gravedad, debido a la densidad de estos metales, ha vencido a la química y ha ido separando estos metales del manto. En el núcleo externo, por ser fluido, esta separación se dará con rapidez "geológica". En la interfase entre manto y núcleo externo se daría una cesión lenta de estos materiales pesados desde el manto al núcleo por la fusión parcial del manto en esta interfase.

El núcleo interior se cree que es sólido, de manera que no deja seguir cayendo estos elementos pesados inestables hasta el centro. Lo que propongo es que en la interfase entre núcleo interior y núcleo exterior fluido se habrá acumulado material fisionable en un espacio relativamente reducido, por confinarse en una capa de poco espesor. Al estar concentrados estos elementos, la radiactividad se habrá realimentado positivamente, formando un enorme reactor que envuelve el núcleo. No digo que tenga el ritmo de desintegración de un reactor artificial, pero si que puede darse una aceleración de la desintegración, en esa interfase entre núcleo externo e interno, respecto a la velocidad a que sucede en el manto y la corteza. Además, en caso de que esa interfase forme simas ó grietas, la concentración en algunos momentos puede ser mucho mayor en el fondo de un valle ó una grieta, lo que provocaría brotes de emisión de calor breves e intensos.
Me pregunto si estos brotes de reacciones nucleares intensas podrían ser la causa de algunas de las plumas térmicas de las que se registran en el manto.
También se me ocurre que estos reactores naturales en la frontera del núcleo interno podrían alterar los metales que los rodean y crear más elementos inestables, de manera que estos reactores producirían su propio combustible. Esto podría alargar mucho la generación de calor desde el interior de la Tierra.

Si se dieran estos fenómenos en grado suficiente, aceptaría que el interior de la Tierra tiene más protagonismo que el exterior en los movimientos de la litosfera.
De momento, prefiero creer en lo que veo: La energía solar que fluye por la Tierra es cientos de veces mayor que la que sale del interior.

Como ejemplo de reactores naturales reales estudiados a fondo está el descubierto en 1972 en Oklo, Gabon, Africa.


sábado, 1 de octubre de 2011

Renovación de recursos

Las situaciones críticas nos estimulan la imaginación para buscar soluciones. En estos últimos cuatro años vivimos una crisis económica global que no parece estar solucionándose, sino que empeora. Intento imaginar una solución que tenga en cuenta la comunidad de vida de la Tierra.

Creo que persistimos en el error de fiarnos de que la evolución espontánea de los mercados financieros lo arreglará todo, en lugar de esta fe ciega, deberíamos poner imaginación y racionalidad en buscar y aplicar soluciones. Está demostrado que no nos sirve de nada esperar a que el juego de azar de la banca funcione.

Durante siglos los paises ricos han usado sus ventajas tecnológicas, su poder militar y su poder financiero para obtener los bienes sin preocuparse del esfuerzo humano y ambiental necesario para producirlos. Pero vivimos en un mundo limitado que cada vez se queda más pequeño ante el crecimiento de la población humana y el consumo irresponsable. Los recursos se agotan y los precios de los productos se igualan cada vez más entre paises pobres y ricos, impidiendo el acceso a estos productos por la población de los paises empobrecidos. Ya ni siquiera reaccionamos a hambrunas como la de Somalia, que dejan de ser noticia incluso cuando se producen miles de muertes.

Es imprescindible plantearse racionalmente la producción y el consumo humano de forma que se integren en procesos globales de renovación de los recursos, para que lleguen para todos y no agotar la capacidad de la Tierra de mantenernos y conservar la diversidad biológica.

Estos procesos de renovación ya están inventados por la Tierra y la Vida, que los han puesto a prueba y perfeccionado colaborando entre si durante miles de millones de años. Los que más me llaman la atención son:

- Utilización de la energía solar por microorganismos en la superficie del mar.

- Renovación de nutrientes minerales en alta mar a cargo de grandes animales. Hasta hace poco la realizaba sobre todo una gran población de cetáceos, que pueden viajar a grandes distancias aguantando sin comer durante largos periodos. Estos pueden extraer minerales del fondo y esparcirlos con sus deshechos por grandes extensiones de la superficie.

- Extracción de minerales necesarios para la vida hasta la superficie por el vulcanismo, sobre todo el de las dorsales oceánicas, y su transporte de varias formas: disueltos en el agua del mar, formando parte de microorganismos nacidos en las dorsales y movidos por las corrientes marinas, disueltos por los ríos, etc.

- Renovación de las tierras emergidas, por medio de plegamientos geológicos y de vulcanismo, exponiendo sales y minerales a la erosión y a su utilización por la vida terrestre.

- Mantenimiento de la superficie de las plataformas continentales, que es la zona de mayor producción biológica. Los restos de los seres que viven en estas plataformas las acrecientan y las protegen de la erosión formando calizas que actúan de cemento.

- Depuración de metales pesados nocivos. La subducción de la corteza oceánica arrastra consigo los materiales más pesados al manto terrestre.

- Mantenimiento de la salinidad del mar. Creo que es posible que los sedimentos marinos retenengan la sal, sobre todo en las plataformas, mediante capas de carbonato cálcico de origen biológico, expulsando con su presión agua dessalinizada a través de sus poros.

- Uso de la energía solar por los seres vivos en las tierras emergidas, sobre todo en las selvas.

- Defensa de la erosión, a cargo de las plantas en tierra y a cargo de las conchas y esqueletos en el mar.

- Fertilización de las montañas por parte de los animales en libertad que depositan en ellas sus deshechos y sus restos. Al fertilizar los lugares altos, contribuyen también a mantener fértiles las zonas bajas por medio de las corrientes de agua.

La mayoría de estos procesos naturales de renovación y limpieza han sido desbordados por la actividad humana incontrolada. Por ejemplo:

- Se pesca en exceso, de manera que no vuelven al mar los suficientes restos animales como para mantenerlo fertilizado y mantener la vida de las plataformas, ni la capacidad de esta vida de retener su suelo.

- Se emite más dióxido de carbono del que la fotosíntesis actual puede absorver.

- Se han esquilmado las ballenas hasta tal punto que no pueden fertilizar las zonas que les daban de comer, de modo que su población se recupera muy lentamente, cuando no disminuye por falta de alimento.

- Apenas hay animales grandes en libertad en las tierras emergidas que renueven la fertilización de su suelo.

- Nuestros deshechos no vuelven a los lugares donde se produjeron los alimentos. Buena parte de ellos van diréctamente al mar en sustancias nocivas.

- La humanidad, sus cultivos y su ganado están ocupando casi todas las tierras emergidas, arruinando la diversidad biológica, necesaria para tener soluciones alternativas ante situaciones cambiantes.

La principal causa de que esta crisis económica se esté prolongando creo que es precisamente el agotamiento de los recursos que eran fáciles de obtener por expolio del medio y de la mano de obra barata, sin colaborar en la renovación de estos recursos y sin dar poder adquisitivo a los productores humanos "baratos".

Es urgente que reforcemos los procesos naturales de renovación artificialmente, al menos hasta volver a una situación que se pueda autoregular naturalmente.

No es necesario imaginar soluciones totalmente nuevas. Observando la naturaleza se pueden encontrar muchos ejemplos de cómo actuar, por ejemplo el trabajo de fertilización del mar que realizaban las ballenas.
Ya se han hecho varios experimentos de fertilizar el mar con el propósito de reducir el CO2 atmosférico y han tenido éxito.
Creo que un buen comienzo para la renovación de recursos sería aplicar a gran escala la fertilización la superficie del océano, que hemos convertido en un desierto por falta de elementos esenciales para la vida. El océano es la mayor fuente de biomasa y en este momento casi no quedan grandes animales en el mar, que son los que realizaban esta labor de fertilización.

A partir de devolver la vida al mar todo será más fácil, porque dispondremos de pesca abundante, no sólo para alimentar la humanidad, sino también para que se recupere la población de ballenas, e incluso para fertilizar tierras de cultivo. Al mismo tiempo, el aumento de flora marina reducirá el dióxido de carbono atmosférico y por tanto el calentamiento global.

La fertilización del mar se puede hacer mediante un procedimiento sencillo y barato: Barcos que recojan minerales del fondo, en las zonas menos profundas de las dorsales, recogiendo los lodos que son producto de la erosión de las rocas magmáticas recientes, y que luego los esparzan por la superficie. El descenso y ascenso para la extracción se puede hacer de alguna forma que cueste poca energía. Se me ocurre que se podrían usar flotadores de un gas licuado inocuo al que se calentaría para dilatarlo poniéndolo en contacto con agua caliente traida de la superficie.

El principal problema es la toma de decisión, que debe ser acordada por todos. Resulta chocante que no hiciera falta acuerdo para esquilmar el mar, mientras que para reanimarlo es imprescindible llegar a acuerdos globales prácticamente imposibles entre paises y poderes con intereses contrarios.

Quizá hace falta que algún codicioso empiece esta tarea para su propio beneficio, creando una zona fértil en la que sólo se pesque para enriquecerle a él.
Seguramente se lo permitirían, porque hoy día la libertad de emprender sólo la tienen los ricos, mientras que los poderes públicos están siempre paralizados por un sin fin de normas y desacuerdos. Pero todo es empezar. Ya que no se hace por el bien común, espero que alguien lo emprenda, aunque sea por ambición personal, y se compruebe la viabilidad de fertilizar el mar sin dañar más de lo que beneficiaría.
En el peor de los casos, gestionando y cultivando el mar no haremos más daño que el que estamos haciendo con el cultivo tradicional de la tierra, que destruye el suelo arándolo y saturándolo de fertilizantes.


Actualizado el 5/8/2012.