sábado, 30 de noviembre de 2013

Estúpida violencia

Esta mañana, en un programa de radio muy recomendable de EITB, "Hágase la luz", hablaban de la estupidez y me ha gustado la definición que daban de los estúpidos, creo recordar que era: los estúpidos son los que se perjudican a si mismos y a los demás. En contraste, los bondadosos son inteligentes, porque son los que se hacen bien a si mismos al hacer bien a su entorno.

Estos días ha habido varios actos de lucha callejera, entre ellos el lanzamiento de cócteles molotov a la sede del PP en mi pueblo, Barakaldo. Estos si que son actos estúpidos, en el sentido de que hacen daño a los que lo han hecho y a su país, suponiendo que los autores sean ciudadanos de Euskal Herria.

Desde hace muchos años, a quien más le interesa que haya violencia, para justificar sus abusos de poder, es a la extrema derecha nacionalista española, a los fascistas.
Los fascistas que gobiernan ahora España siempre se han aprovechado de la violencia. Lo hicieron con su guerra civil y lo hacen con la violencia de ETA, donde siempre han tenido infiltrados que promueven la vuelta a la lucha armada.
A esta derecha, que ahora tiene en sus manos todos los poderes del estado por medios ilicitos, pagándose campañas electorales con el dinero de la corrupción, le viene muy bien la lucha callejera para atraer a los votantes españoles a su partido, uniéndolos frente a un enemigo común: los independentistas violentos.
A quien nos perjudica más la violencia es a la mayoría de ciudadanos de Euskal Herria, que somos independentistas pacíficos.

Si algún descontrolado se deja llevar por sus emociones y por las que le incitan los infiltrados en su organización para que cometa actos violentos, yo le recomiendo, si tengo la suerte de que me lea, que reflexione antes de cometer estupideces que nos perjudican a nosotros y le ofrecen oportunidades a los fachas. Además, si las comete, no se podrá distinguir de los fascistas que nos gobernaron por la fuerza de las armas desde la guerra civil.

Todos somos estúpidos cuando cometemos  estupideces, y todos las cometemos alguna vez, pero nadie nos obliga a ser consecuentes con nuestros errores y continuar haciéndolos para intentar justificar los errores pasados por una idea estúpida de lo que es la coherencia.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

El anarquismo no es violento

Recomiendo un interesante artículo en "La marea" que opina que los que ejercen violencia y se autoproclaman anarquistas, si son violentos no son anarquistas porque ejercen una forma de poder, cuando es precisamente la ausencia de poder el ideal del anarquismo.

Estoy  totalmente de acuerdo.
No se puede combatir la violencia de los poderes establecidos entrando en su juego, porque a violentos siempre ganarán los fascistas. No sólo perderíamos el juego por el poder, sino que justificaríamos sus medios, la violencia, y su fin que es el poder del hombre sobre sus congéneres.

La democracia no consiste en ejercer poder, como hace el gobierno español contra su país, sino acceder al servicio de gobierno mediante el consentimiento de los demás ciudadanos. Si cualquiera, una vez alcanzado el gobierno, lo utiliza para imponerse en lugar de para servir, pierde su legitimidad y debe dimitir. Ese es el caso del gobierno actual en España.

El gobierno de Rajoy no sólo no sirve a su país, sino que está ilegalizando derechos cómo la huelga y la manifestación. Debería dimitir y convocar elecciones inmediatamente.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Formación de los continentes

Se ha publicado una nueva teoría sobre la formación de los continentes según la cual se  formarían por apilación de corteza oceánica, no por la ascensión de materiales fundidos desde las profundidades del manto.
Concuerda bastante con mi impresión de que la actividad externa es la que produce los cambios en la corteza, e incluso en el manto.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Calentamiento global, récord de CO2

Se ha alcanzado un nuevo récord de concentración de CO2 y demás gases de efecto invernadero en la atmósfera, según he leído en el blog pasalavida.

No hay dioses a los que rogar para arreglar esta situación. O tomamos parte, caiga quien caiga, o los desastres naturales por causa de este calentamiento arruinaran a la mayoría de la humanidad.

En este asunto sólo ganan los que se hacen cada vez más ricos vendiendo el petróleo y sus derivados. Lo que hace irreversible esta situación es que el dinero que consiguen a costa de arruinar el planeta les sirve para comprar el poder político.

En este momento que la humanidad esta desposeída de poder no se pueden tomar decisiones globales para solucionar el calentamiento global. Lo primero que hay que hacer es romper este círculo vicioso derrocando a los super ricos, por cualquier medio no violento, aunque sea ilegal, porque las leyes también las dictan los super ricos a través de sus políticos títeres. No hay más que ver las leyes contra el derecho a manifestarse o contra el derecho de huelga que va a imponer el gobierno español.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Ley de inseguridad ciudadana

La derecha española, que tomó el poder por la fuerza del dinero obtenido por corrupción con el que pagó su campaña electoral, quiere volver a tomar la calle. "La calle es mía", dijo Fraga cuando era ministro de Franco. Los fascistas que gobiernan ahora vienen a decir lo mismo con la nueva ley de seguridad ciudadana que nos quieren imponer.

Si nos pretenden quitar el derecho a manifestarnos y las elecciones se ganan sólo con dinero robado, quizá haga falta una revolución como dice otro ateo en su blog:

Diario de un ateo: Hace falta ya una buena revolución al estilo de la francesa

domingo, 17 de noviembre de 2013

Calentamiento global y políticos corruptos

Probablemente, el problema más grave que se ha buscado a sí misma la humanidad es el calentamiento global que, según algunos expertos se inició en los años 60 del siglo pasado. Este problema tiene varias soluciones técnicas, pero su aplicación requiere un poder de decisión a escala global que hoy día no existe. Para tomar decisiones como revertir el calentamiento global se necesitaría el acuerdo de todos los países, pero estos están representados, en su mayoría, por políticos corruptos.
Si queremos resolver problemas que dependan de los políticos, primero deberemos limpiar de corruptos la política.
Entiendo que la profesión de la política tiene por finalidad el bien común de la sociedad.
Pero lo que nos demuestran los que alcanzan poder político es que sus fines son el enriquecimiento personal y la permanencia en el poder sin importarles si los medios dañan a todos. Es lo que coloquialmente se llama corrupción.
No se puede generalizar si un corrupto lo es de por sí o el poder lo hace, pero sí es general que ninguno de los que alcanza poder cumple con fidelidad su servicio a la sociedad.
Yo achaco el motivo de este comportamiento traidor a las malas compañías. El entorno del poder es tradicionalmente corrupto y corporativista. Los que viven en él confían en la inmunidad que se dan entre sí los poderosos, en el ocultamiento mútuo y en el conocimiento de las trampas legales para beneficiarse de lo público.
Todos nos comportamos de manera diferente cuando nos ven que cuando nos sentimos ocultos y protegidos. Quizá la clave para conseguir que los políticos con poder actúen como deben esté en que se sepan vigilados en todo momento.
Los poderosos se defienden de la opinión pública hablando mucho de transparencia y publicando datos irrelevantes o falsos para hacer creer en dicha transparencia, pero en realidad utilizan su poder para ocultar sus maniobras inconfesables. Por eso lo que propongo es que seamos los ciudadanos los que tomemos la iniciativa en cuanto a la dichosa transparencia. Es necesario vigilar continuamente a todos los que alcanzan poder, desde concejales hasta jefes de estado. Seguramente esta vigilancia muchas veces será ilegal, pero hay que recordar que algunas leyes que protegen a los poderosos no las pone la sociedad, sino que las impone la élite política, luego no son respetables.

También es necesario que la corrupción en un país sea vigilada y juzgada por el resto de la comunidad internacional. Puesto que los políticos de cada país intervienen en decisiones comunes como el calentamiento global, los organismos internacionales deberían tener derecho a juzgar e inhabilitar para cargos en organismos internacionales a políticos corruptos de cualquier país.
No es tolerable, por ejemplo, que Mariano Rajoy vote en la ONU en nombre de España, cuando el mundo entero sabe que él y su partido alcanzaron el poder pagándose las campañas con  dinero obtenido por la corrupción.
Rajoy tampoco está autorizado moralmente para decidir sobre cuestiones relativas al cambio climático tras declarar públicamente hace años que su primo científico le había dicho que no existía. No puede tomar parte en decisiones globales quien menospreció la catástrofe del Prestige, que salpicó a todos,  hablando del vertido como de "hilillos" de plastilina.

La humanidad tiene derecho a defenderse de los miserables, al menos impidiéndoles tomar decisiones que afectan a todos.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Transporte y calentamiento global

La correlación entre el transporte motorizado y el calentamiento global me parece evidente. Casi toda la actividad humana actual está basada en el transporte movido por la quema de combustibles. Esta quema produce CO2 y  vapor de agua, que son los principales gases de efecto invernadero. El CO2 persiste cientos de años en la atmósfera aunque se deje de emitir, por eso su concentración actual en la atmósfera es la mayor desde que la humanidad existe. Está demostrado que el calentamiento global está producido por el aumento en los gases de efecto invernadero emitidos por la actividad humana desde la revolución industrial. También está demostrado que este calentamiento se ha acelerado desde las últimas décadas del siglo pasado.
Los efectos demostrados y previsibles del calentamiento global son catastróficos y generalizados.

En esta situación es imprescindible parar la combustión y absorber el  exceso de CO2 emitido. Es una tarea inmensa que requiere el acuerdo de toda la humanidad y un nuevo modo de producir los bienes y la energía que necesitamos.
Este cambio radical será imposible si se intenta realizar mediante prohibiciones y restricciones que quiten a las clases más bajas sus medios de vida. Creo que si se afronta como un incentivo económico puede tener éxito.

La idea que propongo consiste en minimizar el transporte fomentando la producción y el consumo locales. Hay dos circunstancias que harían viable esta propuesta. Una es que
el transporte, por consumir mucha energía y tiempo, encarece los productos.  Otra es que la globalización está igualando los precios y salarios en todo el mundo. Si se produjera cerca del lugar de consumo, el ahorro en transporte compensaría la diferencia de costes de producción entre distintos países, que cada vez es menor. Por cierto, que esa diferencia se reduce gracias a pagar menos a los trabajadores de los países "ricos" y de subir los precios en los países "pobres" pero con  muchos recursos naturales y legislación permisiva a la explotación extranjera. Si se ahorrasen transportes produciendo localmente no sólo mejoraríamos el medio ambiente, sino que los trabajadores recuperarían el poder adquisitivo perdido por la globalización.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Minería profunda cuestionable

La búsqueda de riqueza individual motiva, como a casi todas las empresas, a las de la minería. Pero esta actividad es la que más impacta sobre la Tierra, que es patrimonio de todos, de modo que todos tenemos el derecho y la obligación de controlarla por medios democráticos.
Entre las actividades mineras, la que menos controlada está es la que se realiza a grandes profundidades, seguramente porque queda oculta y porque sus efectos dañinos casi nunca son inmediatos y demostrables.

Por lógica es fácil demostrar los peligros de extraer o insertar minerales o fluidos a gran profundidad. Por ejemplo, si de una pila de libros extraemos el que está más abajo, la energía que liberamos se demuestra por si misma con la caida de la pila. Lo mismo ocurre, pero a escala catastrófica, con la extracción de grandes cantidades de petróleo desde miles de metros de profundidad, con el almacenamiento artificial y forzado de gas bajo tierra o con el fracking. En esos casos se provocan terremotos (creo muy probable que el de Haití lo provocase la explotación petrolera), derrames de petróleo y la alteración de los acuíferos que nos suministran agua potable a todos.

En el caso de la minería del carbón, del gas y del petróleo tienen además la consecuencia de aumentar el carbono de la atmósfera, provocando en unos decenios el mayor calentamiento global registrado en miles de años.

Es imprescindible frenar la minería profunda, oculta y descontrolada, para recuperar las condiciones ambientales anteriores a esta actividad desenfrenada bajo nuestros pies. Los que se hacen ricos con las explotaciones que nos dañan a todos ponen la excusa de que necesitamos energía. Al mismo tiempo presionan contra el uso de energías renovables, que por cierto nos las regala el Sol a todos, mientras que la energía que ellos nos venden nos sale muy cara, no sólo inmediatamente sino también a largo plazo, en el daño que hacen a NUESTRA TIERRA.

P.D.:
Según informa El Pais, la ONU vincula el ciclón que ha arrasado una región de Filipinas con el calentamiento global.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Sedimentación y arcos de islas

La explicación más difundida sobre la existencia de arcos de islas es que las produce la subducción en combinación con la curvatura de la Tierra.
A partir de mi ignorancia de los estudios que han llevado a dicha explicación me atrevo a proponer una alternativa.
Observando la situación de los arcos de islas aprecio que en el interior de cada arco hay una cuenca sedimentaria alimentada desde el centro del arco por grandes ríos o  grandes glaciares bien actuales o desaparecidos en el corto período interglacial actual. Podría ser que la presión de los sedimentos y los glaciares sobre la corteza oceánica iniciase la subducción.  Al hundirse la corteza oceánica, su temperatura aumenta lo suficiente para fundir el basalto que la compone y diferenciarlo. Los productos más ligeros de esta diferenciación surgirían por el borde de la plataforma de sedimentos y formaría las islas volcánicas del arco. Los productos más pesados se hundirían en el manto. El vacío que dejara la diferenciación succionaría más corteza oceánica. A partir de esta situación, la subducción refuerza el movimiento de la corteza que inició la sedimentación y es aplicable la explicación convencional de la evolución de los arcos de islas, que son presionados contra el continente por la corteza oceánica en su desplazamiento horizontal, hasta que el material de las islas y el de la cuenca sedimentaria que rodean forman los plegamientos y cordilleras que rodean los continentes.

Quizá los arcos como los de las Aleutianas ó las Kuriles pudieron iniciarse por el peso de glaciares.
El peso de los sedimentos arrastrados por los ríos pudo iniciar los siguientes arcos:
- El arco que forman Creta y otras islas del Mediterráneo parecen tener su centro en la unión entre el mar Negro y el Mediterráneo.
- El arco de las Pequeñas Antillas que cierra la cuenca sedimentaria del Caribe.
- Sumatra, Java y el arco de islas de la Sonda, que cierran una cuenca donde vierten sus sedimentos los grandes rios de Indochina.
- El arco de las islas de Japón que cierra la cuenca de grandes ríos de China.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Arroz dorado ¿Monocultivo dañino o medicamento sin probar?

Los defensores del arroz dorado, un tipo de arroz que aporta un nutriente esencial que se obtendría con una dieta variada rica en verduras, dicen que con él se evitaría que enfermasen millones de personas por malnutrición.
Yo me pregunto si es una solución correcta alimentar a los pobres con monocultivos aunque sean mejorados por la biotecnología.
¿A quien benefician realmente los monocultivos?
¿No seria más fácil y sano fomentar cultivos variados para que la población disponga de alimentación completa?
¿Porqué reinventar la rueda haciendo que el arroz produzca una vitamina que ya producen verduras saludables y probadas?
¿Porqué usar niños como cobayas humanas, como informa Green Peace que se ha hecho en China, en vez de alimentarlos correctamente?
¿Podemos aceptar algo producido por quienes hacen experimentos tan arriesgados con niños que no tienen la edad ni la formación para decidir libremente con criterio si quieren participar

Para mi está claro que, como los propietarios de grandes extensiones gastan menos con los monocultivos, con el mismo gasto quieren monopolizar el suministro de vitaminas esenciales para la vida humana. Lo que quieren no es solucionar el hambre y las enfermedades de millones de personas que se alimentan de arroz, sino tener en sus manos sus vidas y obligarles a ser sus clientes. Quieren obligar a que  los pobres les paguen el arroz transgénico de sus monocultivos con la miseria que ellos mismos les "conceden" por su duro trabajo (esto si les perdonan la vida y les dan trabajo).
Además, si unos ecologistas, con toda la razón, intentan impedir que se vaya por ese camino, los poderosos utilizan todos sus medios de comunicación para manipular la opinión pública demonizando a las organizaciones ecologistas, de modo que estas aparecen como si  fueran las que condenan a la enfermedad por falta de vitaminas a millones de personas, cuando en realidad son los magnates de la economía mundial, con sus prácticas de mercado inhumano, los que obligan cientos de millones de personas a alimentarse sólo de arroz.
La solución más sencilla para la malnutrición ya está inventada antes de que la humanidad existiera, se trata de la alimentación suficiente y variada.
Para que haya alimentos variados para todos no hacen falta transgénicos, aunque reconozco que algunos puedan ser beneficiosos y, como un producto de la ciencia que sostenemos todos, todos nos deberíamos beneficiar de ellos. Para alimentar la enorme población actual de la humanidad es necesario usar los descubrimientos científicos. Pero eso no consiste en simplificar la alimentación de las masas, sino todo lo contrario.
Estoy convencido de que lo más necesario y urgente es impedir que los codiciosos monopolicen la producción de alimentos ya probados durante toda la historia de la humanidad, para que se produzcan en cantidad y variedad suficiente y asegurarse de que lleguen a todos. Para ello la producción y distribución de alimentos sanos y probados (incluidas las del arroz dorado cuando se llege a probar como útil e inocuo) se debe legislar racionalmente, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población, en vez de con el pensamiento único del negocio fácil.

Los que financian estos alimentos milagrosos son personajes que han hecho sus fortunas robando propiedades materiales e intelectuales.
No solo los contrarios a los transgénicos los rechazan. Un ejemplo, ya en el 2007:
Los planes de Bill Gates y la Fundación Rockefeller para distribuir semillas híbridas y pesticidas y fertilizantes químicos en Africa fueron duramente criticados ayer en el Foro Social Mundialde Nairobi, donde se recordó que una experiencia similar en la India únicamente benefició a las multinacionales.

Cuando se imponga el cultivo del arroz dorado ¿Qué otro transgénico nos hará más dependientes de los superricos, de los engendros que saquen de sus laboratorios y de los campos de cultivo acaparados por ellos? ¿Que otra enfermedad será "culpa" de los ecologistas por no dejar que los opulentos "salven" al mundo?

¿Cuantas mutaciones necesitaría el arroz para ser un alimento completo?
¿Cuantos siglos de pruebas de la inocuidad de ese arroz serían necesarias?

Si la propiedad de los cultivos está en pocas manos la desnutrición no la solucionará un invento maravilloso, por mucho que sus inventores quieran ser protagonistas de la salvación de los niños pobres que viven en esos países que les son ajenos.
Sin cambios políticos hacia la democracia en esos países esos inventos serán aprovechados por los depredadores de siempre, y en vez de beneficiar a la población servirán para someterla más a los monopolios y latifundios.
La acaparación de terrenos de cultivo está causando pobreza y desnutrición en todo el mundo.

Es imprescindible revertir la acaparación de riqueza si queremos un mundo habitable en condiciones dignas y en paz.