viernes, 31 de agosto de 2012

Curiosity en Marte

El aterrizaje de la Curosity es para mi la demostración del trabajo bien hecho y del poder de la razón y la ciencia frente a las miserias de una vida social y económica basada en creencias religiosas y la competencia salvaje y destructora. Además me da la esperanza de que la vida de nuestro planeta puede llegar tan lejos como a Marte para tener más oportunidades de supervivencia.
Este éxito de la razón humana es estimulante, me hace optimista y me libera en parte de la sensación de desánimo que dan tantos especuladores y carroñeros de la política y la economía que dirigen la vida pública y nuestros medios de vida.

sábado, 4 de agosto de 2012

Proyecto Geospora

Intento esbozar un proyecto imaginario que me sirva de estímulo para aprender un poco de todas las ciencias.
Entre los proyectos que se me han ocurrido, elijo el más ambicioso:
Reproducir la biosfera terrestre fuera de la Tierra.

La solución habría que realizarla en varios entornos. En una primera etapa podría conservarse la vida de la Tierra en la Luna, a cientos de metros de profundidad de un pozo relleno de hielo, pero para reproducir de forma más segura la vida terrestre habría que difundirla por todo el universo, empezando por construir entornos artificiales móviles, naves que permitan vivir en su interior indefinidamente, ya que el viaje puede durar cientos ó miles de años.

Hace unos 25 años que imaginé una nave similar en un pequeño cuento, la llamé Geospora. El nombre se lo di porque se trataba de un elemento reproductivo de la vida de la Tierra que se podría calificar de asexual, como una espora, por no ser fruto de la relación de la Tierra con otro planeta con vida. Entonces no conocía la novela Cita con Rama que ya había escrito Athur C. Clark 15 años antes, pero de algún modo indirecto me debió influir, porque la Geospora era algo similar a Rama en la forma del interior de la nave.
La Geospora era esférica por fuera. El espacio interior era un cilindro rematado en sus bases por dos conos. La sección, pasando por el eje, era un hexágono regular. El diámetro interior era de 1000 metros. Tenía un eje hueco, para acceder al espacio exterior. En el centro del eje se situaba un sol artificial. Colgadas del eje había dos láminas opuestas que dividían el interior en dos y que giraban cada 24 horas respecto al suelo, a unos metros de altura. Estas láminas permitían que hubiera un lado nocturno o en penumbra y uno diurno. Además, servían para hacer riego por aspersión, simulando la lluvia. Toda la Geospora giraba a la velocidad precisa para reproducir en el suelo la fuerza de la gravedad terrestre. Tenía campos cultivados, bosques, un lago salado y uno dulce y arroyos que bajaban de las laderas de los conos al suelo cilíndrico. Era capaz de mantener la vida de 24 familias humanas, que vivían en casas unifamiliares situadas cada 15 grados del suelo cilíndrico, una por cada hora terrestre. Por los pocos habitantes y la forma esférica, a las geosporas también las llamaba aldeas globales. Se construyó una primera geospora cerca de la Tierra. Se envió esta al cinturón de asteroides para construir otras con el material de los asteroides. Luego se puso en marcha una caravana de geosporas en dirección a la estrella más cercana con posibilidades de tener un planeta habitable. En cada geospora de la caravana vivía una parte de las especies de la biosfera. Las visitas entre las aldeas globales de la caravana pasaban un control muy estricto en previsión del contagio de enfermedades.
Por no olvidar aquel cuento es por lo que le llamo Geospora a este proyecto. Algunas de las ideas de aquel cuento me sirven e intentaré reescribirlas, porque el original debe de estar en un floppie de 5 1/4" perdido en el trastero y ya no tengo disquetera de aquel formato.

La necesidad de reproducir la biosfera me parece evidente. Es la necesidad de todo ser vivo de seguir viviendo mediante la reproducción.
La urgencia de buscarle soluciones la dan, al menos, los siguientes motivos:

- Las catástrofes naturales que producen extinciones masivas no tienen periodo conocido así que, como pueden ocurrir en cualquier momento, no podemos quedarnos esperando a que ocurran porque entonces no habrá tiempo para preservar la vida terrestre tal como la conocemos.

- El deterioro medioambiental debido a la actividad humana es una catástrofe global que está produciendo extinciones masivas.

- La superficie de la Tierra se nos está quedando pequeña ante el aumento de la población humana. Necesitamos nuevos retos para el crecimiento de la humanidad, no tanto demográficamente, sino de sentir que ocupamos espacios independientes.

- Necesitamos tener la seguridad de que no está toda la vida en un sólo punto, con riesgo de desaparecer toda a la vez.

- La falta de esperanza de crecimiento y la escasez de recursos naturales fáciles nos puede volver agresivos a los humanos y provocar una guerra mundial. Con el poder destructivo actual, una guerra mundial sería una catástrofe global para la biosfera.

Se me ocurren varias soluciones, que no tienen porqué excluirse entre si:

1) Cargar una nave de embriones, semillas, microbios y esporas preservados en estado de congelación a temperaturas muy bajas y protegidos de la radiación espacial. Lanzarla sin tripulación en una trayectoria similar a la de los Voyager, con la esperanza de que una nave tripulada la pueda alcanzar en un futuro muy lejano y reavive su contenido en un entorno adecuado. Esta sería la solución más rápida, pero sería inutil ante una catástrofe en menos tiempo que el que se pueda lanzar una nave habitada que pueda mantener indefinidamente a los habitantes. Y esto no creo que se pueda conseguir en menos de cien años con el nivel de inversiones que se hace actualmente en astronáutica. Dependeríamos de la suerte de que algún extraterrestre encontrara los embriones. Pero si no han encontrado nuestro planeta desde que usamos la radio, es mucho menos probable que encuentren una nave minúscula.

2) Construir una nave habitable en una órbita terrestre y luego impulsarla  hasta que esté lejos del alcance de una posible catástrofe terrestre. Esto requeriría poner en órbita demasiada masa para los métodos actuales. A base de lanzar cohetes tardaríamos más de cien años.

3) Construir, mediante robots, un refugio lunar flotante en un pozo lleno de hielo con agua en el fondo. Es viable, usando el hielo encontrado en alguno de los cráteres de los polos de la Luna.

4) Construir en la luna, con material lunar y microfábricas enviadas desde Tierra, máquinas, refugios, minas y fábricas. A partir de esto, construir  geosporas en una órbita lunar con materiales extraidos o fabricados en la Luna.

Esta última solución es la que me parece más viable a corto plazo, así que me centraré en ella. Creo que podrían hacerse refugios subterráneos en pocos meses, fábricas y minas en pocos años, y geosporas en pocos años más.
El único problema que llevaría tiempo es la construcción en la Luna de fábricas y máquinas grandes especializadas en tareas de mucho esfuerzo como minería, siderurgia, construcción, producción de alimentos, reciclado de agua y deshechos orgánicos, etc.

La Luna está lo bastante cerca como para enviar operarios humanos que hagan las primeras máquinas en ella, ayudados por robots ó por una microfábrica lo bastante pequeña como para que se pudiera enviar desmontada desde Tierra en unos pocos viajes. De la Tierra sólo se enviarían los componentes más difíciles de fabricar: la electrónica, las primeras células solares y pequeña maquinaria manejable. Con esto se harían las primeras extracciones de minerales, la fabricación de materiales para las primeras máquinas grandes, y la elaboración de componentes mecánicos y eléctricos. El último trabajo duro del personal humano sería el montaje y puesta en marcha de las máquinas grandes. A partir de aquí todo el trabajo estaría mecanizado.

La parte difícil de este proyecto sería producir en la Tierra una microfábrica multifuncional capaz de procesar las rocas, elaborar metales y material de construcción.

Mi reto personal será imaginar y quizá diseñar las funcionalidades que tendría esta microfábrica. Si consigo ser constante en este proyecto "virtual" seguro me obligará a aprender mucho en comparación con lo que sé.