miércoles, 29 de abril de 2015

La tiranía de las élites europeas intenta someter a Grecia derribando el gobierno de Syriza

Recomiendo leer el artículo de Vicenç Navarro en defensa del gobierno de Syriza, atacado por los capitalistas que ostentan el poder de la Unión Europea.
http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2015/04/28/los-establishments-politicos-y-financieros-europeos-quieren-terminar-con-syriza/

En mi opinión los capitalistas han aprovechado las estructuras jerárquicas de la Unión Europea para imponerse sobre la soberanía de los estados y sobre la voluntad de sus poblaciones, convirtiendo toda la Unión en una gran tiranía que les permite explotar los recursos económicos y humanos de sus países en beneficio propio, sin importarles si de paso arruinan países enteros. Lo que están haciendo con Grecia yo lo veo como un castigo ejemplar para que sepamos quien manda en Europa. Si consentimos este abuso de poder, nos costará mucho más sufrimiento restablecer la democracia. Defender el gobierno democrático de Grecia es clave para defender la democracia en toda Europa.

domingo, 26 de abril de 2015

Champi, capítulo 14. Respuesta extraterrestre

En cuanto se formó la caravana de cien aldeas globales hacía Alfa Centauri comenzó la emisión del mensaje que formaban sus campos magnéticos. Al mismo tiempo se pusieron en funcionamiento los detectores de muy baja frecuencia, usando la caravana entera como una antena de diez millones de kilómetros. Las diferencias detectadas en el campo electromagnetico entre las cien aldeas se  empezaron a registrar y analizar.
Costaba afinar el conjunto de receptores a frecuencias extremadamente bajas, de en torno a un ciclo por segundo. Se empezó detectando algunas vibraciones ya conocidas, como la rotación de algunos púlsares. Poco a poco el número de señales detectadas fue aumentando, pero se comprobaba enseguida que se debían a causas naturales. Al cabo de un mes de viaje se perdió el interés por las señales nuevas, aunque el sistema de recepción y el análisis de las señales recibidas seguiría funcionando automáticamente durante todo el viaje. La gente estaba muy ocupada con organizar su nuevo modo de vivir, en pequeñas esferas de un quilómetro separadas entre si por cien mil quilómetros de vacío, comunicadas por radio. Cada aldea espacial tenía características propias. Unas eran de clima tropical, otras desértico, otras mediterráneo, y unas pocas de clima polar. Algunas contenían agua salada, formando un pequeño mar con abundante fauna y flora marinas.
La mayoría de los aldeanos seguían contentos tras varios meses de viaje, mientras la caravana aceleraba. Lo que más les entusiasmaba era la sensación de independencia, de ser dueños de sus pequeñas aldeas democráticas e independientes. Pero todos sentían también nostalgia de la Tierra. En algunos esta nostalgia podía más que el entusiasmo del viaje a otra estrella y el sentirse dueños de sus nuevas aldeas, así que volvían a la Tierra y eran remplazados por otros. Pero la posibilidad de abandonar la caravana cada vez sería más difícil. A medida que nos alejásemos del sol, el viaje de vuelta se alargaría hasta ocupar toda una vida. Y casi nadie querría volver congelado, perdiendo el contacto con sus seres queridos.
Al cabo de un año de viaje de la caravana, cuando el entusiasmo empezaba a decaer, el sistema automático de detección de emisiones inteligentes extraterrestres nos avisó de una señal que venía de un lugar remoto dentro del sistema solar, de un punto del cinturón de Kuiper, a unas cincuenta unidades astronómicas del Sol. Todos estábamos muy atentos. El comienzo del mensaje era una réplica del nuestro, los cuadrados de los cinco primeros números naturales, pero emitidos a otra frecuencia y seguidos del cuadrado del seis. El sistema de comunicación certificó que la procedencia no podía ser humana. El mensaje se repetía como respuesta al siguiente nuestro, que era siempre igual, pero con un tiempo aleatorio entre mensajes. Esto continó así durante unos minutos en los que no fuimos capaces de hablar, hasta que alguno se animó a poner a votación si íbamos a contestar. La respuesta  afirmativa fue casi unánime en toda la caravana. Enviamos un mensaje con los siete primeros cuadrados, dando a entender que era una respuesta al suyo de los seis primeros. Resultó difícil, porque debíamos cambiar la orientación del campo magnetico de varias aldeas.
La respuesta llegó al cabo de quince horas, el tiempo mínimo para que llegase una respuesta inmediata a la velocidad de la luz desde esa distancia. Esta vez el mensaje era más largo, repetido en varios idiomas, en el código más usado en informática por la humanidad. Decía lo siguiente:

"Somos una comunidad del sistema solar que desarrollamos tecnología espacial hace unos cincuenta millones de años. Desde entonces el soporte físico de nuestras mentes ha cambiado tanto que somos invisibles para vuestros instrumentos, ya que formamos una red muy tenue y transparente extendida alrededor del Sol, en la órbita del cinturón de Kuiper.

Llevamos mucho tiempo observándoos sin darnos a conocer por respeto a vuestra propia evolución y por respeto a vuestras decisiones.
Ahora que la comunidad de vida de la Tierra ha decidido democráticamente buscar otras vidas, no hay obstáculo para que hablemos y os facilitemos vuestro propósito, con vuestro permiso.
A partir de ahora podéis usar un medio más fácil de comunicaros con nosotros. Hay varios meteoritos muy conocidos por la humanidad, por ejemplo la Kaaba, entrelazados cuánticamente con un dispositivo nuestro, mediante el cual nos podemos comunicar a la velocidad de la luz, sin interferencias y, sobre todo, evitando medios de comunicación que precisan irradiar con grandes potencias, ya que estas emisiones podrían ser dañinas para muchos seres vivos. Podeis usar esos meteoritos tocándolos mientras nos habláis, bien de viva voz o bien con el pensamiento. Nos oiréis como una voz interior. Podéis comprobar que no es una ilusión usando ese mismo medio de comunicación entre vosotros.

Ahora que los humanos se han curado de las creencias religiosas, incluidas las del Vaticano, Yhavhe, Mahoma y la del capitalismo, tan violentas todas ellas en los últimos siglos, ahora que sois capaces de poneros de acuerdo sin que las religiones y otras creencias irracionales os dividan, seguro que no habrá reparos oscurantistas para que useis la Kaaba o cualquier otro objeto venido del espacio para hablar de igual a igual con cualquier ser del universo, sin tratar a ninguno de ellos como si fuera un dios y, por supuesto, sin tratar de imponerles ninguna creencia.

En cuanto a la existencia de dios, no creemos que exista ningún dios. Conocemos innumerables seres y comunidades inteligentes del universo capaces de comunicarse con nosotros y con poderes inimaginables para un humano. Precísamente porque son inteligentes, ninguno de ellos se cree dios ni cree que exista ningún dios.

Fuera de la Tierra hay sitio y recursos para todos, así que no hay motivos para que nos agredamos. No tenéis nada que temer de otros seres lo bastante inteligentes como para comunicarse con otras civilizaciones. Espero que no os ofendáis, pero no teneís nada que podamos codiciar.

Os apreciamos y admiramos cómo habéis evolucionado y cómo habéis desarrollado vuestra cultura por vosotros mismos.

Contad con nuestra ayuda para preservar y mejorar vuestra vida, o para ampliar vuestros conocimientos, en la medida que podamos y sólo cuando nos lo pidáis.

¡Bien venidos!"

jueves, 23 de abril de 2015

¿Las inteligencias extraterrestres ahorran energía?

La búsqueda de inteligencias fuera de nuestro planeta se ha hecho siempre suponiendo que buscamos seres similares a nosotros, que usen medios de comunicación parecidos a los nuestros, basados en ondas electromagnéticas y en un consumo de energía altísimo para emitirlas.
Supongo que si se parecieran a nosotros no verían conveniente emitir con grandes potencias de radio, para no achicharrar cualquier vida que se encontrase en el camino de tal radiación.
El no detectar esas emisiones lleva a conclusiones pesimistas como la de un artículo de El País con el titulo "Hallado el número de supercivilizaciones: cero".

Estoy seguro de que habrá muchas civilizaciones superiores a la nuestra en conocimientos pero, precisamente por eso, estoy seguro de que serán mucho más moderadas en el gasto energético y mucho más consideradas con su entorno que nosotros.
Creo necesario un esfuerzo de imaginación para encontrar signos de inteligencia diferentes a ondas tan potentes como  para poderlas detectar tras atenuarse en un viaje de años luz.

Estoy convencido de que las civilizaciones superiores tendrán como prioridad la conservación de la vida en todas sus formas, incluidas la suya y la nuestra. Por ello es de esperar que deseen prolongar su  propia vida todo lo posible, lo cual es incompatible con el derroche de energía. Esto me lleva a imaginar que las inteligencias superiores estén basadas en un modo de vida que utilice niveles energéticos decrecientes a medida que aumenta su cultura.

Para buscar, primero necesitamos imaginar qué buscamos, pero nuestra imaginación precisa de estímulos y de ejemplos. Es inevitable que usemos los ejemplos que están a nuestro alcance. Lo más cercano que tenemos es nuestro propio sistema nervioso, una red en la cual la información se transmite por fibras, con poquísimo gasto de energía. Aunque esta red, en su conjunto, trabaja con un flujo de datos inmenso, las ondas electromagnéticas que podemos detectar de un cerebro desde el exterior son extremadamente débiles y de sólo unos pocos ciclos por segundo.

Las antenas que buscan inteligencia extraterrestre hasta ahora rastrean frecuencias muy altas, incompatibles con los razonamientos anteriores. Sugiero que quizá sería más acertado buscar redes a escalas enormes, desde planetarias hasta galácticas, oscuras y frías. De transmitir ondas electromagnéticas quizá las emitan en frecuencias muy bajas, inofensivas para cualquier forma de vida conocida.

martes, 21 de abril de 2015

Origen biológico de los continentes

La diferencia entre la corteza oceánica y la continental es muy grande y duradera. No están claros los inicios de esta diferencia, aunque el origen de la corteza oceánica se da por demostrado por los  científicos. Estos nos dicen que proviene de la fusión por descompresión de la capa superior del manto terrestre. Esta corteza delgada, de unos cinco quilómetros de espesor, y cuya composición es muy homogénea en todo el océano, es sobre todo de basalto, contrasta con la corteza continental, mucho más gruesa,  de hasta setenta quilómetros de espesor, y muy heterogénea, compuesta de innumerables minerales, muchos de ellos distinguibles a simple vista.
Hay varias hipótesis creibles sobre el origen de los continentes, por ejemplo que se deben a la formación de arcos de islas generados por la subducción, hace muchos millones de años, como sugieren en un artículo en Nature.

Mi conjetura, como aficionado, es que la principal protagonista de las heterogeneidades actuales en la corteza terrestre, incluida la formación de continentes, es la vida. Sobre todo se debería a su acción como protectora frente a la erosión.

Donde no hay vida que retenga el suelo, la erosión por los agentes meteorológicos y por las corrientes marinas alisa la corteza. Sus materiales acaban sedimentados en las cuencas oceánicas formando una mezcla homogénea. Si la erosión no se frenase, no habría tierras emergidas y los minerales que ahora forman los continentes estarían repartidos uniformemente por el fondo del mar, excepto por las cimas de algunos volcanes, que serían erosionados a corto plazo geológico, en pocos millones de años. Está comprobado que las rocas volcánicas resisten poco a la acción de la interperie.
En cambio, donde hay vida, esta evita la erosión del suelo existente y crea suelo nuevo reteniendo las partículas sueltas que llegan erosionadas de otros  lugares. Cuando se forma un volcán en el mar la vida genera un arrecife calcáreo que suele ser más duradero que el volcán. Este arrecife puede a su vez servir de base para el nacimiento de un continente, quizá a partir de arcos de islas como proponen en el artículo de Nature.

Sugiero que la acumulación de masa por la vida basada en la fotisintesis pudo generar un hundimiento de la corteza oceánica en los puntos donde se apoyaba. Al hundirse esta corteza, pudo llegar a profundidades con suficiente temperatura como para que se fundiera. Este estado de fusión permitió diferenciar lentamente, en cristales grandes, los minerales menos densos que ahora forman los continentes. Una vez diferenciados del magma, estos cristales ascendieron por flotación. Al mismo tiempo se diferenciarían minerales más densos que se hundirían. El vacío creado por los minerales hundidos se repondría por más corteza oceánica, que subduciría bajo aquel germen de continente. Este proceso se realimentaría positivamente, porque los minerales que ascienderan por flotación aumentarían la superficie emergida o cercana a la superficie del mar y por tanto  expuesta al sol, capaz de retener biomasa basada en la fotisintesis, reforzando el ciclo. Esta realimentación pudo dar lugar al nacimiento y crecimiento rápido de los continentes hace miles de millones de años, a costa de los minerales menos densos de la capa superior del manto. Desde entonces se han remodelado la forma y distribución de los continentes, sobre todo por la erosión,  pero su composición parece haber cambiado poco. Los minerales erosionados vuelven a emerger de nuevo en los plegamientos y en los volcanes.

sábado, 18 de abril de 2015

TTIP = Tratado de la Tiranía Internacional Privada

Un artículo de Público resume lo negativo del TTIP con claridad suficiente como para que me asuste de lo que se le viene encima a Europa, con las personas que quiero dentro, si se llega a aprobar el tratado TTIP. De una sociedad con cierto nivel de democracia y derechos civiles, Europa pasará a ser parte de una tiranía mundial de los negocios, donde  los dueños de las empresas privadas legislan en los estados sin presentarse a elecciones y sin  obligación de informar de sus intenciones a la población. Los ciudadanos europeos, si se aprueba el TTIP tendrán que soportar recortes en sus derechos y su economía  con la única excusa de que los negocios privados vayan bien y así puedan crear muchos puestos de trabajo en condiciones de esclavitud.
Para mí, las siglas TTIP significan "Tratado de la Tiranía Internacional Privada".

viernes, 17 de abril de 2015

Piel de cordero nueva para la derecha española

El fascismo en España presenta dos caras. La cara más vieja es la del PP, al que ya se le cayó hace mucho, de podrida, la piel de cordero. Al PP ya le hemos visto de sobra su verdadero carácter de lobo, de enemigo de la gente común, a la que la derecha ve como si fuera un rebaño de ovejas mansas que  puede cazar con impunidad. Pero sobre todo se lo hemos visto en estos últimos años de gobierno con sus recortes, su financiación ilegal y su  corrupción. Quizás el caso de Rodrigo Rato sea el que provoque el fin del "Partido Populista", que ya no es capaz de tapar sus vergüenzas.

La otra cara, la nueva, es la del partido "Ciudadanos", que quiere aparentar honradez, pero que está fundado por la derecha corrupta de siempre, con la cual acuerda en secreto su estrategia, como se demuestra en la comunicación destapada por Publico entre el PP y Ciudadanos acerca de las municipales de La Coruña, en la que se recomiendan entre ellos un candidato.
Por si quedaran dudas de quien está al mando de ambos partidos de derechas, hay que tener en cuenta que a Ciudadanos les financian los mismos bancos y emporios que financiaban al PP, los mismos que dejan en la calle y sin vivienda a los más necesitados.

P.D.:
Leyendo este artículo de La Marea me parece evidente que el partido Ciudadanos ha sido elegido, alterado y financiado por las grandes empresas del estado para llevar sus proyectos políticos al poder.

sábado, 11 de abril de 2015

Champi, capítulo 13. Caravana de terrícolas

La  comunidad de la vida terrestre, Gea, aún no ha encontrado en el espacio compañía  inteligente y ya estamos a comienzos  del siglo veintidós. Ninguna de las señales de radio externas detectadas por nuestros receptores nos da pruebas seguras de ser artificiales. La comunicación a distancia no ha dado resultados. Pero Gea no desespera en la búsqueda y se ha decidido a ir a buscar otras vidas y a difundir la suya. El mayor proyecto con este propósito consiste en poner en marcha una caravana de naves hacía Alfa Centauri, el sitema estelar más cercano, para comprobar de primera mano si allí hay vida. El viaje también servirá para enviar señales usando la caravana a la vez como un transmisor y una antena a escala astronómica.

Desde mediados del siglo pasado hemos construido naves lo bastante grandes como para ser pobladas por humanos indefinidamente, en condiciones similares a las de la Tierra y en simbiosis con múltiples especies. A estas naves se les ha dado en llamar geosporas, por reproducir sin mezcla la genética de Gea, como lo hacen las esporas, que permiten la propagación de la vida sin el intercambio genético que proporciona la reproducción sexual.

Las primeras geosporas se construyeron con tecnología humana y metal extraído de la Luna. Se dirigieron al cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter para iniciar, también con técnicas humanas, la construcción de suficientes geosporas para la caravana.
Cuando la humanidad se unió a GEA (Guidance of Earth Association), la asociación de especies para la gestión de la Tierra, se introdujeron en las técnicas para la  construcción de las geosporas procesos biológicos a gran escala. Sobre todo se aprovechó la capacidad de los hongos para crecer a gran velocidad. Como materia prima se usaron los materiales de cometas y asteroides. En pocos años se propagaron por el cinturón de asteroides cientos de  setas esféricas y huecas de más de mil metros de diámetro, cada una girando sobre su eje para simular la gravedad en su cara interna. A cada una de estas esporas emigró una pequeña comunidad de colonos, formada por personas con mucha formación científica, técnica y social. Gente con ganas de aventutarse, con la ilusión de conocer mundos nuevos y de crear ambientes a su gusto, en los que propagar la vida y cumplir sus ideales.
Estas pequeñas "aldeas globales" mantienen entre sí y con la Tierra un tráfico intenso de personas, animales, plantas, hongos y microbios gracias a pequeños veloces transportes públicos. Además las geosporas están bien comunicadas por radio. Este tráfico contínuo de materia e información enriquece el contenido de cada geospora y evita a sus habitantes la sensación de encierro, de falta de libertad. Cada geospora tiene independencia política y se gestiona democráticamente por sus habitantes. Los únicos límites a esta independencia los ponen los derechos universales de GEA, similares a los derechos humanos de los tiempos de la ONU. Los residemtes pueden proceder de cualquier lugar en cualquier momento, siempre que la población de una de estas aldeas-estado sea sostenible por su ecosistema. Por ejemplo, una geospora habitada sólo por humanos no admite más de quinientos habitantes permanentes.
Uno de los principales atractivos para los que deciden embarcarse en estas aldeas-estado espaciales es el de poder crear naciones nuevas propias e independientes en compañía de sus familiares y amigos de diversas especies.

La primera geospora construida por un hongo, bautizada como Gaia, creció con la materia de un cometa cuya trayectoria apunta a Alfa Centauri cuando se aleja del Sol. Ahora hay suficientes geosporas desarrolladas como para iniciar la caravana. Lo primero que haremos será acelerarlas hasta que se alineen detrás de Gaia en su órbita, la misma del cometa donde nació. Dentro de unos años, cuando estén suficientes geosporas en la misma órbita, comenzará el viaje interestelar, que durará muchas generaciones.

Cada geospora produce un campo magnético similar al terrestre. Este campo tiene dos funciones principales: La fundamental es la de desviar las partículas ionizadas y así evitar que choquen con la nave. La segunda es para informar de la existencia de la vida terrestre a otras civilizaciones. Para ello el campo de cada geospora, alineado en la dirección de la marcha, tiene una polaridad o la contraria. Si su norte apunta hacía delante, significa un uno binario, si apunta hacia atrás, es un cero. La velocidad de la caravana convierte estas alternancias magnéticas en ondas de mucha longitud, capaces de rodear grandes obstáculos.
El primer mensaje consistirá en los cuadrados de los primeros números naturales, en recuerdo de las dimensiones del monolito de la novela "2001: Una Odisea Espacial". Es una señal inequívocamente artificial para cualquier ser inteligente que la detecte.

domingo, 5 de abril de 2015

Fiestas laicas con motivos naturales

Quizá el mayor éxito de las religiones se deba, más que a unas creencias absurdas, a reunir físicamente a sus fieles en los locales de rezo y en las celebraciones multitudinarias. No hay más que ver cómo defienden la semana santa en algunas ciudades, donde no se toleran las críticas por  por su imaginería violenta.
Los humanos somos seres sociales, que hemos necesitado pertenecer a un grupo para sobrevivir y desarrollarnos. Durante nuestra evolución hemos sobrevivido cazando en grupo y cooperando para defendernos de los depredadores. La exclusión del clan equivalía a una condena a muerte. Por miedo a esa exclusión se aceptaban sin crítica las creencias impuestas por los líderes de los clanes.

Las circunstancias actuales son totalmente distintas a las de la sociedades tribales. El planeta entero está comunicado a la velocidad de la luz. Hay la posibilidad de sentirnos parte de una sociedad global que no nos puede excluir. Pero la necesidad de pertenecer a un grupo de personas concretas, visibles y palpables no la suplen los medios telemáticos de comunicación. Necesitamos reunirnos en grupo periódicamente, aunque siempre habrá líderes autoimpuestos que  aprovechen las reuniones para sermonearnos con sus creencias.

Está clara la necesidad de las fiestas, pero la cultura científica y globalizada de la humanidad actual es incompatible con las creencias religiosas, ya sean las de los brujos de la prehistoria, las de los curas de la inquisición, las de los que se autoprometen una tierra sagrada o las de un alucinado que se inventa una guerra santa.

Quizá haya ejemplos laicos de festejos en la historia, como los carnavales, pero están todos contaminados por las religiones.

Creo que sería oportuno reinventar las fiestas buscándoles un motivo que nos una, que no dependa de creencias religiosas absurdas que enfrentan hasta la muerte a los fieles de religiones diferentes.

Los cambios de estación y las fases lunares han marcado el ritmo de la vida social desde siempre, con independencia de las manías religiosas del momento. Estaría bien establecer las fiestas de acuerdo a estos eventos naturales indiscutibles, neutros. Seguramente en esas fiestas nos sentiríamos todos incluidos, nos daríamos un respiro de las exclusiones cotidianas durante las contiendas laborales, comerciales, políticas y religiosas.

miércoles, 1 de abril de 2015

Propulsión al modo de los pyrosoma

A partir de un artículo de divulgación he conocido la existencia de unos animales marinos minúsculos que viven pegados por miles mediante gelatina en colonias que llegan a tener tanta longitud como una ballena. A estas colonias les llaman pyrosomas. Tienen forma de tubo cerrado en el extremo anterior. Sus individuos se mueven a la vez como un solo cuerpo, uniendo sus fuerzas para generar una corriente de agua en el interior del tubo. El agua sale por el extremo trasero y, como reacción, el pyrosoma se mueve hacia delante.

Me imagino que sería aplicable un sistema de propulsión a chorro como este en vehículos artificiales. Le veo dos ventajas importantes por estar muy distribuido: Es silencioso y es muy seguro, porque el fallo de cada elemento es insignificante respecto al conjunto.

Se podría aplicar, por ejemplo, en la superficie externa de aerostatos dirigibles. Unas bombas microscópicas, construidas por impresión en 3D, movidas por piezoelectricidad, tomarían aire alrededor de la nave y lo lanzarían por la popa. Los propulsores formarían varios tubos a lo largo de la superficie del globo, controlados individualmente, cooperando en las maniobras.

Hay dirigibles modernos muy aerodinámicos, con forma plana, que se podrían propulsar así. Estos ya alcanzan velocidades competitivas con el transporte terrestre. Si el transporte aéreo se hiciera con este tipo de dirigibles, creo que sería mucho más seguro y silencioso que con aviones. Aunque los dirigibles sean más lentos, a mi no me parece que eso sea una desventaja, porque creo que la velocidad actual de los transportes es insostenible para la biosfera, de manera que más temprano que tarde tendremos que reducirla. El calentamiento global nos obliga al ahorro energético inmediatamente.

Fuente:
http://www.newscientist.com/article/dn27213-zoologger-hollow-marine-monsters-as-big-as-whales.html#.VRefJqN8I4g