sábado, 31 de octubre de 2015

Necesidad global de animales grandes

Se ha hecho un estudio por científicos de varios países acerca del transporte de nutrientes que realizan los animales de gran tamaño, la megafauna. Una de las conclusiones a las que se ha llegado es que la cantidad de fósforo que transportan ahora es de sólo un 6% del que era antes de que la humanidad los esquilmara en tiempos recientes.
El descenso de fósforo disponible para los seres vivos es especialmente crítico para mantener la biomasa, porque se pierde en 50 años. Si no hay procesos que lo repongan en un ecosistema este se desertiza.
El caso del descenso de la población de ballenas es especialmente grave por su efecto en la disminución de biomasa de la Tierra, porque las ballenas tienen la capacidad de recoger nutrientes del fondo y viajar miles de quilómetros distribuyendolos mediante sus secreciones por la superficie. En alta mar esos nutrientes se pierden con rapidez si no hay animales grandes que los transporten. Quizá esa sea la principal causa de que los océanos estén desiertos actualmente.

La disminución de la vida en alta mar desde que se empezó la caza masiva de ballenas es un hecho que tiene, al menos, dos grandes consecuencias globales:

1) Se ha reducido en gran medida la población de fitoplancton en alta mar, el ecosistema más extenso de la Tierra. El fitoplancton absorbe CO2 de la atmósfera, así que su despoblación contribuye al calentamiento global.

2) Se han reducido dramáticamente los alimentos disponibles en el mar, precisamente cuando la población humana ha crecido peligrosamente. Ya somos más de siete mil millones de bocas que alimentar. Si sigue creciendo la población sin que cuidemos de que la Tierra sea fértil, acabaremos matándonos unos a otros por el alimento.

No hay mecanismos artificiales capaces de sustituir a escala global la labor fertilizadora de los animales de gran tamaño en libertad. La recuperación de su población es una necesidad urgente para recuperar el equilibrio en la biosfera y mantener la capacidad de la Tierra de sostener tanta vida como ahora, sobre todo la de tantos seres humanos.

Noticia del estudio:
http://m.agenciasinc.es/Noticias/El-declive-de-la-megafauna-interrumpe-el-ciclo-de-nutrientes

Primera entrada en  este blog sobre el tema:
http://fisivi.blogspot.com.es/2010/03/ballenas-fertilizadoras.html

miércoles, 28 de octubre de 2015

La chispa de la vida ya estaba en Plutón

La semana pasada se publicaron nuevas imágenes del proyecto  New Horizons. Entre ellas había la del siguiente enlace:
http://pluto.jhuapl.edu/soc/Pluto-Encounter/data/pluto/level2/lor/jpeg/029905/lor_0299059350_0x630_sci_1.jpg

En esta imagen, el centro de ¿Plutón?, un poco a la izquierda y abajo, se ve algo muy parecido a una botella de un refresco conocido por todo el mundo, vertiendo un chorro que se curva en su caida hacia la derecha.
En el interior de la botella se ve una hélice doble, que me recuerda el ADN. El chorro parece escalonado por manchas. También como la doble cadena de ADN,  en la que las bases nitrogenadas se unen formando escalones.

Si las imágenes de Plutón fueran auténticas, y dicho con ironía, es como si alguien hubiera pintado un jeroglífico en Plutón para indicarnos a los terrícolas del siglo XXI, con un eslógan conocido en todos los idiomas, de modo informal, que allî también llegó la chispa de la vida antes de que llegara la sonda americana.

viernes, 23 de octubre de 2015

Plutón no tiene nada raro


Desde que la sonda New Horizons sobrevoló Plutón el 14/07/2015 envía a la Tierra datos e imágenes del sobrevuelo. Algunas imágenes tienen tantos detalles que los que no somos científicos no podemos evitar imaginar explicaciones fantásticas a lo que vemos. Para tranquilizarme he leido muchas publicaciones sobre estas imágenes de científicos en internet, y alguna en papel. En ninguna de esas publicaciones  he visto comentarios alarmantes que induzcan a pensar que lo que se ve en esas imágenes tenga origen biológico o artificial. Así que, si confiamos en los científicos, podemos estar tranquilos porque no hay nada que haga pensar en que haya vida o inteligencia en Plutón. No queda más remedio que confiar, porque sólo los científicos son los que tienen los conocimientos y los medios para averiguar si hay vida fuera de la Tierra. Además ahora los científicos tienen más libertad de expresión que nunca y alguno nos avisaría si viera algo alarmante. ¿O no?

P.d.:
Ayer publicaron nuevas imágenes de New Horizons. El siguiente enlace es a la imagen de una zona de Plutón con multitud de formas que me resultarían inquietantes si no confiara en la ciencia publicada:
http://pluto.jhuapl.edu/soc/Pluto-Encounter/data/pluto/level2/lor/jpeg/029917/lor_0299177015_0x636_sci_3.jpg

Seguramente los científicos que tienen libertad de expresión nos darán una explicación tranquilizante para todas esas formas inquietantes. Si hace falta recurrirán a la todopoderosa convección del manto.
De momento disfruto tranquilamente de estas imágenes como si se trataran de maravillosas obras de arte.

P.d., 25/10/2015:
El siguiente enlace
http://pluto.jhuapl.edu/Multimedia/Science-Photos/image.php?gallery_id=2&image_id=332
contiene una imagen en 3 dimensiones hecha a partir de dos fotografías desde distinto ángulo. Se ven con cristales ( o papel celofán) de distinto color para cada ojo, azul para el derecho y rojo para el izquierdo (como en política).
La profundidad de los cráteres  es lo que más impresiona a primera vista, pero lo que me ha hecho alucinar más es que hay muchas formas alargadas y retorcidas que  a mi me dieron la impresión de que eran letras y números revueltos y amontonados, sobre todo cerca de la esquina inferior derecha. Seguramente los científicos le encontrarán alguna explicación, como la sublimación de los hielos al espacio vacío. Yo mientras tanto disfruto de la fantasía que me despiertan estas imágenes.

domingo, 18 de octubre de 2015

Evolución humana acelerada por la ciencia

Desde que la humanidad en su conjunto, no sólo algunos individuos, empezó a adquirir conocimientos metódicamente,  sólo han pasado unos pocos siglos, los que van desde el desarrollo de la imprenta y de los métodos científicos. Este  tiempo, comparado con el que ha necesitado la evolución de la especie humana es sólo un instante.
Los conocimientos adquiridos sistemáticamente han impulsado el desarrollo de forma acelerada, y ese impulso aumenta cada día con cada descubrimiento y con el uso de nuevos métodos de comunicación cada vez más potentes, de manera que la aceleración del desarrollo es cada día mayor. El aumento de conocimientos y la mecanización del trabajo nos está cambiando aceleradamente, mucho más rápido de lo que podemos cambiar la fisiología de nuestros cuerpos por evolución natural. El trabajo físico, si se fabricaran todas las máquinas complejas de que somos capaces, sería totalmente innecesario para toda la humanidad. El deporte, como esfuerzo necesario para mantener la salud, era impensable hace poco más de cien años, en cambio ahora nos vemos obligados a inventarnos ejercicios que no tienen ningún beneficio aparente si queremos mantener sano un cuerpo repleto de huesos y músculos, evolucionado para moverse por si mismo por necesidades como la de buscar el alimento o la de defenderse de los depredadores. Ahora el alimento, incluso para los que hacen trabajo muscular, llega a través de transportes mecanizados a los puntos de venta cercanos al consumidor o a los domicilios, el agua llega a nuestras casas, nuestros deshechos salen de ellas por un tubo, la comunicación de información mediante ondas llega a todas partes y las paredes de nuestras casas nos protegen de la mayoría de los peligros naturales. La independencia del esfuerzo muscular ha llegado al tal grado que hay quien ha hecho la experiencia de no salir de su casa por un largo periodo sólo por capricho y lo ha llevado bien.

El desarrollo de las ciencias biológicas ya permite realizar cambios genéticos controlados. Aunque esa posibilidad ahora sólo se usara para  curar enfermedades genéticas, veo probable que en un futuro  algunas personas que no se sientan a gusto con algunos de sus genes, o que quieran experiencias nuevas decidan cambiar parte de su genética o la de sus descendientes. Ahora esto puede parecernos monstruoso, pero si analizamos bien la reproducción sexual y la elección de pareja, aunque sea instintivamente, veremos que tienen el mismo propósito de un cambio genético grande en una sola generación.

Quizá no estemos lejos de poder elegir entre seguir teniendo el cuerpo de siempre, con las necesidades y enfermedades de siempre o arriesgarnos a tener un cuerpo menor, menos musculado, mejor protegido por la ciencia, más adaptado a la vida intelectual, a la interacción con las máquinas que lo mantengan y a la comunicación a distancia con sus semejantes. Pensando en la expansión de la humanidad fuera de la Tierra, un cuerpo así, pequeño e integrado en un entorno artificial, sería mucho más conveniente que el actual.

Sospecho que no seríamos los primeros en una revolución biológica similar. Quizá si no encontramos cerca vida similar a la nuestra no sea porque no haya vida inteligente cerca, sino porque evolucionó tan deprisa que ya no la reconocemos. En cierta manera nuestra relación con personas no humanas del exterior podría parecerse a la que tenemos con las hormigas. Quizá una hormiga no nos reconozca como seres más inteligentes, sino como un fenómeno natural que a veces es catastrófico. Por ejemplo, cuando un humano pisa un  hormiguero. Aparte de algún científico especializado, dudo de que haya humanos en su sano juicio que intenten comunicarse con las hormigas. Quizá sea necesario mostrar que somos inteligentes para que otros hipotéticos seres más inteligentes y poderosos nos reconozcan y nos respeten. Quizá ellos nos ayuden a proteger este pequeño hormiguero que sería para ellos la Tierra, tan machacado por los negocios estúpidos cómo el del petróleo y el de los armamentos.

P.D.:
Si pudiera elegir entre ser un humano que pisa la Tierra o un cerebro integrado en una nave espacial, casi eterno y con capacidad de conocer muchos mundos, preferiría seguir pisando mi Tierra, seguir viendo niños correr felices y morir a tiempo, sin sufrir, para dejar su lugar a las nuevas generaciones.

La navegación espacial puede estar bien para buscar donde reproducir la vida de la Tierra, para que no se extinga en caso de catástrofe global y para satisfacer nuestra curiosidad, pero el progreso científico no debería obligarnos a renunciar a nuestra forma de ser, sino que debe ayudarnos a conservarla, así como a corregir nuestros defectos y enfermedades.

miércoles, 14 de octubre de 2015

La repetición inesperada como indicio de vida

La inquietud de la humanidad por buscar vida fuera de la Tierra existe desde siempre a juzgar por los primeros escritos acerca de las constelaciones del cielo atribuidas a seres mitológicos. La búsqueda científica de la vida es mucho más joven y aún está dando palos de ciego. No sabemos bien lo que buscamos y tomamos como modelo nuestra propia forma de vida, la que tiene por medio el agua y está estructurada en torno al carbono. Sensatamente, no nos hemos decidido a dar una definición concluyente de la vida. Pero quizá haya algo común y distintivo de la vida, que sea independiente de la materia en que se base o el medio en que viva. Para mí que el indicio más accesible sería ver la repetición de formas o de huellas que sean complejas. Si una forma es lo bastante compleja como para que la consideremos irrepetible por procesos físicos inertes, entonces es de sospechar que su repetición se debe a la vida. Esta repetición puede deberse a un ser que se reproduce por sí mismo o a un objeto inanimado fabricado repetidamente por un ser inteligente o por sus máquinas. En cualquiera de los dos casos esa repetición sería un indicio apreciable de vida digno de estudio.
La repetición es un atributo indiscutible de lo que consideramos vida hasta ahora, porque todas las formas de vida que conocemos se reproducen. La reproducción es la mejor manera de que una forma de vida subsista, porque es independiente de la subsistencia de los individuos de esa misma forma. Sólo falla si se aniquilan todos los individuos de una especie, lo cual es mucho menos probable que la muerte de uno sólo, por muy resistente que este sea.
Una vez establecido que lo que buscamos es la repetición, es mucho más fácil encontrarlo, con independencia de las condiciones del medio en que busquemos. Nuestro cerebro parece especialmente predispuesto a fijarse en las coincidencias, así que un examen visual de las imágenes tomadas por los telescopios, ya sean terrestres, en órbita o en sondas espaciales, puede ser muy útil para encontrar huellas de vida en el espacio exterior. Además puede ser muy útil desarrollar aplicaciones informáticas de reconocimiento de coincidencias programadas basándose en la experiencia humana.
Este reconocimiento de coincidencias puede servirnos para detectar cualquier forma de vida a cualquier escala. No tenemos porqué prejuzgar que un ser vivo tiene que ser de tamaño comparable al nuestro. No hay más que comparar el tamaño de una bacteria con el de una ballena para deshacernos de prejuicios basados en las dimensiones espaciales. Las formas de vida extraterrestre podrían ser tan grandes como montañas, como planetas o como sistemas solares, así que no sobra ninguna escala espacial en la tarea de buscarlas.
La temperatura tampoco es un criterio para descartar la vida, porque no sabemos si habrá formas de vida totalmente distintas a la nuestra que necesiten estar cerca del cero absoluto o a miles de grados. Por ejemplo, si fueran reales las últimas imágenes de alta resolución publicadas por la New Horizons, yo no dudaría de que la vida ha dejado muchas huellas de distinto tipo en Plutón, donde la temperatura sólo está a unos 50 grados por encima del cero absoluto. Cualquiera que se descargue las imágenes tomadas el día 14/07/2015, las amplíe y las mire con atención podrá ver innumerables objetos tan grandes como montañas, con formas complejas e irrepetibles de manera espontánea, que sin embargo se repiten con distintos tamaños. Esos objetos no se pueden reproducir por fenómenos geológicos o por caprichos de la cristalización de un mineral, sino que han tenido que seguir un patrón complejo, ya sea biológico o artificial.

P.D.:
Las imágenes de Caronte tomadas por el instrumento LORRI de New Horizons también tienen formas complejas repetidas. De ser auténticas las imágenes, según mi criterio, estas pueden ser indicios de vida.

La geóloga Emily Lakdawalla, en su blog de la Planetary Society muestra una composición de imágenes de Caronte desde las 48 horas anteriores al sobrevuelo.
    Se puede acceder en:
    http://planetary.s3.amazonaws.com/assets/images/9-small-bodies/2015/20151013_nh_flyby_catalog_charon.jpg

Las imagenes de más resolución, la tira de cinco imágenes de abajo, representan 424 metros por píxel. Hay muchos detalles inquietantes en estas cinco, por ejemplo dos tipos de estructuras complejas que se repiten en su forma aunque en tamaños distintos:

   a) Estructuras similares a "volcanes" en forma de tubo, algunos de los cuales no son verticales. Alrededor de estos volcanes no hay un cráter de impacto, sino que hay radios finos, como si hubiesen brotado del cráter siguiendo una trayectoria muy estrecha. En unas de estas estructuras todos los radios  son muy claros y en otras muy oscuros. Quizá los radios claros son emisiones recientes de hielo de agua, parecidas a las que se ven en el planeta enano Ceres en las laderas de un monte con forma cónica. Los radios oscuros quizá sean emisiones más antiguas que hubiesen perdido el brillo con el tiempo al contaminarse de polvo interplanetario o con el suelo y reaccionar con sus sustancias.

    b) Estructuras similares a placas poligonales. Tienen en común, al menos, lo siguiente:
        1) Cuatro lados bastante rectos, de la misma longitud, dispuestos como lados de un hexágono, formando ángulos iguales y dejando la figura abierta, con un borde difuso, como hundido en el suelo, donde faltan dos lados para completar el hexágono.
        2) Algo similar a un cráter oscuro en el centro.
        3) Están dentro de una zona oscura similar a un cráter.
    La que más me llama la atención de estas placas es la que está arriba en la segunda imagen por la izquierda, con lados muy claros y rodeada de una zona muy oscura e irregular.
La misma imagen se puede ver accediendo al siguiente enlace:
    http://pluto.jhuapl.edu/soc/Pluto-Encounter/data/pluto/level2/lor/jpeg/029917/lor_0299175604_0x630_sci_4.jpg

    Estas formas también las he visto en imágenes de Plutón tomadas por New Horizons.

Sigo dudando de la autenticidad de las imágenes de alta resolución de la New Horizons, aunque no dude de la honradez de quienes las publican. En los tiempos que corren, con la potencia de la tecnología actual, en la que cualquiera soporta software malintencionado, creo que es posible que a cualquiera le pueden colar imágenes manipuladas o que alguien interfiera en las comunicaciones con una sonda espacial.

domingo, 11 de octubre de 2015

Democracia global frente a negocio tiránico global

Ayer se manifestaron en Berlín cientos de miles de personas, y millones en toda Europa, en contra de un tratado secreto de los grandes negocios con los estados europeos y Norteamerica, tratado conocido como TTIP y que yo llamaría TRAMPA, que se pronuncia mejor y expresa lo mismo. Como muestra de que la TRAMPA va contra la gente común y de que no nos respetan, a nuestros representantes en el parlamento europeo, al asistir a las negociaciones, no se les permite ni siquiera llevar papel para tomar notas.
Las multinacionales, que ya gobiernan de hecho el mundo sin contar con sus habitantes, quieren dar cobertura legal a su tiranía global con el tratado TRAMPA.

Los tiranos del mundo ya están unidos contra nosotros, los ciudadanos comunes de toda la Tierra, y usan los estados como títeres. No tenemos más remedio que unirnos para defender nuestros derechos.

Pienso que la solución proporcional al ataque global de los ricos será deshacer los estados actuales, que están al servicio de los enemigos públicos, y crear un estado global y democrático, tan fuerte que los tiranos no puedan imponerse por muy grandes que sean sus negocios. Ese estado global protegería la autonomía de los pueblos y los derechos individuales. Cada uno podríamos así cuidar nuestra parte de la Tierra, el país donde vivimos.

Noticia de la manifestación de Berlín:
http://m.publico.es/internacional/1935456/masiva-protesta-en-berlin-contra-el-ttip-y-su-expolio-a-los-trabajadores

miércoles, 7 de octubre de 2015

Peligrosos momentos de consciencia, si estuviéramos sólos.

Vivimos tiempos peligrosos para la salud mental. Hay tanta información que, si la procesamos sin prejuicios, nos damos cuenta de la maldad de los poderosos. Cuando tenemos eso bien claro y nos inquieta a solas nos ponemos en peligro porque los poderosos están dispuestos a acallar cualquier brote de conciencia. El grado de control al que estamos sometidos, sobre todo mediante las tecnologías de la información y la comunicación, es tan grande que cualquier individuo que toma conciencia de la maldad de los poderosos actuales es marcado como loco ante la sociedad. Se crean pruebas falsas de su locura que se extienden por la realidad virtual de los medios de comunicación hasta que el individuo es marginado de por vida. Esta situación que yo ahora acabo de poner en palabras la intuyen todas las personas sanas. Todos tenemos momentos de consciencia de la maldad del poder de vez en cuando, pero enseguida reaccionamos al peligro de la marginación, nos autocensuramos y volvemos al estado de letargo para protegernos. El problema es que esta actitud hace que cada vez tengan más poder unos pocos sicópatas que no sienten el dolor ajeno y a los que no les importa en absoluto el bien común ni el medio ambiente.
A lo largo de la historia la maldad de los poderosos ha tenido efectos limitados sobre la biosfera porque se reducían a guerras locales y a pequeñas explotaciones agrarias y mineras. El siglo pasado, con dos guerras mundiales, nos dio dos avisos de lo que nos puede ocurrir si se deja el poder en manos de sicópatas. Ahora, el calentamiento global ya no es un aviso, estamos entrando en una avalancha de catástrofes naturales provocada por dejar que nos gobiernen los locos por los negocios. Ya no nos protegerá mirar para otro lado.

Nos queda poco margen, pero quiero creer que aún estamos a tiempo de revertir la avalancha climática global. La primera acción, la más urgente, es unirnos para echar del poder a los sicópatas de los negocios y darle una oportunidad a los pocos valientes que se atreven a exponer su conocimiento de las locuras de los poderosos actuales. Hay que dar paso a los que intentan despertar a la mayoría, a los que están dispuestos a dar ocasión a esa mayoría, que es gente sana, a que se organice y resuelva las consecuencias del gobierno de los locos.

martes, 6 de octubre de 2015

Babosas gigantes de hielo sobre nitrógeno sólido.

A pesar de que no me creo que las fotos de Plutón sean auténticas, no renuncio a la idea de que pueda haber en ese planeta vida que use como medio el nitrógeno líquido.
Para que haya nitrógeno líquido la presión debe ser al menos la de su punto triple, que es de unas 0,12 veces la de nuestra atmósfera a nivel del mar. La superficie de Plutón tiene mucha menos presión que esa, pero puede haber formas de alcanzar esa pequeña presión con facilidad. Por ejemplo con una cubierta de hielo de agua combinada con un cierre hermético con polímeros orgánicos formados a partir del metano de la atmósfera.
El hielo, con la poca gravedad de la superficie de Plutón, podría formar una gran roca porosa, como una isla, que flotase sobre el nitrógeno sólido o sobre placas compactas de hielo de agua. A partir de un espesor de unas decenas de metros la isla haría la presión suficiente para fundir el nitrógeno.  Esta isla podría calentarse al sol hasta fundir nitrógeno y absorverlo en sus poros. En esos poros podría haber vida microbiana.
Bajo la presión de una isla flotante porosa, empapada en nitrógeno líquido, podría haber un lago de nitrógeno en el que tendrían ocasión de desarrollarse organismos grandes. Además el lago subterráneo permitiría que la roca de hielo se deslizase como un sólo animal, buscando nutrientes. En las imágenes de la New Horizons se ven objetos grandes como montañas, con una base que se parece al pie de las babosas y los caracoles. Esos objetos parecen haber dejado un rastro a su lado, como si se hubieran deslizado. Quizá bajo la presión de esos objetos el nitrógeno sólido sobre el que flotan se funde y permite una vida exótica, inesperada para los que vivimos en un medio acuoso.

viernes, 2 de octubre de 2015

Imágenes increibles de Caronte, el mayor satélite de Plutón.

Se acaban de publicar nuevas imágenes en color de Caronte. Una de ellas es la del siguiente enlace, con un mosaico de fotos de alta resolución a la izquierda. Enlace:
http://pluto.jhuapl.edu/Multimedia/Science-Photos/pics/Charon-Detail-(with-connecting-lines)-9-29-15.jpg

Las imágenes de Plutón y Caronte siguen siendo increibles para mi, literalmente. Si se amplía el mosaico de la imagen del enlace se ven detalles que sólo pueden producirlos seres vivos. Por ejemplo, hay formas planas parecidas a un hexágono, que también se ven en imágenes de Plutón, de distintos tamaños pero muy semejantes entre sí, como si se reprodujeran y crecieran, o como si las fabricaran siguiendo un diseño. Algunas tienen decenas de quilómetros, con algo parecido a un cráter arriba y con una estela a un lado, como si fueran animales que se hubieran desplazado por el barro del fondo marino dejando un rastro. En la Tierra hay gusanos tubícolas similares.

También se ven algo parecido a volcanes cuyo cráter es un tubo cilíndrico perfecto, como si alguien hubiera perforado Caronte con tubos artificiales. Alrededor de esos tubos hay radios blancos muy estrechos y largos. Me sugieren la idea de que hubiera salido agua por esos cráteres y que se  hubiera congelado tan rápido como para formar hilos rectos de hielo, y que esos hilos hubieran caido alrededor del cráter, formando los radios.
Con ironía: Si hubiera un mar interior de agua en Caronte y su calor pudiera haber provocado la fractura catastrófica que se ve en su ecuador, si yo tuviera que vivir en Caronte o cerca de él y tuviera el poder de manipularlo, hubiera puesto tubos de escape similares a los tubos de esos "volcanes", para liberar la presión interior y así evitar un nuevo reventón catastrófico como el que sugiere el gigantesco barranco del ecuador.

Por si fuera poco, hay verdaderos dibujos intrincados e incomprensibles en algunas zonas llanas. Mientras más miro las imágenes que publica el equipo de New Horizons más convencido estoy de que alguien nos toma el pelo. Quizá incluso se lo toman a los que publican las imágenes creyendo que vienen de Plutón. Si no, habría que pensar que algún gracioso ha estado en Plutón y Caronte pintando monigotes y revolviéndolo todo antes de que llegase la sonda New Horizons.

Yo, mientras no tenga otras fuentes de información con las que contrastar esas imágenes de New Horizons, no me las puedo creer.


P.d.:
Leo la noticia sobre estas imágenes de Caronte en varios sitios de Internet. Me sorprende que habiendo detalles tan excepcionales, que inducen a pensar en unas formas de vida colosales o en una gran mentira, sólo hagan comentarios sobre aspectos geológicos como sus cráteres de impacto o su enorme fractura. Es como si al hallar la piedra de Rosetta los estudiosos sólo hablaran de su material y de que está rota.