lunes, 28 de noviembre de 2016

Corredores de aire húmedo para regar el desierto

La superpoblación de la Tierra obliga a la humanidad a aumentar la producción de alimentos. Para ello es necesario aumentar la superficie cultivable y convertir en regadíos más terrenos. Hasta ahora, casi el único artificio para llevar el agua a los cultivos ha consistido en canalizar el agua desde la montaña mediante presas y canales, de manera que la disponibilidad de agua depende de que, por azar, la naturaleza lleve el agua hasta lugares altos. La necesidad y la disponibilidad de tecnología seguramente nos llevará a controlar el transporte de agua a zonas que ahora son desérticas.

En este blog ya propuse alguna idea para llevar agua al desierto, por ejemplo mediante un circuito de agua salada movido por la fuerza de las mareas. Lo que propongo esta vez es llevar aire húmedo de la costa al interior mediante corredores de aire cubiertos.

Los lugares altos, de forma natural, ya provocan corrientes de aire diarias con la costa, las brisas marinas. Estas corrientes apenas se adentran en tierra firme y son muy dispersas, pero la humedad que transporta es suficiente para mantener cierta vegetación de una franja estrecha de terreno, incluso en zonas desérticas. Hay varias circunstancias que impiden que el aire húmedo llegue al interior, pero se pueden resumir en que la naturaleza se mueve al azar y no tiene porqué trabajar a nuestro favor. Si no fuera por los obstáculos naturales como por ejemplo la orografía y las turbulencias, creo que el aire del mar llegaría mucho más al interior impulsado por las diferencias de presión, originadas a su vez por la radiación solar. Si hubiera un conducto artificial que canalizara sin turbulencias el aire húmedo del mar, se podría cambiar el clima de un desierto hasta hacerlo húmedo y fértil. El problema es que ese conducto sería una obra gigantesca, muy costosa a corto plazo. Quizá se podría hacer una prueba más económica aprovechando una carretera que vaya de la costa al interior de un desierto de arena. Se podría cubrir la carretera con  paredes curvas, formando un túnel. Se tendría la ventaja adicional de proteger la carretera de la arena del desierto. Y, soñando un poco más, desarrollar el transporte terrestre movido por el viento.

Seguro que los ingenieros habrán pensado buenas soluciones a gran escala, y seguro que los políticos de derechas en el poder, siempre pensando en ahorrar gastos a corto plazo y en las ganancias de los especuladores que los han empoderado, habrán despreciado esas soluciones, así que no espero que nadie se tome en serio mi propuesta, la de un aficionado de izquierdas y sin influencias.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Paracaídas para subir al cielo

Si se siguen usando sólo cohetes para lanzar astronaves es porque los que pueden decidir no quieren cambiar, no será por falta de ideas alternativas.
Hasta a mi, que no soy experto en nada, se me han ocurrido algunas. La última puede sonar muy extravagante, pero creo que no estaría de más calcular su viabilidad.
Se trata de darle al paracaídas el uso contrario para el que se inventó, para ascender en lugar de descender.
Hay muchos ejemplos de corrientes de aire que elevan objetos pesados. Por ejemplo en esos juegos en los que se simula la caída libre del jugador.

La idea es formar una corriente de aire ascendente muy estrecha, impulsada por globos aerostáticos en forma de anillo que floten a intervalos de esa corriente. El impulso inicial se daría mediante una corriente desde tierra, formada por muchos chorros concéntricos, cada uno producido por la descarga de aire comprimido de un depósito. Cuando la corriente fuese lo bastante fuerte, la astronave desplegaría un paracaídas que la elevaría hasta alcanzar el primer anillo flotante, que en ese momento ya estaría preparado, impulsando aire hacia arriba por el centro, de manera que el el paracaídas sería succionado. Al pasar el paracaidas por en medio del anillo recibiría un nuevo impulso corto y muy intenso. Así, la nave, arrastrada por el paracaidas, seguiría acelerandose por una serie de anillos hasta alcanzar la máxima altura a la que estos puedan flotar. Entonces la nave se desprendería del paracaidas y encendería la primera etapa de cohetes, que sería mucho más pequeña que las primeras etapas actuales, ya que el chorro de aire habría dado gran parte del impulso del lanzamiento y, además, no habría sido necesario elevar mucho combustible.
Con este método de lanzamiento todas las etapas serían reutilizables. Los globos anulares podrían bajar a tierra o quedarse en el aire, dirigidos por motores. Incluso podrían usar su enorme superficie para recargar con energía solar los depósitos de aire comprimido que impulsarían el siguiente lanzamiento.
Una ventaja adicional de este sistema, es que si hay problemas durante el ascenso, la nave puede desprenderse del cohete y bajar suavemente usando el paracaidas.

martes, 22 de noviembre de 2016

Pesca de hidrógeno con red en el espacio + célula de combustible

Insisto en que la navegación espacial no es sostenible enviándolo todo desde la Tierra. Las astronaves tienen que autoabastecerse con independencia de nuestro planeta, e incluso deberían construirse fuera, con materiales externos.

En cuanto a abastecimiento de energía y  propelente, quizá la materia interestelar y, sobre todo, el viento solar, sean una buena solución.
No soy un experto, pero quizá bastase con ir recogiendo esta materia con una lámina fina que actúe como una red de arrastre. A esa lámina se adheriría el hidrógeno monoatómico, que es lo que más abunda en el espacio. La combinación química (no la nuclear, que es muy difícil) de dos átomos de hidrógeno libera energía al formarse moléculas de hidrógeno (H2), que es más estable químicamente. Esa combinación se podría realizar en la misma lámina recolectora, haciendo a la vez la función de catalizador y la de célula de combustible, de manera que proporcionase energía eléctrica. Parte de la materia captada por la lámina se podría lanzar eléctricamente, ionizándola, en el sentido contrario a la marcha para impulsar la nave.
Se me ocurren varios diseños de una nave así. Por ejemplo:

1) Una lámina circular en rotación, muy extensa y de espesor microscópico (como una vela solar), por la que rodasen pares de rodillos recogiendo el hidrógeno adherido a ella, para hacerlo reaccionar en una célula de combustible.

2) Una lámina formando un tubo, que gire en torno al eje del tubo y que pase entre rodillos que recojan el hidrógeno adherido.

3) Una bobina de conductor eléctrico de gran diámetro, por la que circule una corriente continua. El campo magnetico de la bobina desviaría los protones y electrones del viento solar hasta hacerlos combinarse en una zona limitada, donde se produciría H2 y se liberaría energía que se usaría para impulsar la nave.

Los detalles para aprovechar el hidrógeno del espacio no deben de ser fáciles, pero no porque a la humanidad le falten conocimientos para hacerlo. Creo que merecería la pena intentarlo.

lunes, 21 de noviembre de 2016

FRANCO ASESINO. Franquistas consentidos aterrorizan

Ayer un grupo de franquistas dio una paliza a una persona que se manifestó en contra del asesino de masas Franco.
La policía, en lugar de detener a los violentos, se llevó al ciudadano agredido.
Si eso es una muestra de lo que podemos esperar de las fuerzas de orden público, es que seguimos en la dictadura franquista, en la que los terroristas de derechas quedan impunes y el resto de los ciudadanos estamos amenazados por los terroristas fascistas y por el estado que nos debería proteger.

http://m.20minutos.es/videos/nacional/guCJRXZ7-agresion-a-lagarder-danciu-tras-gritar-franco-asesino/

P.d.:
Mientras en Madrid dejan sueltos a los fascistas que agreden para aterrorizar con el franquismo (eso si que es terrorismo), a los participantes de una pelea de bar en Alsasua los encarcelan acusándolos de terroristas, lo cual es evidentemente falso, y el castigo exagerádamente desproporcionado.

Noticia en eitb:
"Multitudinaria comparecencia en Alsasua en apoyo de los detenidos"
http://www.eitb.eus/es/noticias/politica/detalle/4498862/multitudinaria-comparecencia-alsasua-apoyo-detenidos/

domingo, 20 de noviembre de 2016

Objetivos del trabajo y del consumo

Últimamente cualquier decisión política o económica, por injusta que sea, se justifica públicamente con la creación de puestos de trabajo, sin publicar la calidad de esos puestos, en cuanto a salarios o condiciones de seguridad, ni la función social de sus productos. Al mismo tiempo se reducen las ayudas a los que no consiguen un trabajo remunerado, de manera que el miedo a hundirse más en la miseria obliga a aceptar trabajos cada vez peor pagados y más inseguros.

Los medios de comunicación de masas, casi todos en manos de los mayores capitalistas, repiten sin cesar expresiones sin argumentar como: "creación de puestos de trabajo", "salida de la crisis" y "todos los políticos defraudan" en los pocos momentos en que se habla de política, en pequeños huecos entre un montón de basura: noticias que no nos importan, anuncios  publicitarios de objetos y servicios totalmente prescindibles, series de televisión de crímenes y policías, mezclados con concursos insulsos o degradantes. En fin, que los medios de comunicación de masas no parecen dedicados sino a tapar la información necesaria, llamando mucho nuestra atención para que no dediquemos el tiempo libre a pensar en política, en cómo resolver nuestros problemas socialmente, no sea que demos con soluciones inconvenientes para sus amos.

Pero esta situación no se sostiene ocultando los problemas, ni pueden evitar que reflexionemos. A poco que nos paremos a pensar, sabemos que no vamos hacia donde nos conviene, sino que nos llevan hacia donde les conviene a unos pocos, a los que tienen por único objetivo acaparar poder y dinero. Cuando tenemos un poco más de tiempo, también nos planteamos cuales son nuestros objetivos reales, que no tienen ningún parecido con los que nos marcan los capitalistas.

Intentando ser lo más sincero posible en mis reflexiones sobre los objetivos del trabajo y el consumo llego a unas conclusiones que, de simples y evidentes, parece una tontería decirlas. Aún así, me parece necesario recordarlas, al menos para contrapesar algo los mensajes capitalistas. Estas conclusiones son que trabajamos y consumimos para:

1. Tener cubiertas las necesidades básicas.
2. Tener seguridad, mediante la paz.
3. Convivir el máximo tiempo posible con las personas que queremos.
4. Conocer más para asegurar los objetivos 1, 2 y 3.
5. Mejorar y ampliar nuestro entorno para la siguiente generación.

Los conocimientos científicos alcanzados por la humanidad en los últimos siglos nos permitirían ya cumplir con el objetivo 1, casi sin trabajar, incluso para una población tan grande como la actual, mediante máquinas automatizadas. El objetivo 2, la paz, se cumpliría casi automáticamente al tener todos las necesidades básicas cubiertas.
El objetivo 3, la convivencia con los nuestros, lo cumpliríamos  sin problemas al tener mucho tiempo libre. Por lo mismo, cumpliríamos con gusto el 4, la formación.

Si no fuera porque nos dirigen los capitalistas, que nos hacen perder el tiempo en trabajos inútiles y nos enfrentan con sus guerras, ya tendríamos que estar en la tarea de conseguir el objetivo 5. Es decir, que ya deberíamos estar cuidando nuestro planeta y preparando otros para reproducir la vida de la Tierra.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Recibo de la luz, un impuesto por vivir

Durante toda la existencia de la humanidad la energía nos ha venido gratis directamente del Sol o mediante el fuego. Cualquiera podía calentarse con una hoguera sin pagar por ello.
Ahora somos tantos y tan dependientes del suministro eléctrico o de gas que es imposible calentarnos con fuego de leña o carbón. De esta dependencia, como de otras necesidades básicas, se aprovechan los que están en lo alto de la pirámide económica.

Las materias primas y las fuentes renovables de energía deberían ser propiedad pública y deberían distribuirse gratis, al menos hasta cubrir nuestras necesidades básicas, cobrando sólo los excesos o los usos industriales. Sin embargo nos las han robado y ahora nos las cobran. No nos queda más remedio que pagar los recibos de los ladrones o morir de frío, o por un accidente de un fuego incontrolado, como le ocurrió a una anciana a la que le retiraron el suministro eléctrico por no pagar el recibo de la luz,  por lo que se alumbró con velas hasta que su vivienda se incendió.

A los dueños de las compañías eléctricas nunca les ha costado tan poco explotar las fuentes de energía que han acaparado. Casi todo el trabajo de esas empresas está automatizado y la energía se la apropian gratis de la naturaleza. Pero como no están a nuestro servicio, sino que actúan como gánsteres que nos perdonan la vida, nunca ha sido tan cara la energía eléctrica que llega a las casas.

Mientras no podamos recuperar la propiedad pública de la energía, al menos el estado debe garantizar el suministro a quien no pueda pagar el chantaje que nos hacen las compañías privadas.

Hoy a las 12:00 asistiré a la manifestación convocada en muchas ciudades del estado español ante las sedes de Gas Natural, una empresa que quita el suministro a personas necesitadas, provocando su muerte.

No consiento que  unos matones nos pongan un impuesto por seguir vivos.

Una de las noticias sobre la desgracia:
http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/reus-acusa-gas-natural-haber-avisado-del-corte-luz-anciana-fallecida-5629718

Al menos en 38 ciudades se convoca la manifestación. Se listan en:
https://www.cuartopoder.es/deidayvuelta/2016/11/18/mas-de-20-ciudades-se-suman-a-la-convocatoria-de-podemos-contra-gas-natural/11191

lunes, 14 de noviembre de 2016

¿Es posible orbitar en la atmósfera?

Poner en órbita cualquier masa es un trabajo muy costoso. Sobre todo porque hay que alcanzar velocidades de unos 8 km/s. Si intentásemos mover algo a esas velocidades dentro de la atmósfera por los medios habituales, con cohetes, el rozamiento del aire lo haría imposible. Pero pienso en una posibilidad, basada en que sea el aire el que se mueva a esa velocidad, confinado en un tubo compuesto de capas de  aire a velocidades progresivamente menores, hasta anularse, que rodee toda la Tierra. Sin llegar a velocidades tan altas ya existe en la naturaleza algo similar, llamado "corriente en chorro", o "jet stream". Hay varias de estas corrientes rodeando el planeta, que alcanzan velocidades de cientos de km/h y se producen a alturas accesibles para los aviones comerciales. Incluso se aprovechan estas corrientes para ahorrar combustible y tiempo de vuelo.

Haciendo ciencia ficción, se me ocurre que se podría poner en marcha una corriente en chorro artificial a mucha más altura que la de las corrientes naturales, aprovechando que a grandes alturas el aire es mucho menos denso y que se ve poco afectado por la meteorología. El aire del centro del tubo tendría velocidad suficiente como para compensar la gravedad terrestre. La energía necesaria para mantener esa velocidad se tomaría del sol, como en las corrientes de chorro naturales, pero, en lugar de captarse en el suelo, se haría mediante partículas microscópicas en suspensión. De momento no se me ocurren los detalles para acelerar el aire en una sola dirección hasta velocidades mayores que la rotación de la Tierra, pero seguro que no faltan técnicas ya desarrolladas, basadas en la mecánica o en la química.

Una corriente así facilitaría enormemente la astronáutica, ya que la fuente de energía para impulsar las naves hasta ponerlas en órbita no se tendría que transportar junto con las naves.

Sería una obra de geoingeniería gigantesca que requeriría el acuerdo de toda la humanidad y que no debería ser dañina al medio ambiente. Incluso podría ser beneficiosa para controlar el clima, por ejemplo dando algo de sombra para revertir el calentamiento global.

Aunque fuera posible, una solución tan gigantesca sólo estaría justificada en caso de tener la necesidad extrema de evacuar la Tierra en masa, por ejemplo, ante la caída inminente de un asteroide exterminador.

Información sobre las corrientes en chorro:
https://es.m.wikipedia.org/wiki/Corriente_en_chorro

viernes, 11 de noviembre de 2016

¿La probabilidad de las fluctuaciones cuánticas depende de la proximidad de partículas?

En el límite de lo perceptible por la ciencia están las fluctuaciones cuánticas del espacio-tiempo. Estas fluctuaciones crean continuamente pares de partículas de materia y antimateria que se aniquilan casi instantáneamente entre si.
Estos pares no se pueden formar en el mismo espacio en el que ya hay otra partícula del mismo tipo, pero sugiero que quizá, a una distancia igual al diámetro de la partícula, la probabilidad de que se genere un par de partículas del mismo diámetro es máxima y que quizá esa probabilidad decrezca con el cuadrado de la distancia. Según he entendido leyendo divulgación, quizá esté equivocado, los pares de partículas cuark/anticuark son la causa de la atracción entre las mayores partículas del átomo, los protones y los neutrones, lo cual me refuerza en mi apreciación de que la frecuencia de las fluctuaciones que crean estos pares aumenta en la cercanía de las partículas que forman la materia ordinaria.

Suponiendo que estuviera acertado, me imagino también que en la destrucción de los pares que se crean junto a una partícula de materia puede ocurrir que la partícula de materia que desaparezca junto a la de antimateria del par nuevo sea la partícula vieja, y que permanezca la partícula de materia del par, la nueva, que sólo se distinguiría de la desaparecida por su posición. Esto podría tener el efecto de una agitación aleatoria de las partículas de materia, explicando la imposibilidad de conocer la posición exacta de cualquier partícula a la vez que su velocidad, lo que se conoce como principio de incertidumbre.

Las partículas subatómicas más masivas son las de menos radio. Mi conjetura explicaría que en las partículas de menor radio la fuerza que las une decrezca en distancias más cortas. Esa sería la causa del hecho de que la fuerza electromagnética tiene mayor alcance que las fuerzas nucleares.

La fuerza electromagnética se debería a la creación de pares electrón-antielectrón efímeros. Un electrón sería una partícula que abarcaría todo su hueco, de tamaño semejante a su orbital. En ese hueco puede haber partículas de otra especie, pero ningún electrón más. La vida del electrón sería cortísima, lo que tardase en aparecer un par que lo destruya y que deje otro electrón a cambio en un hueco adyacente. En promedio, al cabo de un tiempo con muchas creaciones y destrucciones, si no hay fuerzas externas, seguiría habiendo un electrón en el mismo lugar, o muy próximo, que el del original, e indistiguible de este.

La fuerza de la gravedad se podría achacar también al aumento de frecuencia de las fluctuaciones en torno a las partículas de todas las especies. Sería algo así como el promedio del efecto de las fluctuaciones en un espacio determinado. Cuanto menor es la partícula, más fluctuaciones de partículas-antipartículas de su especie caben en su espacio más cercano. Estas fluctuaciones actúan como fuerza gravitatoria. Eso explicaría que un cuark sea mucho más masivo que un electrón.

No puedo saber hasta que punto acierto o fallo con estas ideas. Quizá los científicos hayan llegado a un modelo similar por medio de las matemáticas; pero no quiero llevar a engaño a nadie, lo más seguro es que yo esté equivocado. Mis ideas sólo son un intento de un profano de la ciencia de comprender un mundo al que pertenece tanto como el más sabio, sabiendo que nunca alcanzaré los conocimientos del sabio para poder demostrar mis elucubraciones.

Enlaces relacionados:

Cuark
https://es.m.wikipedia.org/wiki/Quark

Mesón
https://es.m.wikipedia.org/wiki/Mes%C3%B3n

P.D.:
Intento explicar mi idea de la probabilidad de las fluctuaciones cuánticas en torno a las partículas subatómicas:
Quizá cada partícula de materia se comporta como una semilla que condiciona las fluctuaciones cuánticas de su espacio más próximo, de manera que es más probable que se produzca, por ejemplo, al lado de un electrón, un par electrón/antielectrón y al lado de un cuark, un par cuark/anticuark.
Salvando las distancias, comparando el espacio con la superficie de un lago en calma y una partícula subatómica con una piedra que cae en el lago creando ondas: Una piedra pequeña crea ondas cortas y una grande ondas largas.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Un xenófobo en la Casa Blanca

En EEUU han elegido como presidente a un fascista, racista, xenófobo, abusador de mujeres, explotador, violento y, sobre todo, inculto, tremendamente paleto. No lo podían haber hecho peor.
Un  paleto ha convencido a una sociedad sin educación política infundiéndoles su odio a los diferentes. También ha debido atraer el voto de muchos blancos empobrecidos por un sistema capitalista salvaje, que le eligen como reacción ante el sistema, en un acto desesperado, creyéndose el mensaje de Trump de que si están mal es por culpa de los negros y de los inmigrantes latinos, creyéndose que atacando a las minorías desaparecerán sus problemas, sin pararse a pensar en que la verdadera causa de la pobreza es precisamente el capitalismo salvaje que pregonan los que, como Donald Trump, se enriquecen a costa de la miseria de las masas.

No me cabe duda de que ese presidente que han elegido será nefasto para los Estados Unidos, pero pensando en el resto del mundo, quizá puede ser hasta bueno que hayan escogido un xenófobo. Si el resto del mundo le paga el rechazo a lo extranjero con la misma moneda, es posible que muchos países depredados comercialmente por EEUU tengan ahora una buena excusa para defenderse.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Chatarrero espacial electromagnético

La navegación espacial no puede crecer indefinidamente a costa de lanzar cohetes desde el suelo terrestre, sobre todo porque es carísimo. Para sacar cada kg de carga útil del pozo gravitatorio terrestre es necesario elevar y acelerar unos 50 kg entre combustible y aparatos de alta tecnología desechables, o muy caros de reutilizar. Esto, además de ser muy caro, es peligroso y es dañino para nuestro medio ambiente.
La astronáutica a gran escala sólo será posible cuando se puedan fabricar y lanzar los vehículos espaciales en el espacio, con materiales del espacio. Para llegar a eso hacen falta proyectos ambiciosos a largo plazo, en los cuales los ciudadanos nos sintamos implicados. Para que los sintamos como nuestros no sirve poner dinero y esfuerzo públicos en compañías privadas, como se hace hasta ahora, porque están al servicio de la ambición de poder y dinero de unos pocos. También hacen falta ideas pensando en un contexto nuevo, el espacio, sin gravedad y con la materia prima dispersa o muy lejana.

A falta de gravedad, quizá la forma más sencilla de recolectar materia sea mediante el magnetismo. A falta de material concentrado y cercano de origen natural, quizá se podría empezar por la chatarra espacial.

Hace años escribí en este blog una idea que tuve (supongo que no seré el único) acerca de recolectar hierro en el centro vacío de un solenoide de diámetro kilométrico fabricado con un material muy ligero, que mantuviera su forma mediante rotación y que se alimentase mediante paneles solares. Si se le dotase de propusores, un electroimán así podría ir en busca de chatarra espacial para recolectarla en su centro. Un taller robotizado y en órbita usaría el material recolectado  para producir naves, paneles solares y propelente. Se podría empezar por un electroimán pequeño con máquinas pequeñas capaces de construir un electroimán a gran escala. O quizá sería mejor arrancar enviando un pequeño taller a un satélite muerto para fabricar con su material el primer chatarrero espacial electromagnético.

Soñando  un poco más, con el material de la chatarra espacial que hay ya, incluidas las estaciones espaciales, se podría construir una esfera cerrada llena de aire que tuviera su propio campo magnetico y que girase para crear algo de seudogravedad en su interior. En esa esfera, protegida por el campo magnético de los rayos cósmicos ionizados, quizá se podrían realizar viajes interplanetarios tripulados, con su propio sistema ecológico. Sería como una minúscula espora de la comunidad de la vida terrestre. Podrían viajar por un tiempo indefinido, ya que recolectarían material por el camino.

Entradas anteriores relacionadas:

https://fisivi.blogspot.com.es/2013/08/colector-magnetico-de-hierro-espacial.html

https://fisivi.blogspot.com.es/2012/08/proyecto-geospora.html

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Microbioma y herencia de caracteres adquiridos (conjetura)

Cuando leo artículos sobre el microbioma, como el del enlace de abajo, no puedo evitar pensar hasta qué punto somos quienes creíamos, individuos fruto de la genética heredada de nuestros padres, o si somos comunidades ambulantes.

http://www.investigacionyciencia.es/blogs/psicologia-y-neurociencia/95/posts/cmo-las-bacterias-de-nuestras-tripas-controlan-nuestro-cerebro-14678
titulado
    "Cómo las bacterias de nuestras tripas controlan nuestro cerebro"

Las bacterias que conviven con nuestras células las superan en número y pertenecen a miles de especies. La inmensa variedad de sustancias que producen esas bacterias tiene que tener un efecto notable en nuestro organismo. En el artículo se centran en los efectos sobre el sistema nervioso. Por ejemplo, informa de que se ha probado en ratones que ciertas bacterias intestinales producen proteinas similares a las amiloides que se acumulan en el cerebro en la enfermedad de Alzeimer, e incluso pueden servir de semilla para sus acumulaciones.

Está aumentando mucho la investigación del microbioma y en terapias basadas en él.
De entre las muchas consecuencias que debe tener nuestra simbiosis con el microbioma pienso que debe de haber algunas que sean genéticas. Me atrevo a predecir que se encontrará una correlación muy estrecha entre la evolución de los seres pluricelulares y sus microbiomas.

En las bacterias su vida corta, su mutabilidad genética y la facilidad con que intercambian genes con las células de su entorno están muy probadas y documentadas. Esto me hace pensar que las bacterias puedan inducir cambios genéticos y de expresión genética en los organismos pluricelulares que las hospeden. Estos cambios podrían hacerse hereditarios si afectan a las células sexuales, acelerando de este modo la evolución del organismo pluricelular, causando en él una herencia de caracteres adquiridos.

Siempre me ha asombrado la belleza y perfección de animales y plantas. Aunque sé que se deben la evolución por selección natural, me da que pensar la coordinación en una sola especie de los miles de cambios evolutivos respecto a sus ancestros. No me acaba de convencer que tantos cambios y tan bien coordinados se puedan dar tan sólo por mutaciones genéticas aleatorias seleccionadas por la extinción de los menos adaptados y por el atractivo sexual, porque así, como mucho, seleccionarían unas pocas mutaciones por cada generación de organismos pluricelulares que viven años, con lo cual la evolución precisaría de mucho más tiempo del que se observa. Quizá la solución esté en las bacterias con las que convivimos, gracias a su mutabilidad y su vida corta, produzcan muchos más cambios en una sóla generación. Puede que estos cambios ya hayan pasado una adaptación y selección a través de muchas generaciones de bacterias en esa generación del hospedador.

En cada célula humana también tenemos muchas pequeñas bacterias, los condriosomas. Aunque su genoma lo consideramos como nuestro, en cierto modo son especies independientes, de vida corta y con una genética sometida a selección natural a lo largo de la vida de la célula. Si esa selección se da antes de la madurez de una célula sexual, y la selección está inducida por el comportamiento y por los cambios en la alimentación (por ejemplo), quizá los condriosomas transfieran caracteres adquiridos.