sábado, 16 de julio de 2016

Combustible a partir del viento solar

La propulsión química de naves espaciales sólo se ha practicado con éxito mediante materia enviada desde la Tierra mediante cohetes, con costes altísimos en lo económico. Además, si eso se hiciera a gran escala, sería insostenible para el medio ambiente. El enorme coste de los cohetes se debe sobre todo a que es necesario vencer la gravedad de la Tierra y a que aún no estamos en condiciones de producir la materia propulsante fuera de la Tierra.

La Luna sólo tiene un sexto de gravedad que la Tierra, por lo cual la energía necesaria para despegar de allí es decenas de veces inferior a la que hace falta para hacerlo desde aquí. Además  tiene mucho oxigeno en sus rocas, como la Tierra, y recibe mucha energía solar con la que extraer ese oxígeno. Teniendo oxígeno, para poder suministrar materia propulsante a un motor de combustión sólo faltaría el  combustible, por ejemplo hidrógeno. Se ha propuesto a menudo usar en la Luna, como fuente de hidrógeno, el agua helada que hay en la sombra permanente de algunos cráteres situados en los polos. Esta sería una buena solución a corto plazo, pero a costa de consumir un recurso precioso, el agua, que parece muy escaso en la Luna y que tiene usos más nobles que el lanzamiento de cohetes. Sobre todo hacer posible la vida.

Lo que propongo es una forma de capturar hidrógeno del viento solar y almacenarlo en forma de agua combinándolo con oxigeno.
Se trata de imitar, a pequeña escala, lo que hace el campo magnético terrestre con el hidrógeno del viento solar. El hidrógeno del viento solar está ionizado, tiene carga eléctrica. El campo magnetico desvía las cargas en movimiento. Cerca de los polos magnéticos terrestres este hidrógeno se ve obligado a realizar una trayectoria en espiral hasta chocar con la atmósfera terrestre y combinarse con sus gases, principalmente con el oxigeno, produciendo agua. Este fenómeno se hace visible en las auroras polares.

En la Luna, o mejor en una órbita lunar, se podría hacer algo parecido creando artificialmente un campo magnético que atrape hidrógeno ionizado del viento solar hasta ponerlo en contacto con oxígeno extraído de la Luna. Quizá ni siquiera hiciera falta extraer previamente el oxígeno, sino que bastaría con poner polvo lunar en los polos del campo magnético para que los iones y electrones del viento solar descompongan sus óxidos y así produzcan el oxígeno.
El campo magnético se produciría mediante paneles solares y un solenoide extensible, de gran diámetro, enviados desde la Tierra. La descomposición de los óxidos por el viento solar y la radiación solar podrían producir metales, utilizables en la construcción de otros recolectores de viento solar más grandes, evitando tener que enviar más materiales desde la Tierra.
Teniendo combustible y metales en la Luna, la exploración espacial tripulada y la colonización del sistema solar estaría a nuestro alcance. De paso contribuiríamos con algo de agua a hacer posible la vida en la Luna.

Aviso para navegantes:
No soy científico. Reivindico el derecho de todos a buscar soluciones y a expresar lo que  imaginemos sin necesidad de que otros más listos nos autoricen.
Lo digo para que nadie se tome mis escritos como información dogmática ("autorizada"). Si alguien lo que quiere es información segura, ya hay millones de páginas en internet para decirnos lo que ya está probado. En ese caso le recomiendo que ignore mis escritos y que siga buscando en otro sitio que no sea mi blog.

Enlaces relacionados:

https://fisivi.blogspot.com.es/2012/01/aurora-boreal-como-propulsante.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Aurora_polar

domingo, 10 de julio de 2016

Dictadura con elecciones trucadas o poder ciudadano extraparlamentario

Para mi, y para cualquiera que no crea en casualidades extremádamente improbables, ha habido fraude masivo en las elecciones al parlamento español del 26/06/16. El resultado sólo difiere significativamente de todas las encuestas, incluidas las hechas a pie de urna, en la abstención de un millón de votantes que, inexplicáblemente, no se reparten, sino que son de un sólo partido: Unidos Podemos.
El parlamento es un pozo séptico adornado de apariencias democráticas, donde los poderosos tiran a los políticos para anularlos. Las élites siempre han necesitado centralizar el poder y darle una estructura jerárquica, con niveles de mando que distribuyen las tareas de la tiranía en mandos impuestos por el tirano.
En lo que llaman democracias parlentarias el parlamento no es más que un escalafón en la pirámide de mando en cuya cúspide está el tirano, representado por un esclavo más: el presidente del gobierno, elegido por las elites aunque se haga la ceremonia parlamentaria de la investidura.

El poder ciudadano está en la periferia. El centro político, esto es, el gobierno y el parlamento, es masa inerte, puesta ahí para rellenar un hueco, de manera que parezca que hay democracia. De hecho vivimos mucho mejor estos meses sin que el gobierno tenga plenos poderes. Aunque, incluso en funciones el gobierno nos roba. P.ej.: Ha sisado más de 8000 millones de la caja de las pensiones.

En estas dos últimas elecciones han dejado entrar a 71 ciudadanos de partidos aún incorruptos. Por cierto, no me parece una casualidad que coincidiera el mismo número de diputados de UP y su equivalente PODEMOS+IU, sino una demostración de poder mediante el control del recuento de votos. Estos diputados han entrado al pozo con la sana intención de limpiar el sistema desde dentro y de democratizar la política española. Han entrado gracias al apoyo ciudadano y seguramente aún están unidos a los que les votaron mediante una comunicación fluida a través de las redes sociales, los círculos de Podemos y el trato entre las personas a nivel particular. Esa comunicación es como una cuerda que les puede salvar de quedar atrapados en el pozo parlamentario, cediendo a los vicios, chantajes y amenazas, como hacen los políticos de los partidos viejos.
A los diputados de UP les recordaría que nunca suelten esa cuerda que les mantiene unidos al exterior del pozo, esa comunicación con los ciudadanos sin poder.

La mierda es espesa y blanda, da la impresión de ser un apoyo cómodo, pero sin ayuda externa es inevitable hundirse en ella.

Espero que tengáis suerte en limpiar por dentro el pozo séptico de la política española. Pero si no lo conseguís, y a pesar de ello seguís aferrados al cargo en lugar de tirar de la cuerda y salir del pozo:

¡Que la mierda os sea leve!

jueves, 7 de julio de 2016

Movilidad de las capas altas de la atmósfera.

Aunque no soy científico, mi curiosidad por conocer mi entorno y el universo me lleva a buscar explicaciones que muchas veces entran en conflicto con las explicaciones más aceptadas por la comunidad científica. Hay temas en los que estoy tan seguro de tener razón que no puedo evitar expresar mi desacuerdo. Eso me causa problemas con algunos que sienten la ciencia como una propiedad privada de los profesionales. Estos, cuando en los debates sólo se les hacen preguntas inocentes, o se les hace la pelota, todo va bien. Pero en cuanto se les lleva la contraria, aunque sea amáblemente y con razonamientos, dejan de dar argumentos científicos, se muestran ofendidos y hacen ataques personales, hasta tal punto que la única forma de que vuelva la paz es abandonar el debate. Creo que no doy motivos para que se pongan tan reactivos. A no ser que no estén tan seguros de tener razón y que eso les ponga tan nerviosos.

Uno de esos temas conflictivos es mi explicación de porqué los planetas gaseosos presentan manchas, bandas de color y demás irregularidades en su superficie. Para mi la causa es externa, es la interación con otros objetos astronómicos, mientras que la causa más aceptada por los científicos es la convección, provocada a su vez por el calor del interior. Ese recurso de la convección invisible es muy común desde que se especula con la convección del manto terrestre. Como nadie puede comprobarlo ni desmentirlo con seguridad, es un recurso fácil.

No discuto que el interior de los planetas esté más caliente que el exterior. Tampoco discuto la experiencia de la convección en nuestro entorno más cercano, las capas bajas de la atmósfera, que tienen una composición bastante homogénea, de manera que el calor del suelo y del mar provoca corrientes convectivas en el aire.
La situación cambia mucho a medida que nos alejamos de la superficie y sus irregularidades.
Por encima de la troposfera apenas tienen efecto las diferencias del terreno y el aire se puede mover, al no tener obstáculos, a más velocidad, hasta alcanzar la velocidad de las corrientes de chorro que rodean el planeta. En la estratosfera veo muy improbable que se den corrientes convectivas relevantes. En cambio, las fuerzas externas, como la atracción gravitatoria de la Luna y el Sol, allí toman mucha importancia. A nivel del mar las mareas tienen una altura de pocos metros. En las capas altas de la atmósfera tienen varios quilómetros. Sin necesidad de ser científico se intuye que la movilidad de la atmósfera es mayor donde no está sometida a grandes presiones, ni tiene el límite de la superficie terrestre.

Si esto ocurre aquí, con una atmósfera de unos pocos quilómetros de altura, me es fácil de imaginar que las hipotéticas irregularidades que tenga un planeta gigante gaseoso como Júpiter en su superficie sólida, si la tiene, o líquida, no alcanzan a alterar de manera perceptible las capas externas de su atmósfera, situada a miles de quilómetros de altura. Cualquier pequeña perturbación en las profundidades parece que tendría que ser aplastada y difuminada por la enorme presión del interior de Júpiter.

En cambio el efecto de los satélites se hace visible, por ejemplo en las auroras polares. En las fotos de Júpiter hechas por el Hubble se distinguen claramente entre las auroras unos puntos brillantes con estela, que giran al compás de los satélites más cercanos. Sobre todo destaca el correspondiente a Io.

A partir de estos razonamientos planteo si la gran mancha roja de Júpiter no estará mantenida por las fuerzas de marea de los satélites galileanos más cercanos. De la misma manera que estos satélites han sincronizado sus órbitas (el periodo de Io es la mitad del de Europa y el de Europa la mitad del de Ganímedes), quizá los tres influyen en la  formación y estabilidad de la mancha, que gira con un periodo que es aproximadamente un cuarto del periodo orbital de Io.

Con atmósferas tan altas como las de los planetas gigantes gaseosos del sistema solar, me planteo si las capas más altas no estarán girando a mucha más velocidad que el interior del planeta y comportándose casi como satélites. Aunque su velocidad no sea suficiente para entrar en órbita, el rozamiento con las capas bajas sería tan pequeño, actuando las capas intermedias como lubricante, que estas capas superiores se moverían con mucha libertad y serían muy influenciables por la gravedad de los satélites, pudiendo, con mucho tiempo, entrar en resonancia con ellos.

Espero que no se me alteren por esto los celosos de la ciencia. ¡Tranquilos!, que los conocimientos de la humanidad no se van a perder porque un humilde servidor haga conjeturas.

__________

Enlaces relacionados:

En este blog:
"Origen de las manchas de los planetas gaseosos"
https://fisivi.blogspot.com.es/2015/08/origen-de-las-manchas-de-los-planetas.html

En la Wikipedia, terreno bastante neutral:

"Mareas atmosféricas"
https://es.wikipedia.org/wiki/Marea#Mareas_atmosf.C3.A9ricashttps://es.wikipedia.org/wiki/Marea#Mareas_atmosf.C3.A9ricas

"Júpiter (planeta)"
https://es.wikipedia.org/wiki/J%C3%BApiter_(planeta)

domingo, 3 de julio de 2016

Europa social sí, Europa mercantil no.

Desde la segunda guerra mundial los países fundadores de la Unión Europea no han tenido una sola guerra entre sí. Sólo por la contribución de la Unión Europea a esta paz ya sería para mi motivo suficiente para votar sí en un referéndum de permanencia.

Las causas de cada británico que ha votado por salir pueden ser diferentes, pero soy de la opinión de que la mayoría de las clases populares está en contra de las estructuras político mediáticas de la Unión y de cómo esas estructuras aplican medidas en contra de las clases trabajadoras y los servicios sociales, obedeciendo a los poderes neoliberales, que se imponen sobre la soberanía de los estados aprovechando las estructuras de la Unión.

La unión de los estados me parece conveniente para las personas en cuanto que les devuelve la libertad de movimientos con que nacemos y elimina las barreras artificiales de las fronteras. Si por mi fuera, sólo habría un estado mundial compuesto de naciones autónomas, teniendo todas las personas libertad de moverse y cambiar de residencia por todo el planeta. El gran problema surge con la libertad de los mercaderes que, aprovechando la falta de freno sobre el transporte de mercancías y dinero, esquilman recursos naturales y humanos aprovechándose de las diferencias de precios y salarios  entre países distintos. A los que medran a costa de la especulación y la explotación de los trabajadores les conviene una estructura internacional cuanto más grande mejor, para poder manipular el mercado jerárquicamente. Ya no se conforman con una Unión Europea mercantilista, sino que están haciendo tratados de comercio con norteamérica, como el TTIP, que estarán por encima de las leyes de cada estado. Si pudieran harían del mundo una sola gran empresa esclavista.

Estoy a favor de la Unión Europea. Sin olvidar que es un invento de mercaderes, los ciudadanos sin poder deberíamos aprovechar la existencia de esa institución, deberíamos arrebatársela a sus fundadores neoliberales mediante activismo y democracia, para democratizar la Unión y sus estados, para poner las estructuras de poder al servicio de las personas y de su medio ambiente, no de la especulación y la explotación como están ahora.


Enlaces relacionados:

En este blog:
https://fisivi.blogspot.com.es/2012/12/la-globalizacion-nos-empobrece-todos.html
"La globalización nos empobrece a todos"

Vicenç Navarro:
http://www.vnavarro.org/?p=13484
"Lo que los medios no dicen sobre las causas del Brexit"

sábado, 2 de julio de 2016

Comunicación instantánea por entrelazamiento cuántico

Recientemente se ha demostrado que las partículas entrelazadas cuánticamente se pueden usar para transmitir información sin la limitación de la velocidad de la luz:

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Un-experimento-detecta-la-accion-fantasmagorica-que-Einstein-rechazaba

Este fenómeno natural me da pie a imaginar situaciones que antes de conocerlo serían insospechadas. Por ejemplo, si otras civilizaciones del universo hubieran alcanzado ese conocimiento millones  o miles de millones de años atrás, quizá ahora se están comunicando por entrelazamiento cuántico, sin gastar apenas energía y sin emitir ondas electromagnéticas.

Esto podría ser una de las causas por las que no hemos detectado aún civilizaciones extraterrestres que emitan señales de radio. Suponiendo que esas civilizaciones hubieran llegado al nivel científico de la humanidad y que hubieran cambiado rápidamente de comunicarse por radio a comunicarse por entrelazamiento, el periodo en que hubieran usado ondas de radio para comunicarse hubiera sido muy breve, demasiado breve como para que nuestros radiotelescopios tuvieran alguna probabilidad de detectar sus emisiones.

Otra posibilidad que se me ocurre es que las civilizaciones más cercanas nos hayan enviado sondas con dispositivos de comunicación cuántica y que aún no los hayamos visto o reconocido. Si algún día los encontrásemos (quizá en la Tierra, sin necesidad de viajar al espacio) y aprendiésemos a usarlos, el universo lo veríamos de otra forma. Por lo menos no nos sentiríamos tan solos, en un mundo dominado por las fieras de los negocios.