domingo, 15 de septiembre de 2013

Solución policial para la guerra de Siria y los desastres del liberalismo

Afortunadamente, Estados Unidos desiste de bombardear Siria, de momento. Los intentos militares no han hecho más que agravar los conflictos desde la respuesta militar a los atentados de las torres gemelas de Nueva York.
La solución ante los violentos debe ser firme, pero civilizada. Se debe buscar y detener al violento, pero no a costa de despreciar la vida de los ciudadanos inocentes convirtiéndolos en "daños colaterales".
Bashar al-Assad debe ser detenido y juzgado por los crímenes en masa que ha cometido, pero si para conseguirlo actuásemos cómo él, bombardeando, seríamos igual de culpables.
La humanidad debería responder ante fanáticos del poder como este con fuerzas policiales, si es necesario secretamente.
Al comienzo de la guerra, cuando el presidente sirio empezó a bombardear manifestantes, gente próxima a él debió detenerle aunque tuviera que arriesgar la vida. En lugar de eso, dimitieron y huyeron al bando contrario. En ese momento se convirtió en una guerra algo que era un crimen de una sola persona y de una élite que le apoyaba.
Ahora los múltiples bandos son culpables de crímenes contra la humanidad. Da igual que pongan la excusa de luchar contra el terrorismo, contra el dictador, por mandato de Alá, de Jehová o por el mandato de cualquier otro ser imaginario. El resultado, como en todas las guerras, es que todos pierden: unos la vida y otros la seguridad de conservarla.
En cuanto al acuerdo de los países democráticos con Siria y Rusia para la entrega o destrucción de las armas químicas a cambio de no bombardear Siria, me parece ridículo llegar a acuerdos con locos violentos como Bashar al-Assad y Vladimir Putin. Igual de ridículo que hubiera sido negociar con Hitler.
Después del ataque químico que mató a más de 1400 personas y estuvo a punto de provocar un bombardeo de Estados Unidos, en Siria se ha seguido usando armamento químico.

La solución sobre la que reflexiono, como ciudadano sin poder ni representación, es la creación de un cuerpo policial internacional de voluntarios sin sueldo, con servicio secreto y extentido a todos los paises. Su principal misión sería detener a criminales contra la humanidad como el presidente sirio y los líderes del islamismo violento. Este cuerpo policial estaría bajo el mandato de la ONU que, aunque no funcione apenas, es lo único que tenemos a la espera de que la humanidad se una.
Las decisiones sobre quién detener, mejor vivo que muerto, se tomarían por mayoría de una asamblea de todos los países, con votos proporcionales a los habitantes de cada país y sin derecho a veto. Esta policía internacional no usaría armamento pesado, ni tendría que ir de uniforme, como hacen ahora los cascos azules. Estos llaman tanto la atención que se convierten en mártires innecesariamente.
Ningún dirigente de ningún país tendría inmunidad ante esta policía, ni siquiera Vladimir Putin, que cometió crímenes en masa en Chechenia y ahora colabora con los crímenes del estado sirio.
Esta policía de la ONU tendría autonomía para usar la fuerza contra el criminal, como lo haría cualquier policía, en presencia de un crimen. Por ejemplo, nadie se plantea la duda de que tuvieran que abatir inmediatamente al loco que el 16/09/2013 mató a 12 personas en Washington.
Tampoco es imaginable que se bombardease Estados Unidos para solucionar el tiroteo.
Y sería el colmo del ridículo que para parar al loco se esperara una resolución del consejo de seguridad de la ONU.
Si hubiera voluntad política, esta policía secreta de la humanidad podría constituirse en cuestión de días, reclutando secretamente en todos los países, sobre todo en los que están en guerra, a personas con formación policial y con convicciones humanistas.  De esta forma se podrían infiltrar entre las fuerzas de seguridad de los asesinos de masas sin necesidad de trasportarlos ni de infundir sospechas.
Seguirían ejerciendo su vida con normalidad, excepto cuando su comando ó célula sea movilizado por una orden de la ONU, o si están en el lugar donde ocurra un delito contra la humanidad o el medio ambiente.
No habrá recompensa económica por estos trabajos, no serán mercenarios. Tendrán a cambio la satisfacción de que el criminal no volverá a cometer más crímenes. No deben frenarle sus escrúpulos morales si es necesaria la fuerza ante un criminal contra la humanidad. Debe tener en cuenta los crímenes anteriores y la seguridad de que volvería a cometer más si él no lo detiene.
Las condiciones para ingresar serían:
- No tener creencias religiosas.
- Su primer ideal debe ser la preservación de la vida, sobre todo la humana, unido por consiguiente al ideal de preservar la habitabilidad de la Tierra.
- Haber demostrado capacidad de decisión.
- Haber demostrado capacidad de sacrificio por las personas con las que conviva.
- Haber demostrado generosidad y falta de codicia.
Tendrían preferencia los que por su oficio dispongan de armas ligeras y estén próximos a dirigentes políticos, económicos o militares, que son los primeros objetivos a controlar.
Como modelo de organización podrían tomar el de las células revolucionarias parecidas a las que se describen en la novela "La Luna es una cruel amante", con pocos individuos por célula y que sólo uno de los componentes de la célula conozca a uno de los de otra celula. De esta forma se mantiene la seguridad de la organización ante traiciones o confesiones bajo tortura.
No habría jerarquía entre células, sino comunicación de las decisiones de la ONU mediante el camino de células más seguro en cada circunstancia. Si una célula detecta corrupción en otra, tendrá autoridad de investigarla, aislarla y detener al corrupto.
En cuanto a los medios de comunicase entre ellos, deberían excluir las comunicaciones por radio o por cable, excepto en casos extremos, o para difundir ideas democráticas y de control sobre las élites. En esos casos, hasta los espías nos sirven para difundirlas aunque crean actuar en contra nuestra. Hay ejemplos conocidos mundialmente de espías que han decidido cambiar su comportamiento por adquirir convicciones en favor de sus conciudadanos. Pero lo habitual sería el contacto directo, confidencial, entregando algún tipo miniaturizado de almacenamiento de datos que sea de uso común, como las memorias micro SD, que pueden leerse en dispositivos domésticos y se pueden ocultar en cualquier objeto o vestimenta.

La policía secreta de la ONU podría usarse también para investigar la corrupción política que está arruinando paises enteros y convirtiéndolos en tiranías encubiertas, como la de España, donde gobiernan los que consiguen más financiación ilegal para sus campañas y son inmunes porque acaparan todos los poderes del estado: el ejecutivo, el legislativo y el judicial, todos corruptos. Es necesario detener a estos delincuentes y juzgarlos en un ámbito donde no tengan poder.

En fin, que la paz, los derechos humanos, la economía y el medio ambiente son demasiado delicados como para dejarlos en manos de élites sin control. Estas élites están arruinándolo todo sin que nadie los frene. Tienen tantos medios que controlan las masas y las elecciones. Quizá la solución democrática es que controlemos de cerca y personalmente a los elitistas, sin comportarnos como masa.


Última modificación: 27/09/2013

viernes, 13 de septiembre de 2013

Desalinización en sedimentos submarinos

Las causas de la escasa salinidad del mar que se publican hasta ahora me parecen insuficientes. En alguna ocasión he sugerido que la ósmosis inversa podría ocurrir en sedimentos marinos a partir de un espesor de unos cientos de metros, por la presión de los minerales al ser más pesados que el agua. Este podría ser un proceso que retirase sal del mar.

Otro factor que expulsaría agua en las cuencas sedimentarias marinas sería la temperatura. Con la profundidad aumenta la temperatura de la roca, siguiendo un gradiente térmico de unos 25°C por kilómetro, en promedio. A partir de cientos de grados, lo que llaman punto crítico los científicos, el agua se evapora aunque esté a mucha presión. Por encima de esa temperatura, todo aumento de temperatura en el vapor aumenta su presión, sin posibilidad de que este se condense por mucho que aumente la presión. En la base de las cuencas sedimentarias marinas se alcanzan temperaturas mayores que la del punto crítico del agua, de unos 370°C, de manera que el agua se evapora y se puede separar de las sales disueltas. La presión que adquiere el vapor es capaz de superar la de los sedimentos que tiene encima, así que el vapor se puede abrir paso elevando y fracturando la roca. Las sales disueltas quedarían depositadas como evaporitas que no se producirían al aire libre, por evaporación de charcas o lagos salados hacia la atmósfera, que es el origen que se les suele atribuir, sino que se formarían a muchos metros bajo el suelo marino. Al mismo tiempo el agua salada enterrada junto a los sedimentos volvería al mar sin sal, destilada al calor de la Tierra.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Que desmantelen la central nuclear de Garoña

El ayuntamiento de Vitoria convoca manifestación para el sábado día 21/09/2013 a las 18:00 en la plaza Bilbao pidiendo el cierre de la central nuclear de Garoña.

Todas las centrales nucleares son un peligro extremo que se nos impone a los ciudadanos.
Además del riesgo nuclear, son una forma de militarizar la sociedad. Sirven para hacer armamento nuclear. Sus medidas de seguridad van contra la libertad de todos.
Además se construyen y se mantienen chapuceramente.

La noticia de la convocatoria en Eitb.

Recomiendo leer la Carta abierta de Borja Bandrés al pueblo japonés acerca de las centrales nucleares.
Incluye un enlace interesante para descargar un pdf de un ingeniero japonés donde denunciaba hace más de 15 años la inseguridad de las centrales nucleares, después de trabajar en ellas 20 años como responsable y enfermar de cáncer. Nadie más autorizado que ese ingeniero en el conocimiento conocimiento de la inseguridad de las centrales nucleares.
El documento también lo podéis descargar aquí:
http://kuninoriso.jp/hirai/hirai_spanish.pdf

En el enlace siguiente se puede seguir día a día lo que ocurre en la central de Fukushima, donde la catástrofe nuclear es permanente:
http://www.fukuleaks.org/web/
Los reactores de Fukushima eran como el de Garoña antes de que se autodestruyeran.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Minería y construcción sin transporte

Siempre he admirado a las plantas por su optimización de los recursos materiales y del esfuerzo. Obtienen la energía y los materiales sin moverse. Además explotan el terreno de una manera sostenible a largo plazo, haciendo el suelo más estable al protegerlo de la erosión.
Me pregunto si las actividades humanas deberían evolucionar hacia ese modelo que nos ofrecen las plantas, que consiste en crear riqueza y vida.
Los propietarios de las grandes industrias humanas actuales hacen justo lo contrario: quitar la vida para acumular la riqueza de los muertos. Quizá lo hagan para sentirse seguros, pero lo que están consiguiendo es crearse muchos enemigos. Quizá surja alguno tan listo que haga desaparecer todo su dinero y poder como por arte de magia.

Propongo una forma de seguir el ejemplo de las plantas. Para la construcción de edificios se podrían extraer  los materiales necesarios del subsuelo con perforaciones finas y ramificadas, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada pizca de suelo, como hacen las raíces y los hongos en simbiosis, procesar estos materiales en el lugar, combinarlos con el carbono y el agua obtenidos de la atmósfera mediante energía de paneles solares y usar los productos tanto para crear cimientos en estas perforaciones como para construir el edificio, que surgirá de la tierra como fruto suyo, con sus particularidades.
Con esto, además de ahorrar energía, retiraríamos carbono de la atmósfera para revertir el calentamiento global.

Hay tecnología sobrada para realizar esto. Hay sensores capaces de analizar químicamente el suelo en milisegundos, auténticos olfatos electrónicos.

Se empiezan a usar en masa máquinas versátiles, como las impresoras en 3D, que pueden construir casi cualquier cosa de forma autónoma en el lugar de consumo, sin tener que transportar materiales a una fábrica ni de transportar de nuevo el producto a su destino.
Estas máquinas podrían hacer posible la construcción sin transporte.

Quizá el mayor problema mundial a largo plazo, el calentamiento global, nos obligue a ahorrar mucho en energía. Entre los mayores consumidores de energía están el transporte y la construcción. Es un buen motivo para optimizarlos con técnicas innovadoras.

De paso se reanimaría la economía y el empleo con industrias nuevas, útiles para el medio ambiente y que precisan de trabajadores con mucha formación en ciencia y tecnología. Esta necesidad de personal cualificado mejoraría la cultura de la población, sobre todo en ciencia. Las personas con formación científica tienen menos prejuicios y son más felices que los que siguen creencias religiosas. Entre otros cosas se enfrentan menos a sus semejantes porque no les motivan diferencias de creencias.

También va siendo hora de renovar la minería, usando  muchas máquinas pequeñas e inteligentes, con poco impacto medioambiental, que sustituyan la maquinaria pesada que arruina todo lo que toca: el suelo, el subsuelo, los acuíferos, la atmósfera y el bien común, en beneficio de sus pocos propietarios.