lunes, 30 de noviembre de 2015

COP21. Cumbre de incendiarios para decidir si apagan el fuego.

No se puede esperar nada de la actual cumbre sobre el cambio climático, porque los que se reúnen en ella son precisamente los que han creado el problema, es decir los grandes negocios y los gobernantes vendidos a esos negocios. Si acaso, su celebración puede servir para llamar de nuevo la atención de la población sobre este problema global, el del calentamiento, del que ya venció el plazo para resolverlo, y sobre la necesidad de una democracia global para cuestiones globales.

No podemos seguir dejando el poder en estados creados por violentos sin la participación de sus ciudadanos (casi todos los estados se crearon así), ni en manos de tiranos y políticos corruptos (la mayoría de los políticos en el poder lo son). Es necesario un estado global en el que las decisiones globales se tomen por referéndum. Un estado que garantice el cuidado de sus ciudadanos y en el que la satisfacción de las necesidades básicas de la población no dependa de los negocios privados. Necesitamos un estado mundial federal, formado por naciones democráticas creadas democráticamente, que sustituya la mezcla amorfa de estados corruptos y esclavistas, que es lo que tenemos ahora. Ese montón amorfo de estados ha demostrado ser inutil en la resolución de problemas que afectan a todos. Más que inútil, el montón de estados actual es dañino.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Grafi. Capítulo 3. EVA en traje de grafeno.

Tercer capítulo de la serie de diálogos de ciencia ficción "Grafi".
El escenario es la geospora Gaia, una aldea espacial esférica y hueca. La aldea está habitada por doscientos humanos e innumerables microbios, hongos, plantas y animales pequeños.
Perico, uno de los astronautas que pilotan Gaia, va a ensayar un traje espacial de grafeno diseñado con ayuda de Grafi, que es una persona de grafeno que vive, igual que muchos otros, en el vacío del sistema solar. Les acompañan Champi, un hongo de Brasil y Hamal, el ingeniero de Gaia que ha diseñado el traje de grafeno.
Para que el diálogo de los humanos con Grafi y Champi sea más cómodo, estos actúan a distancia a través de unos robots con forma humana femenina que acompañan a Perico y Hamal.

Perico, Hamal, Grafi y Champi van a subir desde la llanura de Gaia hasta su eje por un sendero en espiral.

HAMAL: Quizá no conozcas el interior de Gaia, Grafi. Aunque por tu naturaleza podrías haberla visto cuando quisieras.

GRAFI: Conocemos las geosporas a partir de las comunicaciones por radio que  los humanos hacéis públicas, sin encriptar, pero no nos metemos donde no nos invitan. Siento curiosidad por este entorno que habéis creado en Gaia y por cómo os sentís viajando y viviendo dentro de ella, así que os agradecería que me comentaseis lo que vemos.

HAMAL: Donde estamos el terreno es una llanura a efectos prácticos para un humano, pero se curva suavemente hasta formar un cilíndro de tres mil ciento cuarenta y dos metros de circunferencia (un quilómetro por pi) y quinientos setenta y siete de ancho. El cilindro está rematado en sus bases por dos espacios cónicos. El espacio interior de Gaia se podría definir como un cuerpo de revolución con perfil de hexágono regular, de un quilómetro de diámetro, cuyo eje pasa por dos vértices opuestos del hexágono.

GRAFI: Me recuerda mucho a un vehículo extraterrestre de la novela de ciencia ficción que descargué por radio de vuestra red global. Se titula "Cita con Rama".

PERICO: El diseño se inspiró en otra ficción posterior. Quizá la novela de Clark influyó en su autor.

GRAFI: He  visto desde fuera que Gaia es esférica, a diferencia de Rama, que era un cilindro.

HAMAL: Así es, el conjunto está sostenido por una esfera que contiene este espacio de sección hexagonal.

GRAFI: El giro de Gaia es muy rápido, supongo que será para simular la gravedad terrestre. La fuerza que provoca este giro sobre las paredes debe de ser tremenda. ¿Cómo es que resisten?

HAMAL:  La esfera está formada por el cuerpo de un hongo con sus fibras llenas de agua. Es como un gel o una esponja muy resistente. La tenacidad de sus fibras es tan grande como la de la tela de araña. Esta resistencia es imprescindible, porque
Gaia gira a mucha velocidad, así que la fuerza centrípeta, sumada a la presión de su atmósfera, la podrían desgarrar si no fuera por la tenacidad extraordinaria de las fibras del hongo.

HAMAL: Ahora vamos a subir al eje de la esfera. Está situado a quinientos metros sobre la llanura. Tomaremos el sendero en espiral que da varias vueltas al cono norte, que coincide con la proa. A medida que subamos el peso será menor, hasta llegar al centro del eje, donde hay microgravedad. Allí el peso es casi nulo cuando Gaia no acelera. Incluso cuando acelera el peso es casi imperceptible.

GRAFI: Visto a escala humana, desde el llano, el eje de Gaia resulta imponente.

HAMAL: La verdad es que me sigue impresionando un poco.
El eje es un tubo de cincuenta metros de diámetro. En el extremo de popa, o sur, están los propulsores iónicos y el cordón umbilical que une Gaia al cometa "madre", de donde se obtuvo el material para construir Gaia. En el extremo de proa están el observatorio y el puerto adonde vamos. En sus tres muelles atracan las naves que comunican las aldeas espaciales de la caravana, a las que llamamos geosporas.  También tiene tres escotillas para actividades extravehiculares (EVA) como la que va a realizar Perico con el traje nuevo. Estarás impaciente ¿no, Perico?

PERICO: Más bien nervioso. A saber que invento has hecho, Hamal. Prefiero que lo pruebes tu primero. No estaré tranquilo hasta verte hacer piruetas en ingravidez con ese traje puesto.

CHAMPI: Sois como niños. ¿Porqué no cambiáis de tema y disfrutáis del paseo? El paisaje es precioso. Han crecido mucho estos árboles desde que vine la última vez. Entre esos pinos debe haber níscalos, Perico, tu seta favorita.

PERICO: Si que lo es. Sobre todo porque me trae buenos recuerdos de la Tierra, de mis paseos por el monte con mis amigos.

HAMAL: Veo que manejas bien tu androide, Grafi. Espero que no te aburra pasear tan despacio como un humano, ya que estás acostumbrado a viajar a velocidades espaciales.

GRAFI: No sólo no me aburro. Es apasionante ver la variedad de plantas y animales que viven en Gaia. Hay que ir despacio para apreciarlo. Estoy desbordado por las sensaciones que me produce ver, oir y oler todo lo que nos rodea. Tenemos que hacer más paseos como este.

HAMAL: Mira allí abajo, la trecera casa a la derecha es la mía. Cuando quieras puedes venir. Me gustaría presentarte a mi familia y enseñarte el huerto.

GRAFI: Si te parece bien, hoy mismo, cuando bajemos.

HAMAL: Vamos a pasar por primera vez al lado nocturno. Ya ves que el interior de Gaia está dividido en dos mitades por dos cortinas opuestas que cuelgan del eje. Una mitad, la diurna, está iluminada desde el eje. La otra mitad está a la sombra, aunque pasa tanta luz por el espacio de treinta metros que hay entre las cortinas y el suelo que no se simula bien la noche. Pero la penumbra es suficiente para crear un entorno más tranquilo y mantener los ritmos de vida de la Tierra. Las cortinas giran respecto al suelo cada veinticuatro horas. En geosporas más nuevas hay cuatro cortinas, que reparten el espacio en cuatro ambientes, con luz sólo en uno. Así al menos durante seis horas tienen algo muy parecido a la noche de la Tierra.

GRAFI: Caen gotas finas. Nunca había estado bajo una lluvia de agua. Lo más parecido que he experimentado es la lluvia de nitrógeno en Plutón.

HAMAL: Si, es nuestra pequeña lluvia de cada atardecer. La hemos alcanzado antes de tiempo al andar en espiral hacia el oeste y pasar bajo la cortina. Cada cortina condensa agua en el lado nocturno, que está mas frío. El agua resbala y precipita continuamente en una lluvia fina. Con eso se mantiene el aire fresco y limpio a la vez que se riegan los cultivos y jardines.

PERICO: Bueno, pues ya hemos llegado. Esa sala, Grafi, es una de las cámaras de despresurización. Nos pondremos los trajes espaciales y saldremos al vacío sin vehículo.
Casi todas las EVA las hacemos por el placer de contemplar el cielo directamente, aunque también hacemos algunas exploraciones rutinarias para supervisar personalmente el estado del exterior de la geospora.
Hamal, no es que no me fíe de ti, pero antes de salir al vacío con esto prefiero que me hagas una demostración.

HAMAL: ¿Este es nuestro heroico astronauta? Aunque ya lo hemos probado con el androide de Champi, está bien, me pongo el traje y me meto ahí. Mientras, Grafi, vuelve a explicarle porqué es seguro, que lo veo un poco confuso. Será el miedo...

GRAFI: A mi no me metáis en vuestras riñas cariñosas de humanos puñeteros. Pero creo que no te vendrá mal que repasemos las características  del traje ¿No, Perico?

PERICO:  Me parece perfecto.

GRAFI: El traje está formado por una espuma de grafeno que  aisla del vacío y conserva el calor. Es transparente sólo para la luz visible y protege de las radiaciones nocivas. Es muy flexible, de modo que podrás moverte casi sin sentirlo.

CHAMPI: Qué rápido te has puesto el traje, Hamal. Es tan transparente que parece que sólo te has puesto un casco, los guantes y la mochila. Si no fuera por esas aletas de buceo se diría que vas a montar en moto.

HAMAL (ya en la cámara despresurizada): ¡Me siento como pez en el agua! ¡Que divertido!

PERICO: Vale, me has convencido... Anda, deja ya de mariposear por la sala y de dar volteretas. Dame el traje nuevo y enséñame cómo se usa.

HAMAL: Sólo tienes que imaginarte que estás buceando. Los guantes y las aletas tienen microporos por los que expulsan muy poco gas, pero a mucha velocidad, cuando mueves las manos o los pies a partir de una aceleración mínima. Así se provoca un empuje por reacción, similar al que tendrías al nadar en el agua, pero sin que notes resistencia en sentido contrario. Puedes impulsarte o frenar tanto con las manos como con los pies.
Si mantienes los pies en ángulo recto con las piernas durante un segundo, los propulsores de las aletas mantienen su posición. El efecto es como si estuvieras sujeto por los pies. Esto te permite trabajar con las dos manos sin salir disparado dando vueltas. Sí mantienes los pies estirados más de un segundo, te impulsan continuamente en sentido vertical. Entonces volaras como Supermán, sin tener que moverte.

PERICO: Ya lo pillo. Estoy deseando salir ahí fuera. Poneros los trajes y me acompañais. Grafi, para ti esto puede ser superfluo, pero para nosotros es mucho más fácil hablar contigo si tienes apariencia humana. Como el androide que usas respira como nosotros, necesitará el traje espacial  ¿No te importa?

GRAFI: No hace falta que te disculpes. Me da lo mismo que forma quieres que tome si eso favorece la comunicación.

CHAMPI: En mi caso la experiencia de tomar forma  humana ha sido buena. He hecho muchos amigos desde que uso este androide.

PERICO: Perdonad que no os hable por un minuto. Cada vez que salgo afuera me impresiona. Además es la primera vez que salgo con un traje espacial que no tiene ruidos. Quiero contemplar las estrellas en silencio.

HAMAL: Bueno, Perico. Aquí afuera tu tienes todas las ventajas: ahora te puedes mover mejor que nosotros y conoces el exterior de Gaia mejor que nadie. Así que tú nos dirás por donde vamos.

PERICO: Podemos empezar por enséñarle a Grafi la cubierta exterior de Gaia. Tócala. Es blanda, porque está hecha de un tejido vivo que Champi conoce mejor que nadie.

CHAMPI: La conozco como si fuera una de mis setas, porque la esfera que contiene a Gaia es realmente una seta de un descendiente mio. Las capas externas están congeladas, pero mantienen algo de flexibilidad. Además de dar estructura a Gaia, estas capas son tan gruesas que el agua que contienen protege de la radiación la zona habitable, tanto como la atmósfera lo hace con la Tierra. Las capas más internas de este gran hongo, junto con el micelio de hongos de otras especies y los minerales, forman la estructura del suelo. Componen una red que vive a costa de los residuos orgánicos de animales y plantas, formando con ellos un ecosistema.

PERICO: A la izquierda está la esfera del observatorio. Hoy está repleto de gente y nosotros somos las estrellas del espectáculo. Poneros en fila y saludamos como actores en un teatro.
No oigo los aplausos, pero están todos muy graciosos dando palmaditas.
A la derecha hay un bus atracado en uno de los tres muelles. Están entrando pasajeros que van a la segunda geospora de la caravana, Isabela. Ese nombre, como el de las siguientes geosporas es el de las islas más grandes del archipiélago de las Galápagos. Unos pasajeros vuelven a su casa y otros van de visita turística o por trabajo. El tráfico es muy frecuente, cada día hay al menos tres viajes con distintas geosporas, así que siempre tenemos compañía. Permitirme que salude a mi prima, la que agita la mano por la segunda ventanilla. Ya os la presentaré cuando vuelva la próxima semana.

HAMAL: Si os parece hacemos un paseo rápido hasta popa y volvemos. No estoy acostumbrado a manejar el traje espacial, y es agotador. Espero que la próxima vez todos tengamos trajes de grafeno.

PERICO: De acuerdo, el paseo será breve. ¡Flojucho...!

HAMAL (a Pedro): Cuando estemos dentro te echo una carrera, a ver quien es el flojucho.

PERICO: La carrera que sea cuesta abajo, que no estoy entrenado.

PERICO (a todos): Estamos pasando junto al cordón umbilical que une a Gaia con el cometa del que se alimentó hasta su desarrollo. El cometa está oculto dentro de la esfera que vemos, a la que llamamos placenta. Esta tiene sus propios propulsores iónicos, así que puede navegar con indepencia. En caso de catástrofe inminente en Gaia, sus habitantes podríamos trasladarnos a vivir indefinidamente dentro de la placenta y separarla de Gaia. No tendríamos mucho espacio, ni las ventajas de la seudogravedad, pero podríamos esperar seguros hasta que nos transportasen a otra geospora.

GRAFI: ¿La placenta no está habitada?

HAMAL: No, sólo entramos de vez en cuando para algún trabajo de geología o de minería con el cometa.

GRAFI: Tengo entendido que la caravana se dirige a Alfa Centauro. A la velocidad que podéis alcanzar con vuestra tecnología el viaje duraría miles de años. Es admirable vuestro optimismo y valor para embarcaros en esta odisea. Hay muchos problemas en los que apenas tenéis experiencia, por ejemplo, vuestros reactores de fusión necesitan mucho mantenimiento. Además, la convivencia entre pocos humanos en un entorno cerrado durante años  casi siempre ha acabado mal, a juzgar por lo que conocemos de vuestra historia. También tendríais que contar con que las siguientes generaciones quieran continuar el viaje.

CHAMPI: Desde que la humanidad se unió a GEA el comportamiento de los humanos es mucho más pacífico. Eso, unido a que hay mucha comunicación de las geosporas, entre sí y con la Tierra, nos da esperanzas de que la convivencia en el viaje sea pacífica y llevadera. El debate sobre las siguientes generaciones aún está muy vivo. Yo soy de la opinión de que la mayoría elegirá continuar porque su modo de vida será muy distinto del de la Tierra ya desde que nacen, así que no sentirán tanta atracción por la Tierra como sus padres. Al menos no les moverá la nostalgia.

HAMAL: De todas formas, como el propósito de viajar a Alfa Centauri era buscar más vida inteligente y ya la hemos encontrado en nuestro sistema, nos estamos planteando quedarnos en él. El otro gran propósito de la caravana, el de reproducir la vida terrestre fuera de la Tierra, en un lugar seguro lejos del Sol, también puede hacerse sin salir  por completo del sistema solar. Por cierto Grafi, quizá vosotros nos podríais ayudar a terraformar algún lugar desierto en nuestro sistema.

GRAFI: Podéis contar con nuestra ayuda. Hay espacio de sobra y muchos objetos deshabitados. Sobre uno de ellos podríamos acumular Pequeñas masas dispersas hasta formar un planeta similar a la Tierra en poco tiempo. Para empezar, la comunidad del Sol ya aprobó un referendum para dejaros libre la órbita de esta caravana durante vuestro paso y el derecho a recolectar materia inerte en ella.
Pero sólo colaboraremos en vuestros proyectos si lo pedís democráticamente entre todos los habitantes inteligentes de la Tierra. No queremos ser intrusos ni motivo de disputas entre vosotros.

CHAMPI: Si os parece, yo me encargo de difundir la propuesta. Si hay suficientes apoyos en pocos días se haría un referéndum.

HAMAL: Sería ideal que la Tierra tuviera un planeta hijo que fuera capaz de independizarse del Sol. Se me ocurre que podría tener un satélite que le ilumine mediante muchos reactores de fusión pequeños hechos de grafeno y repartidos por su cara visible.

PERICO (a Hamal): Ya estas con tus fantasías. Este paseo me ha dado hambre. ¿Que os parece si volvemos adentro y continuamos la charla sentados ante una mesa repleta de buena comida?.

HAMAL: Yo también tengo apetito.  Además nos esperan en mi casa. Me han dicho que la comida ya está preparada. No hay que dejar que se enfríe.

__________

Entradas relacionadas:

Grafi. Capítulo 2. Corazón de fusión.

Grafi. Capítulo 1. El grafitero que construye mundos.

Champi, capítulo 17. Ángeles materiales sin dios.

Champi, capítulo 16. Plutón, el planeta que amaba las ballenas.

Champi, capítulo 15. No hay dios

Champi, capítulo 14. Respuesta extraterrestre

Champi, capítulo 13. Caravana de terrícolas

Proyecto Geospora

https://es.wikipedia.org/wiki/Cita_con_Rama

domingo, 22 de noviembre de 2015

Tiene que llover a cántaros

El cambio climático con causa humana es un hecho. Hasta los sinvergüenzas que lo negaban ya lo admiten.
El consumo excesivo de petróleo, que es la causa del cambio climático, ha producido por un tiempo la sensación de saciedad a gran parte de la humanidad. Esto, en combinación con la industria del entretenimiento, ha calmado a la mayoría de la población y les ha hecho soportar que los codiciosos acaparen poder y dinero mientras que el resto sobrevivimos sólo para seguir enriqueciendoles.
Pero esta situación llega a su fin. Los hechos mandan y no podemos seguir consumiendo petróleo. No es que no haya más combustible bajo tierra. Si, como es de esperar, nuestro planeta tiene la misma proporción de carbono que la de los meteoritos, tenemos carbono fácil de extraer en cantidad suficiente como para hacer irrespirable muchas atmósferas como la nuestra si lo quemamos. El problema es que la subida de la temperatura global ya es causa de catástrofes insoportables, en forma de huracanes e inundaciones, y que son previsibles otras mucho mayores como el vulcanismo extremo debido a la dilatación de la corteza y el desplazamiento de masas por los deshielos.
El descenso brusco del consumo de petróleo es inevitable. Es previsible que esto lleve consigo una crisis económica mucho mayor que cualquier otra crisis desde que se inventó la máquina de vapor. Quizá podría paliar un poco la situación el uso masivo de generadores eléctricos de energía renovable y de automóviles eléctricos, pero el problema principal es un exceso de consumo. La mayor parte del consumo  mundial está orientado a la acumulación de capital por parte de las élites que dominan el mercado, no  tiene por fin cubrir las necesidades humanas. No tendremos solución a largo plazo sin un descenso del trabajo y consumo inútiles.
Los capitalistas ponen como excusa para su modelo de producción y consumo el que ese modelo da empleo. Además han conseguido acaparar casi todo el poder político. Por sí fuera poco, nos aterrorizan financiando el terrorismo, con el cual se dan la excusa de aumentar la represión. Si queremos un mundo en paz, sin calentamiento global y sin que tengamos que trabajar como esclavos para sobrevivir, no nos queda más remedio que apartar el principal obstáculo: el poder de los capitalistas. Hay que limpiar el poder político de esos locos por acaparar. Y hay que hacerlo ya. La física del planeta no sabe de negocios ni de préstamos, está reaccionando inmediatamente. Sí queremos parar el calentamiento global tenemos que cambiar nuestro consumo energético brúscamente, lo cual llevará consigo un descenso brusco en el trabajo remunerado. Para que ese descenso brusco no provoque una catástrofe social es imprescindible un reparto equitativo del poco trabajo que quede. Además habrá que asegurar unos ingresos mínimos a cada ciudadano, suficientes para vivir con dignidad. Este reparto justo del trabajo y del dinero no lo podemos esperar de los capitalistas, sino de gobernantes demócratas controlados día a día por los ciudadanos.
Hay que limpiar la atmósfera política de políticos comprados. Hay que hacerlo con una lluvia fresca de políticos nuevos. La gente común, los que no estamos cegados por la codicia, actuando cada uno como una gota de lluvia, PODEMOS limpiar esa atmósfera y la atmósfera física. Como diría una vieja canción,

Tiene que llover, tiene que llover.
TIENE QUE LLOVER A CÁNTAROS.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Grafi. Capítulo 2. Corazón de fusión.

En este segundo capítulo de la  ficción "Grafi" los personajes del primer capítulo continúan su diálogo. Perico, en representación de la humanidad, y Champi, en representación de GEA, la asociación de especies que gestionan la Tierra, dialogan con Grafi, que representa a la comunidad de la vida del sistema solar.

PERICO: Nos decías, Grafi, que habéis agrandado Plutón recolectando la materia que podría chocar contra él, depositándola suavemente después de procesarla (digerirla). Llegar hasta cada asteroide peligroso y hacerle cambiar de trayectoria requiere una energía enorme. ¿Cómo la obtenéis?

GRAFI: Para nuestra vida corriente necesitamos muy poca potencia, así que usamos todo tipo de radiaciones que viene de  todas las direcciones, incluso la radiación solar. Como nuestro cuerpo es muy extenso y ligero actúa de forma parecida a vuestros paneles solares. Pero para tareas que requieren mucha potencia recurrimos a pequeños reactores de fusión  nuclear de hidrógeno que proporcionan unos pocos kilovatios cada uno.

CHAMPI: Parece contradictorio que uséis reactores nucleares mientras que reprochais a la Tierra que use generadores eléctricos de isótopos radiactivos en las sondas espaciales.

GRAFI: Nuestros generadores no producen residuos radiactivos. El poco material radiactivo que se produce en la fusión se desintegra casi por completo inmediatamente y el resto, que es casi indetectable, queda aislado permanentemente en el reactor, que es indestructible en un ambiente con niveles de energía compatibles con la vida.

PERICO: La humanidad lleva más de un siglo intentando desarrollar un reactor de fusión que sea práctico y duradero. A lo único que hemos llegado es a un reactor experimental que se autodestruye en poco tiempo. Sí no es un secreto, ni veis peligro en que lo conozcamos, nos haríais un gran favor diciéndonos cómo son vuestros reactores.

GRAFI: No hay ningún inconveniente. Nuestros reactores no pueden alcanzar grandes potencias ni generan residuos peligrosos así que no hay peligro en que los conozcáis. Su construcción es muy simple. Se trata de una esfera de varias capas de grafeno hueca, de no más de diez centímetros de diámetro. Si fuera mayor sería imposible su funcionamiento, porque este depende de una precisión a nivel atómico. El interior contiene neón y deuterio (hidrógeno con un neutrón) a muy poca presión, prácticamente está vacío. Funciona a pulsos, con un ritmo similar al de un corazón humano. Cada ciclo empieza con una leve contracción simultánea de la esfera de grafeno, producida por un impulso eléctrico sincronizado en toda la esfera mediamte entrelazamiento cuántico. Esta contracción impulsa el gas adsorbido por el grafeno hacia el centro. El deuterio, por pesar menos que el neón, adquiere más velocidad y llega al centro antes, donde se concentra creando una presión y temperatura muy altas, pero que no son suficientes para la fusión. El neón llega después formando una corteza muy densa sobre la que rebota el deuterio al expandirse. En el rebote el deuterio se acelera más, cuando vuelve al centro se funde produciendo helio y energía disponible en forma de radiación. La esfera de grafeno es transparente a las radiaciones visible e infrarroja, las menos peligrosas. Una esfera fotovoltaica situada alrededor del reactor capta esas radiaciones y produce energía eléctrica que se almacena en un ultracondensador de grafeno, para su uso  en forma de corriente continua. Este condensador es una esfera que envuelve al reactor.
Tiene que pasar al menos un segundo, hasta que el reactor se enfría y se amortiguan sus vibraciones, para poder producir el siguiente pulso.

PERICO: Explicado así, parece tan simple que cualquiera podría construir un reactor. ¿No sería peligroso que cualquier alucinado pudiera disponer de uno?

GRAFI: No es tan fácil que funcione en la Tierra, si acaso uno de unos pocos vatios, porque la gravedad deforma la esfera del reactor, de manera que la implosión del gas no se hace en un punto lo bastante pequeño como para que la presión y la temperatura sean suficientes para la reacción. Por eso estos reactores, a partir de unos cien vatios, sólo pueden funcionar en ingravidez y con un tamaño limitado, que no puede producir más de diez kilovatios. Esa límitación los hace más seguros porque no pueden liberar potencias catastróficas. Además la facilidad con que se puede construir permite la independencia de las personas y contribuye a evitar la acumulación de poder.

CHAMPI: Parecen todo ventajas. Sobre todo me gusta porque permite la distribución de poder. La Tierra ha sufrido mucho desde la acumulación de poder por los capitalistas hasta que la humanidad se rebeló contra el capitalismo y se integró en GEA.

PERICO: Pero cualquiera podría acumular muchos reactores pequeños y crear con ellos un problema grande.

GRAFI: Pero no podría hacerlos funcionar en un mismo lugar, porque al funcionar a pulsos, las ondas de cada uno desestabilizarían a los que tuviera cerca. A no ser que estén en reposo absoluto o con las vibraciones perfectamente simétricas que ellos mismos producen, no pueden concentrar el gas en un punto tan pequeño como para alcanzar la temperatura de fusión.

CHAMPI: Perico, estoy impaciente por fabricar generadores de grafeno.

PERICO: Champi, Los hongos ya tenéis experiencia en hacer moldes esféricos para grafeno en la ingravidez. En el laboratorio en ingravidez del eje de mi aldea espacial vamos a hacer una prueba en seguida. Os dejo, que estoy impaciente por empezar.

GRAFI: Suerte con tu experimento. Sí necesitas ayuda, llama.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Guerra de dioses imaginarios contra humanos reales

Los creyentes en dioses tienen en común que piensan que la vida humana es menos importante que el dios inventado en el que creen. Por eso cualquier religión es una amenaza contra la vida humana. Los creyentes se unen en sociedades que dan poder a su locura. Estas sociedades aterrorizan a toda la humanidad porque van contra todos los que no acepten sus creencias. Para mi son lo mismo el estado islámico, el estado vaticano, el estado judío o una secta suicida. Todas las sociedades basadas en la religión están en guerra unas contra otras y contra los que no creemos en ninguna religión. Todas esas sociedades de alucinados creyentes en vidas sobrenaturales son enemigas de la vida humana. Pero combatirlas con bombardeos, con la excusa de defender otra entelequia imaginaria como es la patria, no sólo no es la solución, sino que agrava la guerra de las entelequias contra las personas. Contra los locos peligrosos no se combate con ejércitos, sino con  policía y psiquiatras. Y si es una locura colectiva, la de todas las religiones, que propaga por proselitismo que las creencias están por encima de la vida humana, habrá que controlar a sus predicadores, sean de la religión que sean. Pero ese control no puede hacerse con bombardeos en los que mueren inocentes.

Ante los atentados de París el 13/11/2015 las autoridades políticas europeas han declarado una guerra contra el Estado Islámico y han respondido a la violencia de unos individuos (algunos de ellos europeos) con bombas sobre una ciudad Siria. Creo que hay que detener a los locos asesinos, pero no con guerras. Las guerras nunca van contra los dirigentes locos que las provocan, sino contra la población sana, ya sea civil o disfrazada a la fuerza con uniformes.

¡NO A LA GUERRA!

lunes, 16 de noviembre de 2015

Grafi. Capítulo 1. El grafitero que construye mundos.

Este documento es un extracto de la conversación que tuvieron tres personas del sistema solar de aspectos extremadamente distintos. Sus apodos son Perico, Champi y Grafi. Perico es un humano que hace tareas de piloto de una aldea espacial llamada Gaia, la primera de una caravana de esferas huecas que va de camino al sistema estelar más próximo, Alfa Centauri,  con el propósito de reproducir la vida terrestre. La caravana contacta con inteligencias extraterrestres al comienzo del viaje,  antes de salir del cinturón de asteroides.
Champi es uno de los hongos de la Selva Amazónica, nombrado portavoz de GEA ante la humanidad durante el proceso de adhesión de la humanidad a GEA, la asociación de especies que gestionan la Tierra.
Grafi es el representante de las personas con cuerpo de grafeno que viven flotando en el espacio del sistema solar.
La conversación tuvo lugar al poco tiempo de que la vida terrestre descubriera que compartía el sistema solar con otras formas de vida que habitaban los demás planetas, sus satélites, e incluso el espacio entre ellos. El propósito de la entrevista es hacer una presentación informal y amigable de esas formas de vida ante la humanidad.

GRAFI: No me parece mal el apodo que me habeis puesto, Pedro, encaja  con mi composición química, en la que predomina el grafeno. De alguna forma nos teneis que llamar los humanos, ya que nuestro nombre real es impronunciable para vosotros.

PERICO: En realidad te llamamos Grafi por los grafitis que veíamos en los planetas menores antes de que te conociéramos. De alguna manera teníamos que nombrar al autor de esos escritos incomprensibles que nos traían locos. Un aficionado a la astronomía te llamó Grafi y el uso del mote se generalizó.

CHAMPI: Algo parecido ocurrió conmigo. En un diario en internet me llamaron Champi por el parecido de mis setas con el champiñón. No es que me guste mucho el apodo, pero tampoco me molesta. A cambio espero que no te ofendas porque te llamemos Perico en vez de Pedro.

PERICO: Ni mucho menos. Ya sabes que me llaman así mis amigos. Pero esta charla es para que te conozcamos a ti y a los tus semejantes, Grafi. ¿Nos podrías decir cómo sois, de una forma que lo entiendan incluso los humanos sin formación científica?

GRAFI: Lo intentaré, pero espero que me ayudeis con vuestras preguntas y opiniones, incluso interrumpiéndome cuando lo veáis necesario. No estoy acostumbrado a pronunciar discursos o a hacer monólogos.

CHAMPI: Cuenta con ello. Por mi parte no faltarán preguntas mías y las que me han pedido que te traslade.

PERICO: Lo mismo digo. Los humanos estamos ansiosos de saber de vosotros, y por mi parte no faltarán interrupciones. Es un defecto que no puedo evitar.

GRAFI: Para empezar, veo más conveniente explicar lo que no somos. No somos seres superiores a vosotros que un dios haya enviado para salvaros. No somos ángeles ni autoridades, no tenemos creencias religiosas, y me gustaría que nuestro trato muto fuera de amistad entre iguales.

PEDRO: Dalo por hecho, los humanos siempre nos hemos sentido superiores. Lo que sí nos cuesta es reconocer que otro sea más inteligente.

CHAMPI: Los hongos hace mucho que hemos reconocido la inteligencia de otras especies y no nos resulta tan nueva esta situación de convivencia entre iguales. Lo que si tenemos es mucha curiosidad. Nos metemos en todo, incluso físicamente. Para empezar: ¿De que estáis hechos?

GRAFI: Mi cuerpo, como el de mis semejantes está compuesto principalmente de carbono en forma de grafeno, que es una lámina de un sólo átomo de espesor. Nuestro grafeno toma formas y dimensiones muy variadas. Algunos son tan pequeños como una bacteria y otros como yo, finos y alargados, somos tan extensos como la distancia de la Tierra a la Luna.

PERICO: Los grafitis que vimos en Plutón se consideran la primera prueba científica que tuvo la humanidad de la existencia de vida inteligente extraterrestre. ¿Fuiste tu quien hizo los grafiti de Plutón?

GRAFI: No fui sólo yo, naturalmente. Somos incontables los seres de grafeno que poblamos el sistema solar. Todos nosotros dejamos huellas y expresiones en él. Los grafitis con letras humanas son una pequeña parte en la capa sólida más externa de Plutón, la más reciente en la construcción de ese pequeño mundo.

CHAMPI: ¿Nos estás dando a entender que Plutón está construido, que es artificial?

GRAFI: En su mayor parte si. Es largo de contar, pero en resumen se podría decir que casi toda la masa de Plutón la hemos transportado nosotros y la hemos depositado allí.

PERICO: Es fantástico. Se me ocurren tantas preguntas que no consigo ordenarlas. ¿Porqué habéis construido un planeta? ¿Cómo lo habéis hecho? ¿Cuando empezasteis? ¿De donde venís? ¿Que propósitos tenéis? ¿Sois un peligro para la humanidad? ¿Porqué no os habéis presentado antes? Con tanto poder como tenéis ¿porqué no nos habéis ayudado en nuestras desgracias?

GRAFI: Entiendo tus inquietudes y tu impaciencia. Pero quisiera que no nos hicierais responsables de vuestros problemas. No somos dioses ni somos vuestros padres. No hemos sido nosotros los que os hemos buscado, sino vosotros los que nos habéis encontrado inevitablemente durante vuestra exploración espacial. Nuestra actitud hacía vosotros es amistosa, pero no protectora, a menos que nos lo pidáis. Comprendemos, porque también lo sentimos, que no hay nadie más odioso que el que se entromete en nuestros asuntos sin que se le llame. Por cierto ¿Las intenciones de la humanidad para con los que vivimos fuera de la Tierra son buenas? Nadie lo diría al ver pasar la sonda New Horizons rozando Plutón cargada con material radiactivo. Estuvimos a punto de comérnosla, pero decidimos abrirle paso como muestra de buena voluntad.

CHAMPI: Haya paz. Si seguís echándoos cosas en cara acabareis creando un conflicto interplanetario. Oyendo los reproches de ambos es comprensible que vosotros, Grafi, no os  presentáseis antes si preveíais  un conflicto. Además la humanidad ha sido temible. Los humanos no han parado de hacer guerras e invasiones.

PERICO: La violencia no es exclusiva de la humanidad, sino un producto de la evolución en un el entorno limitado de la Tierra, donde todos los  seres vivos hemos competido por recursos escasos para poder sobrevivir. Sólo en los últimos tiempos, gracias al conocimiento que nos han dado los métodos científicos,  nos hemos librado de esa competición feroz por la supervivencia. Ahora sí que podríamos alcanzar el objetivo de cualquier persona pacífica: vivir y dejar vivir.

CHAMPI: Os queda mucho para alcanzar ese objetivo. La mayoría de la humanidad aún come carne, mata para vivir. Por cierto, Grafi ¿vosotros compartís ese objetivo?

GRAFI: Podéis estar seguros de que sí. Hace varios millones de años que evolucionamos desde una forma similar a la vuestra, que aún vive en nuestro sistema solar, sobre todo desde Saturno hacía el exterior. Desde entonces sólo nos alimentamos de sustancias inertes y de radiaciones de todo tipo, no sólo las del Sol. No tenéis por que temernos, porque no necesitamos de vuestros recursos, ni somos un obstáculo para vuestra expansión. Siempre que nos respetéis, podéis contar con nuestro respeto. Y si nos lo pedís, estamos dispuestos a ayudaros contra las desgracias de origen natural. Pero no esperéis que colaboremos con ningún bando en vuestras guerras. Las guerras son asunto vuestro y sólo vuestro.

PERICO: Vuestra actitud es muy tranquilizadora. Os pido que hablemos de asuntos menos conflictivos. Por curiosidad, si no es un secreto, ¿cómo habeis construido Plutón?

GRAFI: No es ningún secreto y me gusta que me hagas esa pregunta, porque me siento orgulloso de colaborar en el proyecto de Plutón. Elegimos uno de los objetos mayores del cinturón de Kuiper, que serviría de núcleo. Luego tomamos datos de todos los objetos susceptibles de chocar con él y los buscamos uno a uno para absorberlos con nuestros cuerpos, semejantes a tubos (o a vuestros gusanos). Digerimos esos asteroides, con su materia elaboramos propulsante para corregir su órbita, además de pequeños objetos y alimentos que depositamos con suavidad en Plutón.

PERICO: ¿Es por eso por lo que vimos tan pocos cráteres de impacto en Plutón?

GRAFI: Sobre todo por eso, pero ni siquiera los cráteres que veis son de impacto. Les podríais llamar bocas, porque pertenecen a seres vivos.

PERICO: ¡Abrumador, la boca de unos seres de Plutón se mide en decenas de quilómetros! ¡Me siento insignificante!

GRAFI: No veo que tengas motivo. Los habitantes de Plutón os admiran por haber evolucionado apenas sin ayuda en un ambiente tan hostil, cerca de la estrella. Además, sólo unos pocos son tan grandes. La mayoría son tan microscópicos cómo vuestras bacterias.

CHAMPI:  ¿Hay en Plutón seres similares a nosotros los hongos?

GRAFI: ¡Y no pocos!. El suelo de Plutón se podría considerar una enorme red de micelio. Las fibras de esos hongos se tejen entre sí para dar estructura y resistencia al suelo. Además forman una tela transparente e impermeable de hilos y láminas de grafeno que contiene la capa inferior de la atmósfera, evitando que escape al espacio exterior, lo cual sería inevitable por la escasa gravedad de ese mundo.

PEDRO: Las necesidades de un cuerpo humano me impiden continuar la charla. Espero que no sea la última. ¡Hay tantos temas apasionantes de los que hablar y tanta curiosidad por satisfacer!

GRAFI: Descuida, que tendremos muchas ocasiones para hablar, Perico.

CHAMPI: Por mi que no quede. No olvidéis llamarme para la próxima charla.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Trabajo útil contra economía de mercado

Viendo las noticias de  muertes de personas indefensas mientras piden refugio a los países "democráticos", entre ellos muchos niños, me pregunto que clase de democracias son esas. Si la voluntad democrática es dejar que se ahoguen o que se mueran de frío y hambre personas como nosotros es como si nos suicidásemos. También nos puede pasar a nosotros vernos desesperados y sin ayuda. De hecho está aumentando la pobreza en Europa en los países que se llaman democráticos. La causa de la pobreza y las guerras no es la falta de recursos naturales o técnicos. El problema es político y de inconsciencia. La política europea está dominada por una élite de codiciosos, y la mayoría de los ciudadanos europeos viven en un estado de semiinconsciencia, adormecidos por el consumo de objetos y entretenimientos inútiles. Este consumo nos hace perder el tiempo produciendo en exceso y distrayéndonos de nuestro objetivo natural como seres vivos: más convivencia.

Habitamos un mundo cada vez más pequeño donde todos estamos cada vez más conectados y donde los problemas y las soluciones circulan a la velocidad de la luz. Esta facilidad de comunicación, al servicio de objetivos humanos es inmensamente útil, pero quien domina la mayor parte de los medios de comunicación son las élites económicas. Estas élites disponen de científicos y técnicos que saben manipular el comportamiento de las masas. Con su ayuda hacen que nos comportemos a favor del único objetivo de las élites de codiciosos: acaparar.

Quizá el mensaje más machacón y efectivo para controlar a la población sea el siguiente:
Si no vendemos no comemos.
Esta idea, la de vender para obtener dinero para poder vivir, expresada de múltiples maneras, es la que domina la actividad de casi toda la humanidad actualmente, pero es falsa. Es un infundio que nos obliga a que todo intercambio de bienes y servicios vaya unido a un intercambio de dinero. El dinero, que podría ser sólo una buena herramienta para intercambio de bienes y servicios auténticos, es tremendamente fácil de acumular sin que se degrade, porque puede ser un simple número asociado por informática a un propietario. En esta situación el dinero se convierte en un fin y deja de importar si lo que se vende es útil o sólo es un engaño, cómo los videojuegos, la telebasura o los coches de lujo.

Es necesario recuperar el conocimiento y poner de nuevo atención a lo importante: la vida y la convivencia. Hay que trabajar menos para el Mercado, consumir menos tiempo y esfuerzo en lo que se compra con dinero y dedicarlo a las personas. Por ejemplo, la vida de los que huyen de la guerra y la miseria no se paga con dinero, hay que salvarla con trabajo y ayuda directos. Si no ayudamos a nuestros iguales cuando están en apuros, la miseria y las guerras crecerán hasta que nos lleguen también a nosotros.

Para solucionar las necesidades no podemos confiar en las grandes empresas privadas porque no están al servicio de las personas, sino de acaparar dinero y poder. Esto es tan evidente que hay que recordarlo, porque parece que da vergüenza decir lo evidente y se nos olvida por no insistir.
Los servicios más necesarios, como la producción y distribución de alimentos, la sanidad, la vivienda y la educación tienen que ser públicos. Además deben estar controlados democráticamente.

Cada vez las personas tenemos menos tiempo para cambiar de actitud, para recuperar el poder que nos hemos dejado robar por el Mercado, porque ahora los problemas viajan a la velocidad de la luz por toda la Tierra, como las transferencias bancarias, y pueden crecer a un ritmo infinito, como un número en un ordenador. Si cambiamos de actitud todos a la vez podemos salir del círculo vicioso en que nos han metido los codiciosos con su economía de mercado, que ha acumulado todo el poder en un puñado de locos.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Champi, capítulo 17. Ángeles materiales sin dios.


- Después de todo las religiones humanas casi aciertan en algo, - dijo Campi, el hongo gestor de la selva amazónica -  hay seres parecidos a los ángeles en varios aspectos. Viven en el cielo, flotando en el espacio vacío, son tan transparentes que son invisibles para la vista humana y su vida es tan larga, comparada con  la de los organismos terrestres, que se podría decir que son inmortales, como los ángeles fantasmales de las religiones.

- Pero son tan ateos como yo. - respondió Pedro, el piloto de la aldea espacial Gaia - ¡Qué alivio! ¿Te imaginas la pesadilla que hubiera sido si la primera civilización inteligente extraterrestre que conocemos nos quisiera imponer su religión, y que estuviera en una guerra santa con otras religiones de la galaxia? Hubiera sido desesperanzador tener que empezar de nuevo a convencer a paletos obcecados de que no existe ningún dios ni puta falta que nos hace. Y esta vez tendríamos paletos a una escala inmensa.

- Al final resultó que la tecnología humana no era necesaria para viajar por el espacio y para reproducir la vida de la Tierra, pero creerlo sirvió para que os admitiéramos a los humanos en GEA. La cooperación de la humanidad en la gestión de la Tierra ha sido todo un éxito. La vida y el conocimiento crecen como nunca en nuestro planeta.

- La tecnología humana, incluyendo la navegación espacial, también ha servido  para que nos empiecen a tomar en cuenta aquí afuera y nos ayuden a proteger nuestro pequeño planeta. Hasta ahora estábamos a merced de cualquier asteroide perdido o cualquier erupción solar catastrófica.

- Si Pedro. Eramos como un hormiguero a la vista de los humanos. ¿Qué humano se iba a ocupar de proteger un hormiguero en particular de las pisadas inconscientes? Desde que hemos llamado la atención y hemos demostrado que somos lo bastante inteligentes como para que hablen con nosotros me siento mucho más protegido.

- Pero la seguridad nunca es absoluta, Champi. Salvo la de que somos mortales. De momento los "ángeles" de grafeno y la vida terrestre tenemos una amenaza natural en común: la posibilidad de que se produzca una supernova en una estrella cercana. No conocemos a nadie que pueda controlar una supernova. De hecho se detectan rastros de supernovas recientes en todas las galáxias observables, así que las civilizaciones de nuestro entorno tenemos una labor apasionante con un plazo muy corto a escala astronómica, como mucho dos mil años, para investigar y desarrollar una protección frente a esa amenaza natural.

- Pedro, cualquier individuo con imaginación al que se le ocurra la solución es válido. Quien sabe si será un humano. La humanidad ha demostrado encontrar muchas soluciones imaginativas a los problemas científicos y de supervivencia. Si un humano diera con la solución para protegernos de una explosión estelar, la mejor inversión para una civilización extraterrestre sería el esfuerzo de proteger la humanidad y su planeta.

martes, 3 de noviembre de 2015

No estamos solos ni estamos locos. Somos rebeldes con causa y somos la mayoría.

Los pocos y cobardes que han acaparado el poder y el dinero, las élites, nos quieren hacer creer que no se puede hacer nada contra su dictadura. Usan los medios de comunicación de masas para infundir que los rebeldes son pocos y débiles, y que quien se rebele será rechazado por la mayoría y tratado como un pobre loco.
Si nos aislásemos y sólo escucháramos las mentiras que difunden los ricos a través de sus medios de comunicación, que son todos los que se pueden comprar con dinero, vencerían. Pero la gente no es tonta, sólo lo aparenta para protegerse. Existen muchos medios de comunicación que no cuestan dinero, tan antiguos como la vida misma, que nos permiten unirnos y luchar contra esa panda de codiciosos que desgobierna ahora el mundo con ayuda de los científicos y técnicos vendidos al poder. La gente sana, la que no se deja dominar por la enfermedad de la codicia, sabemos que no estamos solos porque usamos esos medios impagables. Somos la inmensa mayoría. Nos estamos organizando y sincronizando para tomar el poder. Actuaremos simultáneamente en toda la Tierra y seremos imparables. Mientras les quede tiempo a las élites, lo mejor que pueden hacer es cambiarse de bando. Evitarán un sufrimiento innecesario y se reintegrarán a la comunidad de la vida de la Tierra, de la que no debieron distanciarse por la enfermiza ilusión de querer dominar lo indomable. Si no se integran por su propia voluntad, serán ellos los que sufrirán el ser unos pobres locos aislados y sin remedio.